0010101001

Bienvenidos al "blog de un jugador". En él realizo descripciones detalladas de una buena variedad de videojuegos. Todas estas descripciones son obra propia y no copiadas de ningún sitio, aunque para ilustrar en algunos de ellos imágenes me he visto forzado a copiarlas de otro sitio.

sábado, 22 de noviembre de 2014

ARC: EL CREPÚSCULO DE LAS ALMAS

El juego que voy a relatar se llama Arc the Lad: El crepúsculo de las almas. Un juego de estrategia por turnos que enfatiza más el combate cuerpo a cuerpo que el abuso de poderes mágicos, todo mientras relata una historia sobre dos especies: Los humanos y los Deimos.
La imagen pertenece a wikipedia
Todo comienza en una villa medianamente tranquila con nuestro personaje Kharg y su amiga Paulette, que pertenecen al cuerpo de defensa de la ciudad, lo que vendría a ser el ejército. Podemos hablar y explorar la ciudad mientras hablamos con gente diversa para enterarnos cosas de la trama, como que somos bueno con la espada y la historia inicial de cómo una raza Deimos puebla el mundo al igual que los humanos, pero con un odio y un rencor entre ambas, por lo que cada una vive de forma independiente y tienen prohibido interactuar los unos con los otros.

Saliendo de la ciudad y viajando al siguiente punto clave tendremos nuestro primer combate, en el cual tendremos algunas indicaciones para saber como jugar, y es que el sistema de combate se basa en nuestros personajes en el campo de batalla, moviéndolos hasta la posición adecuada y atacando.

Sin embargo, en vez de movernos por un tablero de casillas para luego decidir si queremos atacar y a quien como suele ser habitual, aquí al tocarle el turno a uno de nuestros personajes tenemos total libertad para corretear con el personaje hasta donde su límite nos permita, moviéndolo en tiempo real. De ese modo podemos posicionarlo justo donde queramos sin tener que cancelar movimientos porque no nos situamos bien.
La imagen pertenece a gamespot
Una vez situado donde queramos pulsaremos uno de los botones del mando para poder dirigir la dirección del ataque. En este punto dependerá del personaje, ya que Kharg tiene un área en abanico más grande que Paulette permitiendo atacar a dos enemigos si estos estuvieran juntos; por su parte el arco de ataque de Paulette es mucho más estrecho pero abarca más, y es que ella puede atacar a distancia.

Como podemos pensar, atacar frontalmente es el peor de los casos: Un ataque lateral o por detrás ocasionará más daño, mientras que el frontal es más propenso a ser bloqueado o esquivado por el enemigo e incluso sufrir un contraataque inesperado. El terreno y otros enemigos dependerán para decidir si es mejor un ataque por la espalda o si eso nos dejará a nosotros demasiado desvalidos.

Además de los ataques normales y corrientes podemos ejecutar ataques especiales de lo más variados. Desde un ataque a distancia, curar, atacar a todos los enemigos que rodean al personaje o lanzar un ataque especial que dañará en un cono amplio delante de nuestro personaje exceptuando a enemigos que estén pegados a nosotros, reducir salud, aumentar velocidad...
La imagen pertenece a gamespot
En lugar del tan conocido “maná” habitual de estos juegos se va a utilizar un recurso, las “piedras espirituales”. Estas piedras son la fuente de energía de ambas razas, que las utilizan para crear electricidad y, durante los combates, poder efectuar distintos ataques especiales.

Así por ejemplo curar con Paulette necesitará de 6 pierdas espirituales cada vez (con 80 iniciales). Pero claro está, este recurso no funciona igual que el maná, así que incluso aunque estemos en un lugar que nos curen (ya sea gratis o pagando una cantidad) esto no recuperará nuestras piedras espirituales máximas, sino que tendremos que comprarlas continuamente en las distintas tiendas, aunque no siempre habrá alguna a mano entre combate y combate (o viajes largos) por lo que debemos utilizar la magia del mejor modo posible.

Por suerte podemos llevar con nosotros una reserva de dichas piedras. Con dinero suficiente podemos llevar 200 piedras en nuestro inventario para reponérselas a los personajes según las vayamos gastando. Incluso así hay que tener en cuenta que para comprar tantas piedras hará falta una buena suma de dinero, que quizás no es un precio abusivo pero hay muchas otras cosas que comprar.
La imagen pertenece a gamespot
Y es que al contrario de lo que suele suceder en otros juegos, no nos vamos a topar con esa “espada de hielo” o “espada bastarda” o “lanza mega potente” que conseguimos por el mero hecho de completar una mazmorra o cumplir alguna misión, y es que el arsenal de nuestros protagonistas va a ser el mismo (con 1 excepción), y es por eso que en vez de comprar armas compramos otro tipo de objetos.

Una serie de objetos que consisten en “refuerzos” (de distintos materiales) aumentarán el ataque básico del personaje. Cada uno tienen espacio para un total de 6 huecos (divididos en 2 categorías) para equipar objetos que aumentarán el ataque, la defensa, la velocidad o el contraataque, aunque en algunos casos se sacrificará un valor para poder tener otro.

Así si le ponemos a nuestro personaje 1 objeto de contraataque habrá muchas posibilidades que contraataque cuando sea atacado mientras que su compañero solo recibirá el golpe; pero claro, si ese otro compañero tiene varios refuerzos de ataque su daño en 1 ataque será mayor (pero si el otro contraataca en cada turno a la larga hará más daño, pero si no es atacado nunca será inútil).
La imagen pertenece a gamespot
Para conseguir más poderes especiales no basta con subir de nivel. Es necesario desbloquearlos usando unos puntos que se consiguen con batallas (y un nivel de estrellas que se consiguen también fortaleciéndose). La cantidad de magia que pueden llegar a tener es muy grande, pero mucha de ella se repite, así algunas como reducir el ataque del rival o aumentar la moral de los aliados la vamos a encontrar en muchos de los personajes.

Es por eso que una vez más debemos decidir que queremos. Tener magia para aumentar la moral está bien que la tenga 1 de ellos, pero quizás no nuestro personaje más fuerte ya que eso le hará perder algún turno y un puñado de piedras espirituales que necesitamos para otros ataques especiales.

Y es que si un personaje lleva 80 piedras espirituales eso no va a cambiar, aunque luego consigamos ataques potentes puede que necesiten 20 piedras en total, lo que significa que aunque nuestro personaje sea nivel 50 eso no quita que sigamos sin poder efectuar ese ataque tan potente infinitas veces, ya que el máximo de piedras espirituales siempre va a ser el mismo (a excepción de un objeto que incrementa el máximo que podemos llevar, pero una vez más debemos decidir entre llevar un máximo de piedras o aumentar otros atributos).
La imagen pertenece a gamespot
Llegado un punto del juego veremos un cambio, y es que dejamos de usar a Kharg (y a los distintos personajes amigos/aliados de él) para pasar a otro personaje llamado Darc, un Deimos con parte de sangre humana, por la cual es despreciado por todos los otros Deimos al no ser uno auténtico.

Seguiremos su trama desde otro punto de vista, y es que los Deimos tienen otra filosofía de la vida. En lugar de colaborar o utilizar tecnología como los humanos, los Deimos tan solo desean el poder y la fuerza bruta como reconocimiento de la grandeza de los mismos. Un Deimos fuerte es respetado y envidiado a partes iguales; será el jefe del lugar pero deberá cuidarse que nadie intente eliminarlo para convertirse en nuevo jefe.

El plan de Darc es conseguir salvar a los Deimos, pero lo piensa hacer a través de la fuerza bruta, y conseguir un poder supremo que le permita gobernar a los Deimos aunque estos no quieran, de ese modo planea salvarlos. Él será el otro personaje protagonista que irá conociendo ciertos aliados con sus propias magias y su estilo de combate único (y objetos).
La imagen pertenece a gamespot
Cada X tiempo ganaremos el control de Kharg o Darc, cada uno haciendo ciertas cosas que esclarecerán muchas de la trama, siendo la parte de Kharg quizás más típica (héroe tipo bueno pero medio inexperto) para pasar a Darc y esa visión de dominación con la fuerza por delante y lleno de traidores con los que nos aliaremos por intereses tanto de unos como de otros.

En líneas generales la trama trata como el emperador Darkham, al mando del conocido como ejército de Dilzweld pretende reunir unas piedras de espíritus con más poder que las comunes para así dominar el mundo y crear uno nuevo de paz destruyendo a todos los Deimos, pero para ello está arrasando con ciudades humanas.

Ninguno de los protagonistas harán buenas migas con él, y aunque siguiendo distintos caminos y luchando bajo distintos ideales, tanto Kharg como Darc tendrán encontronazos contra el ejército de Dilzweld, tantos que sus soldados son unos de los enemigos más comunes en el juego que se repetirán a lo largo de toda la historia.

RESUMEN:

Juego: Arc: El crepúsculo de las almas.

Género: RPG táctico.

Pros: La trama es correcta, y aunque la parte humana es quizás más tópica, las partes de Darc le dan un nuevo sentido a ciertos aspectos. Se evita el abuso de poder mágico al no aumentar el máximo de piedras espirituales por el mero hecho de subir de nivel, siendo posible aumentar dicho máximo o al menos recuperar piedras al recogerlas de los enemigos muertos.

Contras: El ejército de Dilzweld está presente en todo el juego, así que muchos de los combates van a ser contra los mismos enemigos una y otra vez. La recta final del juego es una mera excusa para alargar el juego y exculpar a ambos bandos; dando la sensación de estar fuera de lugar.

jueves, 13 de noviembre de 2014

FLATOUT

Este es un juego de conducción en donde hará falta tener un buen control de nuestro vehículo y el cual, aunque el juego no sea especialmente de simulador, no frenar a tiempo o salirnos de la carretera supondrá un castigo muy severo. 
Todo comienza con la selección de piloto, la dificultad e incluso el manejo. Desde más pensado a simulación o incluso marchas manuales. Una vez decidido esto viene nuestra primera gran elección: Un coche.

Tenemos un dinero inicial y un buen surtido de coches para elegir, cada uno a distinto precio. Además una serie de colores aunque algunas zonas del coche serán predefinidas con zonas blancas o negras por defecto y que no podremos cambiar.

Con todo ya más que listo nos metemos de lleno en la copa bronce. No existe un campeonato o algo similar, tan solo debemos entrar en uno de los 3 circuitos disponibles e intentar quedar entre los 3 primeros puestos, algo que será más o menos difícil según nuestras propias habilidades y del tipo de circuito que nos toque.
No hay muchos botones que tocar: acelerar, frenar y girar a los lados. El típico freno de mano y un pequeño impulso de nitro que se llena al destrozar cosas, ya sea tirar conos, arrollar pequeñas verjas de manera o incluso estrellarnos contra otros muchos elementos repartido por el escenario. Sin embargo no suele ser muy productivo ya que nos va a frenar más de lo que nos gustaría.

Los circuitos en si tienen distintos temas; algunos es sobre asfalto recordando lo que sería un circuito de carreras, aunque encontraremos bidones o incluso zonas en obras que van a dificultad nuestro paso. Otros circuitos transcurrirán en las afueras de la ciudad, por zonas arboladas o incluso en terrenos helados.

Los rivales van a desplazarse a una velocidad adecuada, siendo más lenta si nos hemos estrellado y acelerando si corremos bien. En carreras posteriores los rivales ya no serán tan benevolentes, por lo que si damos una vuelta de campana en la 2º vuelta es posible que ya no los alcancemos.
A diferencia de lo que pueda parecer, acelerar indiscriminadamente va a tener  repercusiones negativas para nosotros, y es que muchas curvas deben ser dadas frenando previamente o, al menos, disminuyendo la velocidad. En caso contrario nos saldremos del circuito o incluso peor, chocaremos contra algún quitamiedos, lo que hará que nuestro conductor (hombre o mujer previa selección) salga volando por los aires y forzándonos a recolocar el coche en el centro de la carretera; todo un desperdicio de tiempo.

Y es que incluso el impulso del nitro no va a ser tan favorable como pueda parecer. Puede ser usado para ayudarnos con la aceleración en el caso de haber parado o frenado de más pero usarlo en una recta para correr más podemos salir muy perjudicados. Si que puede tener un uso importante para la recta final y adelantar un par de puestos y, con suerte, clasificarnos.

Una vez llegado entre los 3 primeros en alguno de estos circuitos ganaremos una cantidad de dinero basada en el puesto que hayamos llegado y en los desperfectos ocasionados. Esta última opción no genera demasiado dinero, pero si un circuito nos ha salido rana en la última vuelta aún podemos conseguir un dinero extra para ayudarnos. Con la victoria también se desbloquea el siguiente circuito que está enlazado con el superado; siendo más difícil (tanto a nivel de conducción como rivales), así que antes conviene superar los otros dos.
Si hemos logrado dinero podemos hacer una visita a la tienda de repuestos en donde tenemos acceso a nuevos motores, mejores ruedas o mejor carrocería, entre otros. Con esto mejorará nuestra velocidad punta, aceleración y otros factores que no están demasiado indicados en el juego pero que sabemos que todo es favorable.

En el caso de que queramos tomarnos un respiro se nos ofrece una serie de pruebas especiales que no son necesarias superar pero que pueden resultar un tanto divertidas y ganar un buen puñado de dólares si lo hacemos bien.

La primera de las pruebas es salto de longitud. Con nuestro coche subido en una plataforma lo deslizaremos por una rampa; al final debemos dejar pulsado el botón de nitro para definir el ángulo con el que nuestro conductor saldrá disparado. Tras 3 intentos se sumará el total de los metros conseguidos y ahí ganamos dinero si llegamos a ciertas cantidades.
Incluso tenemos un modo a lo Destruction Derby en el que el objetivo es destruir a todos los coches rivales, intentando hacerlo en el menor tiempo posible, ya que se va a contabilizar si hemos sobrevivido y el tiempo que hayamos tardado en eliminar al resto.

Superadas todas las pruebas de bronce se van a desbloquear una serie de cosas: La primera; una serie de circuitos más difíciles (carreteras más sinuosas y rivales con mejor nivel de conducción), nuevos coches para comprar en la tienda (venderemos el que estemos usando y así podemos comprar un coche mejor aunque no nos llegue el dinero) y un puñado de más pruebas especiales.

En esencia eso es todo; tras superar las de plata vendrán las de oro y superadas el juego se terminará. Solo quedaría probar las distintas pruebas especiales que se han ido desbloqueando, ya que hay algunas que son también circuitos en los que debemos quedar entre los 3 primeros para ganar, siendo circuitos de muchas vueltas pero muy cortos.
Claro está, la copa de oro tiene muchos más circuitos y cada vez son más complicados, llegado el punto en el que en algunos rara vez alcanzaremos la velocidad máxima de nuestro vehículo, y es que cualquier toque con el arcén o algún pequeño salto previo a una curva es más que suficiente para perder el control del vehículo y volcar.

RESUMEN:

Juego: Flatout

Género: Conducción

Pros: Chocarse tiene repercusiones negativas, aunque en según que zonas habrá neumáticos para amortiguar los golpes, pero sigue siendo muy poco rentable chocarse. Distintos tipos de carreras, ya sea pasando en carreteras con obras, arena, nieve y otros elementos. Otros modos de juego para pasar el rato como "salto" de longitud o destrucción de coches rivales.

martes, 4 de noviembre de 2014

MAJESTY: THE FANTASY KINGDOM SIM

El juego que va a continuación es una curiosidad, y es que es un juego que combina simulación y estrategia en tiempo real en donde nuestras acciones ya sean directas o indirectas repercutirán en nuestros soldados. Estoy hablando de “Majesty: The Fantasy Kingdom Sim”.
De plano al mapa principal, el juego nos va a permitir jugar en algún nivel fácil de introducción, con algunas indicaciones cómo lo que debemos construir o para que sirven algunos edificios. Puesto que en el mapa principal hay un buen número de niveles fáciles y que los superaremos aún sin tener mucha idea, no hay problema en aprender por nuestra cuenta.

En el escenario comenzaremos con un palacio (y según que nivel uno o más edificios iniciales), así que entrando en el menú de construcción se nos presenta una serie de edificios para construir. Puesto que en nivel fácil tendremos dinero más que suficiente para ponerlos todos y que los enemigos serán débiles, bastará con ir poniéndolos todos e ir aprendiendo poco a poco lo que hacen.

El mercado es uno de los edificios más importantes, y es que generará oro no solo de forma automática, sino que cuanto más grande sea nuestro reino (más edificios) más oro generará con el tiempo. Además, en él podemos hacer mejoras como pociones de salud o anillos de protección, algo que será útil tanto para nuestros soldados como para nosotros.
Una vez construido el campamento Ranger podemos reclutar hasta 4 soldados equipados con arco y flechas. A diferencia de cualquier RTS al uso, no tendremos un control sobre estos soldados, sino que irán a su libre albedrío a donde les plazca; siendo en el caso de los Rangers la exploración su tarea preferida, así que los veremos explorando los alrededores del mapa.

Si hemos hecho las mejoras de pociones del mercado, podemos observar como los Rangers utilizan parte de su dinero inicial (que podríamos considerar su salario) para comprar algunas pociones de salud, algo que les beneficiará al poder curarse en caso de necesidad, y que además los impuestos generados por dichas compras servirán para aumentar nuestras arcas.

Y es por eso que otros edificios como la herrería se pueden considerar como una inversión a largo plazo. Construirlos con todas las mejoras llevará mucho tiempo y dinero, pero si tenemos la cofradía de guerreros construida, los guerreros utilizarán el dinero en comprar mejores espadas y armaduras que no solo les harán más fuertes sino que los impuestos irán para nosotros.
Claro está, que para conseguir el dinero de esos impuestos hace falta un recaudador, siendo gratis en nuestro palacio. Este sujeto caminará por el reino con bolsa en ristre y se acercará a los edificios que contengan dinero (principalmente el mercado, herrería...) y al entrar en contacto con ella llenará su bolsa con oro. Debe regresar al palacio o bien a alguno de los puestos de guardia para que ese oro se haga efectivo para nosotros, lo que significa que si algún incursor enemigo aparece y mata a nuestro hombre ese dinero se habrá perdido (otro recaudador de impuestos aparecerá en palacio tras varios segundos).

Y es que el juego tiene muchos elementos aleatorios, y es que cada X número de héroes se generará automáticamente una casa. Estas casas generan oro, por lo que el mero hecho de tener más héroes hará que tengamos más casas y consigamos más oro para nosotros.

Cómo contrapartida, cuando el reino se haga más grande también se generarán alcantarillas, en las cuales van a parar los desechos, invocándose desde ellas algunas pequeñas molestias como las ratas y otras un poco más serias como hombres ratas: enemigos que atacarán a nuestros soldados, campesinos o recaudadores.
Por nuestra parte, para ayudarnos de enemigos que vengan o de esas ratas, contamos con un par de defensas que no cuentan como héroes. Para empezar el guardia real, que tenemos uno en nuestro palacio, cuyo objetivo es defender el palacio y construcciones cercanas en caso de un ataque. No comprará nada, pero puede derrotar a enemigos débiles y entretener a los más fuertes y, puesto que al morir se generará otro, tenemos esa defensa asegurada.

Los puestos de guardia ofrecen una mayor defensa. Para empezar un guardia defenderá la zona cercana a dicho puesto (gratis y generándose otro cada vez que muere); además, realizando algunas mejoras en dicho puesto podemos dotarlo de flechas defensivas o de pedir la ayuda del guardia veterano: Una versión mejorada con más puntos de salud ideal para una mejor defensa.

En el caso de los héroes, estos tendrán unos atributos que si podemos conocer. Todos empiezan al nivel 1 (a excepción de según que escenarios) y una serie de atributos de fuerza, inteligencia, aguante y puntos de salud entre otros. Al aumentar de nivel aumentarán la salud y uno de todos esos atributos, que dependerá del tipo de héroe. Así los magos solo aumentarán inteligencia (el resto de atributos permanecen inalterados) y el guerrero más fuerza.
Hay muchos elementos que ocurren de forma aleatoria, ya no solo las casas y las alcantarillas, sino que por ejemplo al construir el bungalow de los elfos se construirán automáticamente y sin nuestro permiso 2 edificios relacionados con ellos. O si muere una cantidad alta de nuestros héroes se generará un cementerio que no puede ser destruido, pero que pueden aparecer algunos esqueletos o zombis de ellos que acecharán a nuestros hombres.

El objetivo de los escenarios es muy variado, aunque suelen tener cosas en común como derrotar ciertos enemigos o guaridas. Puesto que no existe un orden para jugar los niveles sino que estos están divididos en nivel principiante, avanzado, experto y maestro, nadie nos quita de jugar un nivel experto primero aunque seguramente nos destrocen al desconocer la mecánica del juego.

Algunos escenarios permanecen como secretos, así que a menos que superemos ciertos escenarios anteriores no podremos acceder a ellos (bien por su alta dificultad o porque su historia está ligada con la de los 3 escenarios que debemos superar previamente).
Claro está, al no tener un control directo sobre nuestros soldados, el único método para incentivarlos a explorar alguna zona en concreto o a destruir ese campamento trasgo que el juego nos pide destruir, debemos hacerlo usando un método: Las recompensas.

Poniendo una bandera de recompensa en una zona inexplorada debemos asignarle un valor de oro (de 100 en 100). Según la cantidad ofrecida uno o más de nuestros guerreros harán la tarea; obviamente a mayor cantidad es más probable que vayan varios, pero sigue sin ser una ciencia cierta y, si hay enemigos de por medio, es seguro que sientan miedo y dejen la tarea sin realizar.

De igual modo para destruir un edificio enemigo; pondremos una bandera de ataque y ofreceremos una suma de dinero. Si la suma es muy baja solo le atacarán si alguno de nuestros hombres está cerca, mientras que si la suma es alta varios emprenderán el viaje desde nuestro reino al objetivo, lidiando con los enemigos que haya entre medias a menos que, una vez más, el miedo les haga dejar el trabajo a la mitad.
Ofrecer sumas de dinero es útil incluso cuando es en defensa; si bien los héroes ganarán algo de dinero por matar a esos enemigos ya de manera natural, ofrecer un incentivo monetario hará que defiendan más rápidamente a la vez que darles algo de dinero extra para sus bolsillos, que usarán para comprar mejores armas o más pociones de salud, lo que significa mejores soldados y recuperar parte del dinero por los impuestos.

No todo se basa en el uso de la espada y el arco, también existen algunos héroes que usarán la magia (algunos más que otros), así como diversos hechizos que podemos lanzar por un coste de oro. Según que edificios tendremos unos hechizos u otros (algunos edificios anularán la construcción de otros); así contamos con un relámpago para dañar a un enemigo o estructura, darle velocidad a un soldado u ofrecerle un escudo de antimagia para lidiar contra enemigos que conjuren hechizos.

Hay una buena variedad de soldados, cada uno con sus pros y sus contras. Así por ejemplo los Rangers son excelentes para explorar, pero a veces luchan contra enemigos demasiado lejos del reino, por lo que terminan siendo rodeados y morir. Los magos tienen un conocimiento de hechizos poderosos capaces de vaporizar a los enemigos, pero sus puntos de salud son tan bajos que cualquier enemigo que lo alcance cuerpo a cuerpo lo matará de un solo golpe.
Los soldados tienen un aguante elevado, pero son tan lentos que si se enfrentan a un enemigo que ataque a distancia pueden llegar a morir antes de que siquiera lo alcancen. Los sanadores tienen la facultad de curar heridas a un compañero más rápido de lo que cualquier enemigo pueda dañarlo, pero si son atacados directamente poco pueden hacer para defenderse.

Y claro está, también la personalidad de cada uno. Algunos guerreros de poca inteligencia son fuertes, pero incapaces de entender que su enemigo es más fuerte y morir. O bien ciertas unidades que se desplazan muy rápido por el terreno pero que pueden entrar en pánico muy fácilmente... y es por eso que el juego en ocasiones se muestra aleatorio, al no tener muy claro porque a veces siguen combatiendo hasta morir frente a enemigos fuertes y otras veces parecen tener miedo de enemigos que vencerían relativamente fácil.

Sin duda alguna estamos frente a un juego interesante; algunas acciones realizadas por nuestros héroes nos sacarán de quicio, y podemos encontrar algún nivel avanzado más difícil que varios de los expertos. Todos ellos pueden ser superados, aunque tengamos que empezar el nivel varias veces hasta encontrarle el punto; pero no hay que olvidar que incluso recomenzando un escenario la disposición en el mapa no será la misma. Aquel mercado situado en la parte superior ahora está en el inferior y nuestro palacio ya no está en la misma posición del mapa que la anterior vez.

RESUMEN:

Juego: Majesty: The fantasy Kingdom Sim

Género: Estrategia y simulación

Pros: Los soldados tienen su propia personalidad, de más cobarde a más valiente a más estúpido. Buen surtido de niveles, presentando algunos proposiciones interesantes. Cada unidad tiene sus pros y sus contras, de modo que conviene tener un poco de cada para compensar sus carencias. Un modo de un solo jugador en el que podemos decidir los edificios iniciales, el tipo de enemigos que rondará el mapa y activar según que eventos; de este modo podemos jugar aún más partidas fuera del modo campaña.

Contras: Nunca queda claro el motivo por el que, por ejemplo, tus tres guerreros huyen del dragón fracasando así el nivel pero cargando la partida a diez segundos antes esos tres mismos guerreros ahora combaten y superan el nivel para ti.