0010101001

Bienvenidos al "blog de un jugador". En él realizo descripciones detalladas de una buena variedad de videojuegos. Todas estas descripciones son obra propia y no copiadas de ningún sitio, aunque para ilustrar en algunos de ellos imágenes me he visto forzado a copiarlas de otro sitio.

domingo, 2 de octubre de 2011

LEAGUE OF LEGENDS: DOMINION

Tras mis reseñas acerca de lo que fue la pretemporada (o temporada 0) de League of legends, en donde comenté lo más básico del juego (campeones, habilidades, estilo de juego - pueden revisar todo el contenido aquí). Luego hablé de la temporada 1, con el añadido del modo ranking y la selección de campeones por turnos y pudiendo observar cuales elegía nuestros rivales (para revisar este estilo, vean aquí). En esta ocasión, mi reseña hablará de la 2º temporada de League of Legends y, más concretamente, el nuevo modo denominando “Dominion”.
De nuevo, los menús, las pantallas, algunas opciones, etc... se han cambiado, y de nuevo bastará un par de viajes para entender los nuevos menús, así que no voy a detenerme en eso, ni tampoco en otras mejoras o cambios menores.

La cantidad de campeones, sin embargo, es totalmente asombrosa. Contamos, hasta la fecha, con un total de 83 campeones, surgiendo a cada varias semanas uno nuevo, con lo que resulta casi imposible aburrirse por jugar con el mismo, y si bien podríamos decir que no siempre todos están balanceados, se intenta pretender que si lo estén, cosa modificable con los parches que a menudo salen.

Pero ahora lo más importante, y es el nuevo modo que han incluido para League of legends, este es llamado “Dominion”, con un estilo de “captura la bandera” que cambia notablemente el sistema de juego añadiendo mucha más rapidez, fluidez y batallas mucho más rápidamente de lo que ocurría antes.
Summoner´s Rift (La grieta del invocador) así como Twisted Treeline (Bosque retorcido), son los dos primeros mapas que ya conocíamos, de 5 contra 5 y 3 contra 3 respectivamente. Pero el nuevo modo Dominion se participa en un nuevo escenario llamado “Cristal Scar” (la cicatriz de cristal), también de cinco jugadores contra cinco.

En este modo, al igual que ocurría con los otros, elegiremos a uno de los campeones disponibles (por la semana gratuita o comprados por nosotros con puntos dentro del juego y/o dinero real). Una vez que todos los jugadores han elegido a su campeón, saldrá la típica pantalla de cargando de todos los jugadores en el que podremos observar a quienes eligieron nuestros rivales y que dos hechizos emplearán.

Aquí hay una novedad, y es que si bien las habilidades de los campeones son las mismas (de nuevo, con los parches, puede haber sus cambios), por otro lado destaca porque ya no existen “Teleport, Fortify, Rally ni Clairvoyance”. En su lugar se han añadido dos nuevos, uno llamado “Promote”, que sirve para hacer que un subordinado sufra una gran potencia de ataque y salud para que ayude en la batalla. El segundo es “Garrison”, con dos utilidades, aumentar la regeneración y velocidad de ataque de una torre defensiva nuestra, o bien reducir considerablemente el daño que recibimos de una torre durante varios segundos.
En cuanto empecemos, saldremos en nuestro círculo inicial, pero a diferencia de los otros dos escenarios, no podremos salir de él hasta que el juego no indique “la batalla comienza”, cosa que ocurre en algo más de un minuto. Así que tenemos 1 minuto y 20 segundos para ver un poco como están las cosas y organizarnos con nuestro equipo.

Lo primero que vemos de especial, es que nuestro personaje empieza desde el nivel 3, en lugar del nivel 1, así que contamos que podemos aumentar en un punto las tres primeras habilidades, para estar así totalmente listos para una batalla (también, según que personaje y nuestro estilo, podemos cambiar y decidir subir dos puntos una habilidad y otra sin subir ninguna).

Lo segundo que vemos que ha cambiado, es que nuestro personaje empieza con mucho más dinero, en contraposición con los 475 de oro con los que se iniciaba en los modos clásicos, en esta ocasión el dinero con el que el jugador empieza asciende a 1375 de oro, lo que acelerará en buena medida las compras iniciales.
Lo tercero que observaremos, es que en la tienda hay algunos objetos que no están disponibles, y hay otros nuevos que tienen un borde amarillo y que no pueden ser comprados fuera del modo Dominion. Objetos como “Doran´s Ring”, o los acumulables como “Mejai's Soulstealer” desaparecen para dar paso a otros nuevos como “Prospector´s Ring” y “Entropy”, con unas características propias.

Finalmente, otro cambio que vemos de a primeras, es un “buff” que está durante toda la partida y que añade potencia tanto a los daños físicos, como mágicos, aumentando nuestra experiencia de forma pasiva (tanto que sin tan siquiera matar a ningún enemigo subiremos un nivel en pocos segundos), lo que añade que haya más golpes y más luchas.

Hablando de lo que es el juego en si, en el mapa veremos posicionadas cinco torres repartidas en un anillo en el escenario. La distancia entre ellas es la misma, formando una perfecta estrella de cinco puntas, situadas 2 de ellas en posiciones más cercanas a cada jugador, y la 5º situada justo en la zona más alta e intermedia a igual distancia para ambos.
En cuanto hagamos click con nuestro campeón en una de la torre, este empezará a crear un enlace durante un par de segundos, para justo después empezar a conquistar la torre. El tiempo que tarda dependerá del número de campeones e incluso de si tenemos subordinados ayudándonos (o subordinados enemigos molestándonos), podemos conocer cuanto hemos capturado observando el círculo que rodea dicha torre, verde si está siendo controlado por nosotros y de rojo si está siendo controlado por el enemigo.

Estas cinco torres se llaman “The Quarril” (la cantera), “The Refinery” (la refinería), “The Windmill” (El molino de viento), “The Boneyard” (el cementerio) y “The Drill” (La perforadora). Todos ellos tienen el mismo valor para ambos jugadores, por lo que al dominar cualquiera de ellos haremos varios puntos de daño al Nexus enemigo, empezando ambos equipos con 500 y reduciendo cada vez que una torre es conquistada.
Contando que ambos jugadores han dominado sus dos torres más cercanas, y que 3 jugadores de cada equipo intentan disputarse “The Windmill”, que es la torre situada en el centro de ambos. Ambos jugadores pueden dominar, pero no a la vez y, si somos atacados por un campeón rival, el nuestro dejará de dominar la torre y no podremos volver a hacerlo durante unos segundos. En este caso lo más común es que estos seis campeones tengan una pelea inicial tratando de eliminar a su competencia y así, al dominar esta torre, gozaremos de una ventaja inicial, ya que poseemos 3 torres capturadas frente a las 2 torres capturadas enemigas.

Esto tiene su importancia, y es que cuando un equipo domina más torres que el rival, conseguirá que sus enemigos vayan perdiendo puntos de salud en su Nexus con el paso de los segundos. Para evitar seguir perdiendo más, el enemigo tiene que intentar tomar alguna de las torres que pertenecen al equipo rival. Si bien las luchas se suceden con rapidez, tampoco conviene suicidarnos, ya que cada vez que un jugador es eliminado en combate su Nexus perderá también puntos, por eso es importante decidir los momentos de la pelea.
Para ello, se domina igual que las torres neutrales iniciales, pero hay una diferencia. Estas torres poseen cierta potencia defensiva, no tanta como en “Summoner´s Rift”, ya que cuando un campeón empieza a canalizar una torre para dominarla, esta torre se desarmará y por ello dejará de disparar. Claro está, que no siempre será tan sencillo, ya que si un jugador del equipo rival está situado en la zona cercana, podemos contar que en cuanto intentemos canalizar él atacará, inutilizando nuestra canalización y, en lo que dure nuestra pequeña escaramuza uno contra uno, su torre nos golpeará a nosotros garantizando una buena ventaja al defensor.

Pero no estamos completamente solos, y es que los subordinados tienen un papel en este juego. Si bien no hace falta que los eliminemos con tanta furia como ocurría en los modos clásicos, en ocasiones incluso será una pérdida de tiempo el eliminarlos, ya que sus estadísticas están mejoradas con respecto a los que conocíamos, y puesto que las torres no atacan si son canalizadas, nosotros solos nos bastamos para conquistar una torre capturada por el enemigo sin necesidad de ningún subordinado que nos acompañe (en el caso de que esa torre no esté siendo protegida por el jugador defensor).
Si somos capaces de controlar las cinco torres, haciendo que nuestro rival no controle ninguna, perderá sus puntos rápidamente, y eso es importante dominar más que el rival y tratar de defenderlas a toda costa para mantener esa ventaja, cosa no siempre fácil debido a que el tiempo de renacer es muy inferior, de apenas unos 10-20 segundos por cada muerte, lo que hace que estemos poco tiempo parados, moviéndonos a cada rato para conquistar torres enemigas o bien defender a las nuestras.

Cada cierto tiempo, aparece una misión especial que engloba a los dos bandos. Esta misión indica a un equipo cual torre (dominada por el enemigo) debe tomar, y cual torre (dominada por nuestro equipo) debemos defender. El equipo que consiga tomar esa torre obtendrá, durante un periodo de tiempo, un aumento del daño que hace a sus enemigos, así como una recompensa de disminución de los puntos del Nexus rival, y desactivando automáticamente la misión del rival.

Aparte de las cinco torres situadas en anillo, existen otros elementos dentro de la jungla. En lugar de campos con enemigos neutrales, tenemos unas pequeñas zonas indicadas con un ”+”, que curará al personaje que pise dicha marca en cierta cantidad. También en el suelo tenemos unas marcas indicadas con una bota que acelerará, en un corto periodo de tiempo, a cualquier campeón que la pise.
Situado en el centro del mapa, y en una zona que no está oculta para la niebla de guerra, está el único aumento potente para el jugador que quiera obtenerlo (comparable al lagarto/Golem del modo clásico). Esta potenciación se consigue conquistándolo al igual que se hace con las torres, llevando varios segundos hacerlo. El jugador que se haga con ella, ganará una potente defensa de una buena cifra de puntos de salud (que se recargará si no es atacado con el tiempo) así como mejorar su potencia ofensiva.

En definitiva, este modo es mucho más rápido que los clásicos, sus partidas son mucho más rápidas, empezando con el triple de nivel, el triple de oro, y los combates son el triple de frecuentes, ya que a cada minuto en este o aquel lado un jugador entra en ciertas escaramuzas, siendo muy frecuente las peleas de uno contra uno, hasta tres contra tres y poco común las batallas en grupo de cinco contra cinco.

Este video que presento a continuación es una de mis primeras partidas jugadas en el mapa “Dominion” en un momento en el que el modo de juego estaba en una versión Beta que solo podía jugarse durante apenas una hora al día, previo a estar implementado totalmente. La partida la jugué con Jax, y simplemente se puede ver el combate frenético que se vive en este modo y en el que, incluso si no eres el que más subordinados matas, ni tampoco el que más campeones abate, puedes tener una puntuación personal alta debido a ganar puntos por conquistar más torres que tus compañeros y/o defender las tuyas propias. Y les puedo asegurar que se trata de una partida tan igualada que resulta imposible inclinarse en favor de ningún bando ¿Quien gana al final? Veanlo y descubranlo.

Si se desea conocer más detalles o algo no quedó totalmente claro, no duden en pasarse en la página oficial en http://dominion.leagueoflegends.com/es y no se olviden que el juego es totalmente gratuito al igual que este mapa, fácil de descargar, fácil de instalar, fácil de actualizar y todo totalmente gratis.

1 comentario:

Daviid Olid dijo...

Hola! Soy un jugador de League Of Legends que se dedica a hacer entradas en blogger sobre este juego,quizas te interese pasarte por ahi! Aqui te dejo mi ultima entrada! Contacta conmigo! Un saludo!

http://punknrock28.blogspot.com.es/2012/08/lee-sin-solo-top-wtf.html