0010101001

Bienvenidos al "blog de un jugador". En él realizo descripciones detalladas de una buena variedad de videojuegos. Todas estas descripciones son obra propia y no copiadas de ningún sitio, aunque para ilustrar en algunos de ellos imágenes me he visto forzado a copiarlas de otro sitio.

lunes, 29 de septiembre de 2014

CARDS CITY NIGHT

Es hora de hablar sobre Cards City Night, un juego de cartas al estilo coleccionable con un sistema de juego sencillo de aprender, pudiendo crear nuestras propias barajas y estrategias mientras lidiamos con todos los rivales del juego.
En un principio el juego estará cargado de tutoriales y guías, y es que siendo un juego de cartas con sus propias reglas aprender a jugarlo va a ser vital; en un principio nos haremos un lío pero en media docena de partidas ya sabremos de sobra manejarnos por el entorno.

Somos un chico cualquiera, con una baraja de cartas propio y en una ciudad en donde parece ser que todo el mundo adora jugar. Nos enfrentaremos a algún enemigo inicial, tal como un ornitorrinco que parece se quiere comer las cartas o alguna compañera de clase que se queda dormida en mitad de la partida (o eso da a entender), rivales fáciles para empezar.
El método de juego es sencillo: tenemos en nuestra baraja un mínimo de 25 cartas, empezando robando 5 para nuestra mano inicial. Las cartas tienen una serie de símbolos: una espada, un escudo o una cruz; siendo para atacar, defender y revivir respectivamente.

También tiene una serie de flechas en distintas direcciones, algunas cartas tienen una única flecha pero otras tienen 3 o 4. El objetivo es ir poniendo las cartas en un tablero de 3x3 y hacer que las cartas interconecten entre si utilizando dichas flechas, formando una cadena de al menos tres cartas.

Así, si tenemos una carta con una flecha apuntando arriba a la derecha, la pondremos en el tablero; en nuestro siguiente turno ponemos otra carta con una flecha apuntando hacia abajo a la izquierda (para que conecten) y, por ejemplo, otra flecha hacia arriba. Al usar una tercera carta con una flecha hacia abajo las tres formarán una cadena, desaparecerán del tablero y harán algún efecto.
Aquí es donde entra los símbolos de espada, escudo y cruz. Si las tres cartas tenían el símbolo de espada podemos atacar a una carta enemiga (se oscurecerá y quedará inutilizada, perdiendo cualquier conexión que tuviera) o hacer 3 puntos de daño al enemigo (cada jugador empieza con 7 en total). Si por el contrario las tres cartas tenían escudos solo tenemos una opción: ganar 3 puntos de vida (hasta un máximo de 10).

Las cruces sirven para revivir cartas que hayan sido atacadas por el rival. Ahora bien, si dos cartas tenían espadas y 1 escudo entonces se aplica el efecto de ataque, ya que predominó con 2 cartas de ataque frente a 1 de defensa. Además, al atacar al rival le haremos 2 puntos de daño (1 por cada carta de ataque); en el caso de encadenar una carta con espada, otra con escudo y otra con una cruz, podemos elegir cualquiera de los tres efectos que queramos.

Algunas cartas (principalmente las de revivir) tienen su símbolo dos veces; es decir, dos cruces. Esto significa que hará falta juntar tan solo 2 cartas para que desaparezcan y tenga su efecto. De este modo si pusimos una carta con espada, luego una con escudo y al final una con doble cruz; el efecto de revivir será el que se ejecutará.
Podemos toparnos con cartas que no tienen ninguno de estos símbolos; son cartas neutras que por lo general tienen más flechas, diseñadas para ayudar a conectar otras cartas que si tienen símbolo. Así una carta con una espada tendrá 1-2 flechas y una neutra 3-4, por ejemplo.

También es posible encontrarnos con cartas de ataque con 4 o 5 flechas para conectarla con otras, pero normalmente suelen tener efectos adversos, tales como perder un punto de vida por ponerlas en juego o que se muevan de forma aleatoria por la rejilla, haciendo difícil mantener su control.

Por supuesto, existen muchas cartas con varios efectos añadidos; por ejemplo ganar un punto de vida por el mero hecho de ponerla (aunque posiblemente cómo contrapartida solo tendrá 1 flecha de conexión), eliminar del tablero una carta del rival con ponerla o darle la vuelta a alguna carta, nuestra o del rival (si la flecha de conexión de X carta apuntaba hacia arriba pasaría a apuntar hacia abajo).
Podemos toparnos con cartas que se complementan, así la carta “cabeza de serpiente” es una carta de ataque que si se combina con la carta llamada “cuerpo de serpiente” hará daño extra; en el caso de juntarse con otras cartas que no tengan directamente relación tendrán efectos o daños normales.

Existen 3 maneras de ganar un duelo: restando la vida del rival a cero, haciendo que el rival se quede sin cartas (perderá 1 punto de vida, más uno adicional por cada turno que no tenga carta para robar) o si conseguimos que el rival llene su tablero sin tener espacio para poner alguna nueva.

Siguiendo la historia del juego nos veremos forzado a usar los tres métodos de ganar, ya que en alguna ocasión nos toparemos con un rival cuya baraja está compuesta por cartas de ganar puntos de vida, haciendo que sea muy difícil bajar sus puntos a cero, pero mucho más fácil esperar a que se quede sin cartas o forzándole a llenar su tablero atacando a sus cartas directamente (al quedar inutilizadas es más difícil formar conexiones entre ellas).
El objetivo de toda la historia es hacerse con las 8 cartas legendarias. Derrotando a múltiples enemigos siguiendo una trama bastante simplona (y hasta con algo de humor) conseguiremos estas cartas legendarias, así como un montón de sobres con muchas cartas más comunes para mejorar nuestra baraja.

Esto no va a ser tarea sencilla, ya que para ello deberemos vencer en duelo a uno o más lacayos antes de enfrentarnos al líder, poseedor de la carta legendaria, siendo casi siempre en partidas al mejor de 3 o de 5, por lo que tener suerte y ganar un duelo no significa nada si no podemos mantener la racha.

Existen cartas comunes, frecuentes, raras y, por supuesto, las 8 legendarias. Según la rareza podemos llevar más o menos copias de una misma carta; así las comunes (de color marrón) podemos llevar hasta 4; las frecuentes (de color morado) podemos llevar 3; las raras (de color oro) podemos llevar tan sólo 1 de cada y, en el caso de las legendarias (brillante), sólo podemos llevar una de las ocho en toda la baraja.
Un juego interesante, que puede gustar para los amantes del género de cartas coleccionables. Los enemigos usarán estrategias dispares y raras (llegando a una cuyo propósito es que te quedes sin cartas para robar) o con combinaciones de cartas que entre si tienen efectos añadidos. Así por ejemplo podemos ver packs de sobres o barajas enemigas usando cartas con referencias al videojuego “Iji”, así como referencias a otros juegos más.

RESUMEN:

Juego: Cards City Night

Género: Juego de cartas intercambiables (TGC)

Pros: Varias formas de crear nuestra baraja. Cartas con nombres propios que se combinan entre si para aumentar sus efectos. Humor en algunos pasos. Normalmente las cartas con más flechas de conexión tienen efectos adversos.

Contras: En la tienda se pueden comprar cartas, pero solo las que ya hayamos conseguidos; por lo que no veremos cartas nuevas ahí, al menos en un principio. Algunos rivales solo les retaremos una única vez (aunque sea al mejor de 5); por lo que una vez completado el juego no podremos probar nuevas barajas contra enemigos fuertes.

martes, 23 de septiembre de 2014

WAR IN THE GULF

El juego del que voy a hablar a continuación es toda una curiosidad, y es que al parecer estamos frente a un juego sin licencia de origen brasileño; este se llama War in the Gulf (guerra en el golfo) en un juego de disparos con desplazamiento horizontal con cosas que ofrecer.
Pudiendo decidir de primera mano el nivel de dificultad comenzará la acción: En pantalla veremos al helicóptero que vamos a manejar y a una extraña bola que rondará a nuestro alrededor y que servirá de protección o incluso de ataque si somos capaces de dirigirla al punto indicado.

Los controles son tan simple como moverse en las cuatro direcciones, un botón para disparar balas hacia delante y bombas hacia abajo; y el segundo que es para mover la bola protectora que tenemos alrededor. Presionando dicho botón y moviéndonos hacia un lateral la bola se desplazará (siempre dando círculos) hacia el lado contrario.

Moviéndonos hacia delante o atrás veremos a nuestro helicóptero bajar o levantar el morro tal y como haría cualquier helicóptero. Esto va a modificar la trayectoria de nuestro disparo básico, pudiendo movernos hacia la derecha a la vez que disparamos para eliminar enemigos por debajo nuestra sin tener que acercarnos para que las bombas impacten en ese enemigo.
Pronto aparecerán algunos enemigos en pantalla; tal así cómo unos aeroplanos que son numerosos pero se mueven de manera lenta, disparando ocasionalmente contra nosotros. Ciertos helicópteros enemigos aparecerán por pantalla disparando en abanico, esto es, con múltiples proyectiles en direcciones cercanas a la nuestra.

Algunos globos aerostáticos que suben o bajan forman parte de las bonificaciones, y es que van a ser muy importantes por varios motivos. Un círculo anaranjado con una especie de luna grabada en su interior nos proporcionará disparo automático, para poder descansar nuestro dedo; pero además, si un enemigo nos golpea, solo perderemos esa mejora del helicóptero pero no así una vida.

Si seguimos recogiendo más veces esta bonificación nuestras balas se volverán más gordas, haciendo más daño, así como disparo automático de estas balas más potentes. Por otra parte una letra “S” aumentará la velocidad de nuestro aparato; el dibujo de una bomba hará que las bombas se disparen (dejando pulsado el botón de disparo) más rápidamente y, con suficientes mejoras, las bombas explotarán en mayor rango haciendo más daño.
Un último objeto de bonificación lo conforma un conjunto de cruces verdes que, al recogerlo, hará nuestro helicóptero invulnerable durante un breve periodo de tiempo. En el caso de dispararle (hará falta varios disparos) este se perderá pero a cambio destruirá a todos los enemigos en pantalla, algo muy útil.

Aunque en un principio pensemos que el juego está siendo fácil y que no parece haber mucha variedad, estamos completamente equivocados, y es que cuando lleguemos al final del nivel el juego abandonará toda piedad y nos asaltará con una lluvia de misiles atravesando la pantalla que puede suponer perder varias vidas intentando sobrevivir ante tal embestida.

Superado esta primera trampa mortal empezaremos el nivel 2, en donde veremos que el juego tiene mucha más variedad de la que podríamos esperar. Un nivel en vuelo rasante lidiando contra distintos buques de guerra a la par que enemigos que ya conocíamos. No todos los barcos estarán equipados de igual manera, algunos poseerán algún cañón y otros, en cambio llevarán aviones u helicópteros que despegarán para dispararnos.
Llegando al final de la fase nos toparemos con un auténtico jefe final: Un acorazado de grandes dimensiones que no entra en pantalla, por lo cual la pantalla se desplazará a izquierda y derecha mientras lidiamos con todos sus cañones tratando de destruirlo. Es un jefe difícil, ya que con tanta cantidad de cañones instalados cubrirá gran parte del cielo, pero al menos esta vez es un enemigo más tangible.

El tercer nivel nos presenta un nuevo tipo de nivel, uno desértico que para nosotros no va a suponer una gran diferencia, pero que servirá para plantarnos algunos vehículos enemigos terrestres disparando al cielo con la mala idea de derribarnos. Al finalizar veremos un nuevo jefe, pero esta vez va a ser mucho más fácil que el anterior y, por desgracia, mucho más aburrido.

Esto hace que el juego pierda bastantes puntos, y es que tras superar algunos de los niveles que van aumentando con una dificultad aceptable, siendo difícil hasta el punto de morir vidas y algunos continúes, por lo que necesitamos habilidad para sortear todos estos peligros; para finalmente llegar a luchar contra un jefe demasiado fácil y encima excesivamente tedioso.
El quinto y último nivel puede llegar a ser una pesadilla; enemigos muy rápidos, balas con un patrón muy fácil de aprender pero que no siempre recordaremos por estar pendientes de otros enemigos y otros peligros nos van aguardar, enfrentándonos contra el jefe final del juego para así completar el juego al 100%.

Si bien no está indicado en el juego, no tenemos continuaciones infinitas, sino que al usar varias veces la opción de continuar al final nos tirarán a la cara un game over y tendremos que empezar desde el principio; aún con todo con suficiente habilidad (y jugando al juego un puñado de veces) es posible completarlo desde el principio sin utilizar ninguna continuación.

En definitiva, estamos frente a un juego bastante bueno, aún cuando podemos ver cómo los jefes de niveles avanzados son un tanto aburridos y de la crueldad de la lluvia de proyectiles del primer nivel; dando de lado todo esto, el resto de los niveles son correctos, con una dificultad bastante gradual, en el que necesitamos pericia para sortear una suficiente variedad de enemigos que nos obligarán a estar pendientes.
Cómo apunte especial, jugar en nivel fácil nos ofrecerá la bonificación de disparo automático desde el principio, lo que se traduce que necesitaremos 2 golpes para morir una vida. Obviamente en nivel difícil, si bien no parece haber demasiadas diferencias, los enemigos van a ser más agresivos contra nosotros.

RESUMEN:

Juego: War in the gulf

Género: Matamarcianos de desplazamiento horizontal.

Pros: Una dificultad ascendente bien medida (con la excepción del final del primer nivel). Algunas zonas son frenéticas, llenas de enemigos que esquivar o que conocer de antemano que van a aparecer para superarlas. Aunque no lo parece es un juego difícil de superar, pero sin volverse injusto.

Contras: Disparar manualmente agotará nuestro dedo y botón. Los jefes son demasiado aburridos, no siendo una amenaza para nosotros más que tener salud en exceso. El número de continuaciones es limitada pero no indicada por pantalla.

martes, 16 de septiembre de 2014

NINJYA KAGE

Este juego es sin duda uno de los juegos más curiosos, más cortos y quizás más desproporcionados mencionados hasta la fecha. Se llama Ninjya Kage, para MSX; contiene tan solo 3 niveles pero que se van repitiendo cada vez con mayor dificultad.
La pantalla de presentación es bastante curiosa; en vez de ver el nombre de los creadores o algún menú de navegación (o un simple pulsa “start” para empezar) en su lugar tenemos indicaciones del protagonista, enemigos, los potenciadores, el nombre de nuestras estrellas ninja... todo.

Tras comenzar y escuchar una voz quizás difícil de entender comenzará el nivel 1. Nosotros somos un ninja de color rojo que está en la parte inferior, pudiendo movernos lateralmente, arriba o abajo. En la parte superior veremos la cabeza de nuestros ninjas rivales: los azules; ellos asomarán la cabeza y dispararán algunas Shurikens contra nosotros.
Por nuestra parte haremos lo mismo, desplazándonos por pantalla y disparando estrellas ninja blancas (en contraposición con las suyas negras) en vertical o diagonal con el propósito de eliminar un total de 10 enemigos antes de que podamos acceder al segundo nivel, una vez logrado buscaremos por los laterales la entrada para pasar al nivel 2.

El nivel 2 nos ofrece un cambio radical en la dificultad. Para empezar los enemigos corretean a demasiada velocidad a varias distancias de nuestro protagonista, por lo que acertar a los enemigos es más una cuestión de suerte que de precisión. Cuanto más cerca están más pequeños son, haciendo que sea aún más difícil acertarles; para rematar los enemigos más lejanos están cubiertos por unas paredes que se mueven y bloquean nuestra visión sobre ellos.

Eliminar a un total de 10 enemigos no va a ser fácil, además tenemos que esquivar ataques en diagonal de los enemigos más alejados mientras que los más cercanos dejarán caer en vertical bolas negras (¿Bombas?); aparte de tener menos tiempo de esquiva, al ser los enemigos tan rápidos o estar ocultos hace que sus ataques sean mucho menos predecible que el primer nivel.
El tercer y último nivel resulta mucho más sencillo que este nivel 2 que hemos jugado. Lo primero que veremos es una especie de humo en el cielo (ya que estaremos en un tejado) que disparará shurikens hacia abajo y diagonal, pudiendo disparar unas pocas de esas estrellas o bastantes. Segundos después el ninja hará su aparición bajando en vertical con espada en mano para tratar de matarnos.

Los enemigos son mucho más predecibles que en el nivel 2, aunque debido a su número, que atacan en vertical y que sus estrellas ninja se van a ver peor en comparación con el entorno (algo que no sabría decir si es provocado o no) hará que este tercer nivel no sea sencillo.

Al igual que en anteriores niveles, eliminar a 15 de estos ninjas (también cuentan las nubes) para superar el nivel, y completar la primera vuelta del juego. Con ello veremos una segunda vuelta con una dificultad mayor, cómo por ejemplo añadirse enemigos corredores en el primer nivel y aumentar la agresividad de los otros dos niveles para que disparen más y más rápido).
Cómo todo buen juego que se precie no faltan los clásicos potenciadores. En la pantalla de inicio del juego podemos ver su listado en colores, aunque no sabremos bien lo que hacen hasta recogerlos. Normalmente suelen aparecer cuando llevamos cierto tiempo en algún nivel en concreto, siendo el nivel 2 donde probablemente lo veremos por primera vez.

Para empezar un efecto de humo aparece en la parte inferior del escenario; tras terminar veremos un dibujo (cómo los de la pantalla de inicio) de algún color. Al cogerlo se nos ofrecerá la posibilidad de un disparo muy continúo de color azul o disparar una grandísima cantidad de shurikens seguidas.

Otros potenciadores harán que disparemos en las 5 direcciones posibles (vertical, horizontal y diagonal) pero que debido a los límites del propio juego, nunca veremos más de un número determinado de disparos, así que si dejamos pulsado el botón de disparo acabaremos disparando solo en dos direcciones (esto pasa con los enemigos, en donde a veces no disparan sus 3 estrellas ninjas al superar el máximo de objetos permitidos en pantalla).
En definitiva; es un juego simple que está bien para un par de partidas rápidas y tratar de llegar un poco más lejos; algo nada fácil debido a la dificultad que aumenta de forma desproporcionada debido a que en el nivel 2 los enemigos se mueven tan rápidamente que te hace sentir que dependes más del azar que de tu propia puntería. 
RESUMEN:

Juego: Ninjya Kage

Género: Habilidad

Pros: Una idea sencilla pero resultona. En las repeticiones habrá nuevos enemigos y nuevos disparos por parte de ellos. Poderes especiales que aparecen cada cierto tiempo para ayudarnos a superar las zonas más difíciles.

Contras: El nivel 2 es una prueba más de suerte que de habilidad, ya que los enemigos se mueven demasiado rápido y algunos se ocultarán con el escenario, impidiendo verlos bien.