0010101001

Bienvenidos al "blog de un jugador". En él realizo descripciones detalladas de una buena variedad de videojuegos. Todas estas descripciones son obra propia y no copiadas de ningún sitio, aunque para ilustrar en algunos de ellos imágenes me he visto forzado a copiarlas de otro sitio.

viernes, 17 de julio de 2015

DYNOMITE!

El siguiente juego que voy a tratar es un clásico de PopCap Games, llamado Dynomite!, utilizando el mismo estilo de juego que el conocido Puzzle Bobble pero con un cambio radical: se utiliza el ratón para apuntar y disparar.
En lugar de mover con las teclas la dirección de alguna flecha o el lanzador que tuviera el juego, se utilizará el ratón, pero no sólo moverlo para desplazar hacia donde dispararemos, sino que con precisión milimétrica podemos apuntar con el ratón a derecha-izquierda y arriba-abajo.

Se nos presenta ante nosotros cuatro modos de juego, todos con las mismas reglas básicas pero distintos estilos para que cada jugador se encuentre cómodo en el suyo. Estos son el modo infinito, pisoteado, fósil y contrarreloj; aunque luego cada uno tenga algún modo fácil o difícil.

En el modo infinito aparecerá en pantalla una serie de huevos de varios colores (a más dificultad más colores). Usando nuestro particular tirachinas debemos lanzar el huevo del color que sea para juntarlo con los que están en pantalla y así hacer explotar todos los huevos del mismo color que hayamos juntado; seguiremos haciendo lo mismo en cada lanzamiento.
Conforme pase el tiempo los huevos irán descendiendo, generándose otros en la parte superior, de forma infinita. Cada cierto tiempo, un dinosaurio nos avisará de la aparición en breve  de un pequeño pterodáctilo. Este aparecerá con un huevo de un color nuevo en sus garras, si alcanza la parte superior de la pantalla sin que le hayamos golpeado ese nuevo color empezará a generarse en la parte superior, añadiendo dificultad al juego.

El juego termina en cuanto los huevos alcanzan la línea límite inferior y se mantiene allí durante varios segundos sin que los destruyamos. Puesto que el modo es infinito los huevos irán bajando cada vez más rápido (a veces la velocidad es muy errática) y con el pequeño dino intentando traer más huevos se hará difícil estar a todo.

El modo pisoteado consiste en una pantalla con huevos colocados de forma predeterminada y que debemos eliminar todos y cada uno de ellos para superar el nivel. Cada vez que disparemos un huevo mamá dinosaurio se enfadará más y más; llegando al límite dará un pisotón a la pantalla haciendo que el techo baje un poco.
La cantidad de huevos en pantalla, la altura, anchura y el número de disparos a realizar hasta que el techo baje un peldaño dependerán del nivel que estemos jugando. En este punto elegir el nivel de dificultad modificará en que nivel por defecto empezamos.

En el modo fósil el objetivo es dejar caer (por la propia gravedad) fragmentos de fósiles de las distintas eras dinosáuricas. Este fragmento, de mayor o menor tamaño, se encontrará en el centro de la pantalla y estará rodeado y/o sujeto por una cantidad de huevos. Destruyendo estos huevos conseguiremos caer el fragmento y superar el nivel.

En el modo contrarreloj y, dependiendo del nivel, tendremos una pantalla muy ancha y todas sus líneas repletas con huevos (a más nivel menos líneas, pero muchos más colores); el objetivo es eliminarlas todas lo antes posible, sin que haya una posibilidad de perder.

Cuando disparemos huevos que alcancen la zona inferior simplemente hará subir a toda la pantalla, por lo que no es posible morir. Si bien a mayor dificultad el número de líneas será muy inferior, el hecho de disparar una cantidad enorme de colores distintos hace que sea mucho más difícil reducir todos los huevos hasta el final.
Estos son los 4 modos de juegos, algunos tienen variantes cómo por ejemplo que la pantalla baje a distintas velocidades o que la pantalla baje cada cierto número de disparos o que sea marcado por el tiempo; además algunos de estos modos añaden huevos con efectos positivos para nosotros.

El primero (y que suelen dárnoslo implantado en el primer huevo) es el de apuntar. Si explotamos este huevo (al método tradicional) nos garantizará el poder saber exactamente donde impactará los siguientes huevos a disparar, con una precisión del 100% (a excepción de los niveles en los que la pantalla baje continuamente, ya que no tiene en cuenta esa posibilidad).

Otras bonificaciones suponen hacer que la pantalla ascienda para darnos un poco de cuartelillo (este se encuentra en el modo de juego pisoteo). Los otros suponen puntos o multiplicadores de puntos que duran una cantidad de tiempo limitado, pudiendo estar presente estos en otros modos de juegos ya que no hacen que el nivel sea más fácil.
Algo particular es la “bomba”, presente en algunos modos de juego, y que el objetivo es hacer explotar una cantidad de huevos allá donde la disparamos para hacerla estallar, sin tener que juntarla con nadie más ya que esta bomba no es ningún tipo de huevo y explota al primer contacto, además que hará subir la pantalla, favoreciendo romper una zona complicada y además darnos cuartelillo.

Para conseguirlo hace falta realizar un combo de disparos; esto se logra disparando un huevo de un color para que se junte con otros y estalle, entonces un segundo disparo que haga estallar más, un tercer disparo, cuarto... tras lograr 9 conexiones consecutivas y llegar al “Dinomite Combo” el siguiente huevo a disparar se transformará en una bomba lista para ser disparada.

Un añadido extra que contiene el juego es un editor de niveles, en los cuales podemos crear nuevas partidas para el modo pisoteo, pudiendo crear tantos niveles como queramos o, si así lo queremos, grupos de 10 niveles que se jueguen por separado, ya que si perdemos en un nivel deberíamos empezar desde el principio.

En el editor es posible modificar bastantes cosas; desde las más obvias cómo es elegir la posición y color de los huevos que hay en pantalla, pero es que además podemos decidir la anchura de la pantalla, la altura del techo (ya que podemos bajarla hasta unos mínimos) e incluso desplazar el tirachinas para que no esté centrado y que haría más fácil disparar a un lateral que a otro.
Además otras selecciones como decidir si queremos que los huevos disparamos sean de un color en concreto o elegido aleatoriamente (Se elegirá de entre los presentes en el nivel, así que si hemos puesto rojo, verde y azul jamás elegirá un huevo amarillo). Podemos añadir si queremos que alguno de nuestros huevos tenga alguna de las bonificaciones de poder apuntar, subir pantalla... podríamos crear niveles en el que la pantalla baje muy rápidamente y a cambio muchas bonificaciones de subir la pantalla para compensar.

Y es que es posible modificar la cantidad de huevos necesarios para que la pantalla baje un piso, pudiendo ser de un mínimo de 4 y un máximo de más de 20 (con 20 huevos a menos que el nivel tenga un gran número de colores distintos es poco probable que perdamos por aplastamiento). Con todas estas modificaciones es posible crear niveles de los más variopintos.

Por ejemplo, podríamos hacer un nivel con cuatro colores: Rojo, verde, azul y amarillo. Luego en el editor elegir que los huevos sean aleatorios pero que cada décimo huevo este sea de color púrpura y sea una bonificación de apuntar o de subir pantalla. El jugador puede elegir si quiere dejar este huevo apartado y eliminarlo cuando nos salgan de forma aleatoria más huevos de color púrpura y aprovecharnos de la bonificación, o si colocarlo junto a esos 7 huevos rojos para que nuestro siguiente disparo de huevo rojo lo haga caer y no perder el tiempo disparando más huevos púrpuras (al menos hasta que salga el siguiente predefinido).
Incluso ideas cómo poner un nivel con tan solo 3 huevos, uno de cada color y hacerle pensar al jugador que es un nivel muy fácil, pero usando el editor especificar que 1 de cada 4 huevos sea un color completamente nuevo, forzando al jugador a elegir bien donde dispararlos para que no se le acumulen demasiados colores volviéndose excesivamente difícil este nivel.

La última opción disponible permite elegir nivel fácil, medio o difícil, aunque en este caso lo único que hace es decidir en que nivel empezamos. Así que si hacemos un grupo de 15 niveles, podemos elegir que el nivel fácil esté en el primero, el medio en el quinto y el difícil en el décimo. De este modo si jugando en fácil llegamos al nivel 7, no hará falta empezar desde 0, sino elegir “empezar nivel dificultad media” y así retomaríamos desde el nivel 5 (esto nos permitirá crear grupos de pocos niveles pero una dificultad mayor sin forzar al jugador a repetir 25 niveles por un pequeño error al disparar un huevo).

Desgraciadamente, el editor de este juego sólo se puede conseguir de manera externa y no viene con el propio juego. Si bien se podía conseguir de la página de PopCap games, esto ya no es así, y es que las versiones más modernas de “Dynomite!” han eliminado por completo la opción “editor”, haciendo que dicho editor sea difícil de encontrar.

RESUMEN:

Juego: Dynomite!

Género: Puzzles.

Pros: Controlar los disparos con el ratón nos permite una precisión alta. Cada modo de juego tiene su estilo, sus bonificaciones y un objetivo distinto. Gracioso, tanto por los dinos cómo por ver a los huevos de dinosaurio salir sus yemas. Los niveles del modo "pisoteo" pueden llegar a ser muy variados, ya que es posible modificar muchas variantes además de la elección de huevos/colores. El editor puede permitirnos crear nuestros propios niveles y alargar la vida del juego tanto como queramos, con un nivel de edición muy grande.

miércoles, 8 de julio de 2015

GURUMIN: A MONSTROUS ADVENTURE

El siguiente juego de ordenador se llama Gurumin: A monstrous adventure; un juego de acción y aventuras con una jovencísima protagonista de nombre Parin, un juego rápido y fácil de comprender, pero difícil de dominar.
La historia comienza con la protagonista que se ha mudado a casa de su abuelo ya que sus padres se van de viaje y no pueden ocuparse de ella. Lo primero que le pregunta a su abuelo es sobre otros niños para hacer amigos, pero para su desgracia este le contesta que es un pueblo minero en el que no hay niños.

Sin embargo una pequeña chica parece tener problemas con un perro y, tras rescatarla, descubrimos que en realidad no es una niña de verdad, sino un monstruo que los humanos adultos no pueden ver. La chica, de nombre Pino, invita a Parin a visitar la ciudad donde están el resto de los monstruos, consiguiendo así hacer amigos.

Todo parecía normal y feliz, pero un grupo extraño conocido como “The phatom” atacan la ciudad de los monstruos y raptan a varios de ellos. Parin, tras sacar del suelo un taladro legendario, se pondrá rápidamente en acción para liberar a sus amigos y poder reconstruir el devastado pueblo.
Al salir de la ciudad de los monstruos accederemos a la pantalla donde elegiremos el nivel a jugar. En un principio solo habrá un sitio a donde ir; caminaremos hacia allí y entraremos en las ruinas para entrar en lo que el juego es en si.

Los controles no son especialmente complejos: Un botón para saltar, otro para golpear y uno para esquivar golpes o disparos enemigos. Pero lo más curioso es que en lo alto de la pantalla veremos una figura musical que se mueve al ritmo de la música. Incluso estando en las ciudades la tenemos, pero sólo ahora le daremos uso, y es que si coincide el pulso del ritmo justo con un golpe al enemigo nuestro daño será crítico (esto es, que hace más que un ataque normal).

Esto no solo es útil para hacer más daño, pero además aumentaremos otro contador que, al llegar a 100, subirá en un nivel nuestro taladro. En vez de ser el personaje quien suba niveles, lo hará nuestro arma. Subirá al hacer daños críticos (o taladrando ciertas zonas mágicas o con ciertos objetos que podemos conseguir) y bajará si somos golpeados por el enemigo.
Hay distintos tipos de objetos. Por un lado a nuestro taladro se le puede equipar con fuego u otros elementos para hacer más daños a según que tipo de enemigos (aunque puede que nos topemos con alguno que sea mejor no tener equipado nada).

Otros objetos a equipar modificarán como luce Parin. Una máscara de gas que reducirá el daño que recibimos de ataques venenosos o un bonito lazo para tener una ayuda extra ya que localizará donde están los cofres en los distintos escenarios.

Por último, hay algunos objetos que se consumen muy propios para una niña de su edad: Galletas, chocolate y tarta para curar una cantidad de salud indicada en el juego. Baterías aumentarán el nivel del taladro o evitarán que su nivel descienda durante un periodo de tiempo cuando nos golpeen enemigos.
En cuanto a los enemigos, muchos de ellos son similares entre si, caminando por el escenario y rodando contra nosotros, disparando o incluso volando. Muchos llevan accesorios que nos facilitarán la labor de saber que tipo de enemigo es o que ataque desencadenará.

Por ejemplo un enemigo con una especie de cresta tenderá a rodar dando vueltas de campana, y si tiene una armadura con cuchillas girará en horizontal para que dichas cuchillas nos alcancen. Además, algunos de estos accesorios los vuelven inmunes a nuestros golpes, por lo que enemigos cubiertos con ellas o vehículos extraños en los que pueden aparecer montados los harán invencibles... o quizás no.

Pulsando el botón de golpear durante un periodo de tiempo Parin cargará un ataque especial. Al hacerlo se llenará la barra superior, cuanto más llena más daño hará y, si se llena del todo, el ataque será diferente. Si conseguimos hacer un ataque cargado el enemigo perderá el accesorio y, en el caso de enemigos con armaduras, podremos hacerlo vulnerable a los ataques normales.
Incluso si no tuviera alguna armadura, quitarle estos accesorios puede modificar su conducta. Por ejemplo ser un enemigo que dispara proyectiles contra nosotros y, tras realizar un ataque cargado, perder ese accesorio y emplear otro que tenían equipado y convertirse en un enemigo de combate cuerpo a cuerpo.

Además, estos accesorios pueden ser recogidos, llamados “chatarra” que podemos emplear como una segunda moneda (además del dinero normal) para mejorar la máscara de gas. Así la máscara de gas por defecto reduce el daño recibido por ataques venenosos; mejorarla al nivel 2 nos hará completamente inmunes. Según que objeto mejoremos lograremos reducir el daño recibido o curar nuestra salud si hacemos un daño crítico.

Todo esto puede hacerse en la tienda de la ciudad (la ciudad de los humanos). Aquí podemos hacer varias cosas, pero me voy a centrar en alguien que puede venderte técnicas especiales por un precio. En líneas generales estas técnicas suelen ser beneficiosas, ya que las hay para atacar a todos los enemigos que nos rodean o incluso golpear desde lejos sin necesidad de acercarnos al enemigo.
Zonas de plataformas, trampas, algunos pequeños puzzles... habrá de todo un poco a lo largo del nivel hasta que lleguemos al final, que será un objeto o quizás algún miembro de la ciudad de los monstruos que hemos de liberar. En el caso de los objetos si los regresamos a su dueño se desbloqueará una o más zonas del juego, y es que no siempre hará falta superar los niveles en un orden en concreto.

Por supuesto, algo que no puede faltar son los jefes finales. Existen varios a lo largo del juego, presentados al inicio del mismo (aunque serán meras sombras) y que requieren de una estrategia para ser vencidas. Al hacerlo nos ofrecerán una mejora de salud, pero esta tan solo será de 10 puntos; esto evitará poder realizar niveles inferiores con una enorme ventaja.

En esencia tenemos frente a nosotros un juego divertido y rápido, con suficientes enemigos, plataformas y algún puzzle (facilito) para ofrecernos una buena variedad sin caer en la monotonía. Los niveles además tienen su temática y, cómo he dicho, no hace falta jugarlos en orden, aunque a veces algunos estarán bloqueados hasta más adelante; obviamente aún teniendo la misma temática del nivel 1 las trampas y los enemigos serán mucho más letales.
Un dato extra y es que es posible conseguir fondos de escritorio al realizar ciertas acciones en el juego. También ropas para Parin y la aparición de un segundo personaje si terminamos el juego; otra niña que podemos elegir para jugar y controlarla a ella, aunque resultará más difícil al no poder equiparle con accesorios (aunque otros objetos seguirán siendo útiles para ella).

RESUMEN:

Juego: Gurumin: A Monstrous Adventure

Género: Acción y aventura.

Pros: Rápido y frenético en movimientos y sus combates. Buena variedad de pequeños puzzles no muy complejos y otras zonas de plataformas para no caer rápidamente en la monotonía de luchar continuamente. Elementos de fuego o trueno para el arma que harán variar el daño a ciertos enemigos, obligándonos a elegir, al menos contra jefes, cual elemento es el más favorable.

domingo, 28 de junio de 2015

DARKWING DUCK

Él es el terror que aletea en la noche, es el azote alado que picotea tus pesadillas, él es... ¡El pato Darkwing! ¡Y ha venido! ¡en forma de juego!. La plataforma de la consola portátil, esto es, game boy, nos ofrece un plataformero en el que debemos disparar a los enemigos y esquivar las múltiples trampas para sobrevivir.
La primera curiosidad viene con la introducción del juego, ya que cuenta con la sintonía y pequeñas referencias a la serie de dibujos animados que pudimos (y quizás se siga pudiendo) ver en su día.

Tras comenzar, nos dejará elegir cual nivel nos dejará empezar de tres posibles opciones. Cada uno tendrá su temática, ya sea en las alcantarillas o en zonas boscosas, y contará con una serie de enemigos que aparecerán para ese nivel tan solo (aunque otros serán comunes de varias).
Los controles son más complejos de lo que pueda parecer para un juego de game boy, y es que aparte de movernos, saltar y disparar, tenemos 2 acciones más: Con el botón “select” podemos elegir un arma especial (si hemos recogido alguna), para disparar con ella mientras tengamos munición suficiente. El otro botón es el de pulsar “arriba”, haciendo que Darkwing se cubra con la capa; esto evitará algunos proyectiles enemigos (no todos), provocando que reboten y evitando así el daño.

Los escenarios son bastante engañosos. A menudo habrá que saltar agarrándose en ganchos, anillas u objetos similares para evitar caer al vacío y perder una vida. Incluso podemos toparnos con plataformas que se mueven y pinchos por todas partes dispuestos a hacernos la pascua.
Los enemigos también tienen su propia personalidad, siendo hilarante en algunos casos. Por ejemplo una tortuga con un caparazón demasiado duro para nuestras balas, pero que con un mero estornudo quedará expuesto y podemos dispararle sin piedad. Ratas en las alcantarillas que saltan cuando lo hacemos nosotros y otros enemigos que se comportan de manera extraña.

Por suerte, contamos con 4 puntos de salud, así que recibir un golpe o 2 no pasará nada. Botiquines de distintos tamaños nos ayudarán a lidiar con las heridas sufridas, y es que algunos enemigos nos van a golpear a placer hasta que aprendamos bien la mejor manera de eliminarlos.
Los niveles no son fáciles, algunos saltos quizás no muy apurados, pero justo ese enemigo que aparece de la nada y nos golpea empujándonos a la muerte. O ascender por una fachada de un edificio y pegar un pequeño tropezón para caer y morir una vida ya que el suelo no se ve en pantalla.

Caso curioso es que los jefes resultan mucho más fáciles que los niveles previos. En su mayoría tienen un patrón muy fácil de aprender, si bien puede matarnos alguna vida, en otros casos ciertos jefes tienen un modo de combate tan sencillo que a lo sumo nos golpearán 1 o 2 veces antes de que los tengamos dominados por completo.

Al menos estos jefes son claras referencias a los villanos de la serie y tendrán su propio escenario para combatir. Quizás añadirles 1 o 2 ataques extra no hubiera estado de más, ya que algunos tienen un patrón que consiste en poco más que correr de un lado para otro.
Huelga decir que una vez superado los 3 primeros niveles el juego nos dejará elegir otros 3 más y, una vez superado, un nivel final, siendo así 7 niveles y sus 7 jefes finales, en el que debemos controlar a este patoso aunque eficiente salvador de la justicia y usar nuestra habilidad y astucia para superar todas las trampas y enemigos que nos ponen delante.

RESUMEN:

Juego: Darkwing Duck

Género: Plataformas.

Pros: Suficiente variedad de enemigos así como la manera de combatirlos, más compleja que simplemente avanzar y disparar. Saltos ajustados que nos pondrán nervioso. Poder elegir entre varios niveles, ideal si nos atascamos en alguno y preferimos empezar por ese primero. Armas secundarias y nuestra capa que funciona como escudo para protegernos de ciertos disparos enemigos.

Contras: Los jefes, si bien algunos son interesantes, en líneas generales resultan más sencillos de derrotar que los niveles que los precedían.