0010101001

Bienvenidos al "blog de un jugador". En él realizo descripciones detalladas de una buena variedad de videojuegos. Todas estas descripciones son obra propia y no copiadas de ningún sitio, aunque para ilustrar en algunos de ellos imágenes me he visto forzado a copiarlas de otro sitio.

sábado, 16 de agosto de 2014

WILD GUNS

Wild Guns, un juego de la SNES que mezcla las viejas historias del oeste con robots, androides y demás enemigos mecánicos; un juego corto y simple pero difícil de terminar, en el que hará falta habilidad y pericia para derrotar a todos los enemigos que nos van a plantear por pantalla.
Nada más empezar tenemos a dos personajes para elegir: Annie y Clint; aunque en un primer vistazo pueda parecer una mera excusa para elegir el género, en realidad cada uno de los personajes tienen algo que no tiene el otro. Annie salta más alto y por su lado Clint tiene un salto horizontal más amplio, algo que notaremos contra según que enemigos.

El método de disparo es muy simple. Nuestro personaje se mueve a ambos lados a la vez que se mueve nuestra mirilla. Presionando el botón de disparo abriremos fuego a donde estemos apuntando pudiendo mover la mirilla libremente mientras nuestro personaje queda firme en su posición normal, a menos que dejemos de disparar.

Contamos con un doble salto y, si presionamos el botón de disparo y de salto a la vez (podemos bien dejar uno pulsado previamente), haremos un salto lateral. Por último, pulsando el botón de disparo muchas veces seguidas usaremos el lazo, que sirve para paralizar a los enemigos durante unos segundos, algo útil contra enemigos grandes.
En la pantalla habrá numerosos enemigos, algunos salen desde detrás de objetos o ventanas y otros desde los laterales de la pantalla para finalmente disparar contra nosotros algún proyectil. Este proyectil se ve venir fácilmente y se esquiva moviéndonos lateralmente, saltando o incluso disparando contra esa bala; el propio juego nos avisa con un cartel de “Look Out” que una bala ha sido disparada para que podamos reaccionar a tiempo.

Otros enemigos tienen algún tipo de ametralladora cuyas balas no podemos ver, por lo que el único método de esquivarlo es situarnos lejos de ese enemigo; Aparte algunos misiles o dinamita que podemos recoger y lanzar contra ellos, así como usar el lazo contra nosotros, lo que nos dejaría paralizados y muy vulnerables.

Disparando contra enemigos pero sobretodo destruyendo balas se llenará un medidor indicado en el juego, si esta se llena gozaremos del arma definitiva: Una mezcla del poder destructivo del lanza granadas combinado con la velocidad de disparo de la ametralladora; su duración es limitada pero con ella seremos casi imparables.
Como último recurso tenemos la bomba; matará a todo lo que haya en pantalla (incluyendo balas), asegurando nuestra vida en unos segundos; Inicialmente solo contamos con dos, así que hay que utilizarlo en el momento más necesitado.

El objetivo, además de eliminar enemigos, es el de aguantar 80 segundos. Cada vez que un enemigo (sea humano o robótico) es eliminado, el marcador del tiempo desciende en 1 segundo, por lo que cuantos más enemigos eliminemos antes llegaremos al guardián que nos separa de la siguiente zona.

Este guardián hará las veces de mini jefe; siendo muy resistente y ocasionalmente ayudado por otros soldados. Así tenemos a un robot alto, a un pequeño personaje algo cobardita pero muy rápido o a un vaquero robótico de resistencia y movilidad a partes iguales.
Tras superar este pequeño desafío alcanzaremos un segundo escenario, en donde los enemigos y el mini jefe del final serán distintos, derrotándolos nos toparemos en un tercer y último escenario en donde el jefe final del nivel nos aguarda: Un robot gigante que a duras penas cabe en la pantalla y que no le haremos daño en según que zonas le disparemos.

Para ayudarnos a lo largo de los niveles así cómo con los distintos jefes, aparecerá en pantalla un robot portando un arma especial. Si lo destruimos y disparamos al arma gozaremos, durante un número de balas determinado, de otras armas de fuego tales como una ametralladora con mayor velocidad de disparo; o de un lanzagranadas lento pero potente entre otras. En ocasiones el arma será un misterio, pudiendo tocarnos alguna al azar, incluyendo un arma completamente inútil que entorpecerá nuestro avance.

Una vez que hayamos superado el primer nivel veremos algo curioso, y es que podemos elegir cual será nuestro siguiente nivel de entre cuatro, contando cada uno con una recompensa en puntos. Esto no solo cambiará el orden en el que los jugamos sino su dificultad. Evidentemente el último nivel “oficial” de todos tiene una dificultad base, por lo que aún jugándolo el primero va a ser más difícil que si hubiéramos empezado por el primer nivel “oficial”.
La agresividad, velocidad y disparos de los enemigos va a cambiar, así como los jefes. Por ejemplo, el jefe del segundo nivel es un tanque que lanza llamaradas y misiles. Si lo confrontamos el primero disparará una llamarada a izquierda y derecha, se detendrá unos segundos y disparará otra llamarada o misiles y volverá a esperar varios segundos.

Si esperamos a jugar este nivel el último hará varias pasadas seguidas del lanzallamas y, cuando termine de hacerlo, disparará casi de inmediato con los misiles, sin apenas esperar, por lo que este jefe puede volverse bastante difícil (Algo similar va a ocurrir con soldados u otros mini jefes).

Superado estos 4 niveles entraremos en la zona final, la más difícil y en donde podemos morir nuestras vidas. Si así es podemos comenzar de nuevo desde el último nivel en donde hayamos muerto. Completar esta pantalla dará por terminado el juego.
Entre medias tenemos algunos niveles de bonificación, desde forajidos de cartón a barriles o insectos voladores. Solo tendremos acceso si no nos matan por el camino todas las vidas, y servirá de incentivo para alguna vida extra y, por que no, descansar un poco y disparar sabiendo que no nos harán daño.

Para dos jugadores tenemos, aparte del modo cooperativo un modo de enfrentamiento basado en los niveles de bonificación; al final se sumarán los puntos y el que tenga más será el ganador, no tiene más. La IA puede formar parte de este enfrentamiento, aunque en el caso de jugar a dos jugadores el modo de juego original siempre es el mejor. 

RESUMEN:

Juego: Wild Guns

Género: Cabal Shooter.

Pros: Dos personajes a elegir con características diferentes que se van a notar a la hora de jugar. Poder superar los niveles en distinto orden si así lo queremos (excepto el primer y último nivel); Aunque algunos minijefes se repitan, lo harán en distintas circunstancias, ya sea acompañados de elementos del escenario u otros enemigos.

sábado, 9 de agosto de 2014

THE LION KING

Mufasa, Simba, Timbón, Pumba, Scar... todos nombres más que conocidos, y es que el juego del que voy a comentar es el Rey León, un buen juego de Megadrive que utiliza muchos elementos de la película reunidos en un juego que mezcla plataformas, habilidad, alguna que otra carrera y una dificultad endiablada.
El primer nivel del juego un simple escenario en el que manejamos al pequeño Simba recorriendo zonas verdosas y rocosas con un puñado de enemigos pequeños que se interpondrán en nuestro camino. Para empezar unos lagartos de lengua larga a los que podemos rugir, algo que tendrá un efecto casi tan inútil cómo en la película, si bien saltándoles encima los eliminaremos.

Escarabajos azules también son eliminados de la misma manera, aunque estos explotarán al cabo de un par de segundos dañándonos si nos quedamos cerca; por otro lado los erizos son más peligrosos, ya que (obviamente) saltando encima de ellos se nos clavarán sus púas. Usando el rugido en su máxima potencia podemos derribarlos para luego saltar encima.
En si el nivel no tiene mucho más; algunos salientes, saltos precisos, bonificaciones, aumentos de nuestra salud máxima y rugido, tal vez alguna vida extra y un punto de control del que saldremos en caso de morir una vida, algo que en este juego va a ocurrir más a menudo de lo que creemos.

Una vez llegado al final del nivel nos toparemos con lo que podría a ser un jefe, una de las tan conocidas hienas aparece para darnos alguna que otra dentellada para eliminar nuestra salud y vida. Puesto que no dejamos de ser un pequeño leoncito y no podemos rivalizar con la fuerza bruta de la hiena, debemos usar la cabeza y esperar al momento adecuado para saltar encima de ella, eliminándola y superando así el nivel.

Nada más comenzar el segundo nivel reconoceremos sin ninguna duda el tema “Yo voy a ser rey León” (“Can't wait to be king”). Con un escenario altamente reconocible en donde hipopótamos, jirafas y monos van a ser los pilares así cómo un avestruz, el cual formará parte en una de las partes más crueles para el jugador novato.
En un principio el juego es generoso, la primera jirafa servirá de plataforma para que al posarnos veamos cómo al cabo de un par de segundos esta alza la cabeza dejándonos caer en un sitio seguro. Posteriores jirafas nos tirarán directos al mar perdiendo directamente una vida. Por su lado podemos usar a los hipopótamos cómo plataformas de apoyo o agarrarnos a sus rabos móviles mientras nos balanceamos tratando de no caer al líquido elemento.

Un puñado de monos de dos colores hará su aparición. Los azules nos lanzarán a sitios prefijados mientras que los rosados tienen 2 posiciones a cambiar usando nuestro rugido; a modo de pequeño puzzle plataformero necesitamos descubrir la combinación adecuada. Al hacerlo bien avanzaremos un poco más y terminaremos en uno de las múltiples franjas del avestruz; el gran peligro mortal.

El avestruz empezará a correr automáticamente hacia la derecha. Una flecha hacia abajo indicará que pulsemos en esa dirección, de ese modo tanto el avestruz cómo Simba agacharán sus cabezas y evitaremos un nido (chocarnos nos matará una vida instantáneamente). Una flecha hacia arriba significa que debemos saltar y una doble flecha que debemos hacer un doble salto con una precisión impecable. Pasarnos o quedarnos cortos y nuestro avestruz o el propio Simba recibirán un golpe y perderemos una vida... ¡Además luego ya no habrá flechas indicadoras!
Si hemos conseguido superar este nivel llegaremos a uno que nos pondrá aún más a prueba. El cementerio de elefantes, lleno de hienas (las mismas que hacían las veces de jefe en el nivel 1), no va a ser fácil lidiar con estos peligrosos enemigos que pueden salir a pares a la vez que buitres nos acechan. El juego no tiene piedad del jugador...

Me detengo temporalmente para hablar sobre el siguiente nivel, y es que la estampida es un nivel memorable en el que vemos a un pequeño e indefenso Simba corriendo por salvar su vida mientras una manada de ñus nos persigue. Si alguno nos alcanza, vida menos, así de simple y así de cruel.

En la pantalla veremos a Simba de frente y a la manada al fondo. Ocasionalmente alguno de ellos se acercará a la pantalla; nosotros nos moveremos a ambos lados tratando de evitar el fatal desenlace. Pronto los ñus empezarán a avanzar contra nosotros de dos en dos o mezclando unos de movimiento rápido y otros más lento.
Por si fuera poco, piedras saldrán por delante de la pantalla, con una ligera indicación de la piedra que va a salir parpadeando antes de aparecer finalmente por pantalla; por suerte tropezar con alguno tan solo nos quitará algo de salud, pero pronto las piedras saldrán varias seguidas o con una interrogación, por lo que ni siquiera sabremos por donde aparecerá.

El resto de niveles son también únicos, aunque todos sean al estilo plataformero; no equivocarse, ya que rocas que nos matan de un solo golpe o troncos en una cascada en la cual nos sentimos incapaces de subir así como un gorila que parece moverse de manera aleatoria nos harán fosfatina.

Por ello voy a pararme en Simba de adulto en su regreso para recuperar su reino. Ahora es mayor, tiene más fuerza, un rugido más potente y garras con las que luchar contra los enemigos: Las panteras son relativamente fáciles; podemos darles zarpazos hasta que mueran o tratar de saltarles encima para inmovilizarlas mientras las golpeamos mientras por su parte ellas intentarán arañarnos a nosotros.
Las hienas también aparecerán y aunque su comportamiento no cambie, van a seguir siendo peligrosas ya que son ágiles y no siempre el escenario está de nuestra parte. El rugido puede ayudarnos ya que dejará aturdidos a las panteras dependiendo de cuanto medidor de rugido tengamos.

El número de enemigos va a ascender notablemente: monos que nos tirarán piedras a mala idea para hacernos daño; panteras que parecen infinitas, ríos de lava ardiendo así como goteras dañinas son algunos de los peligros que toparemos en nuestro camino de adulto hasta finalmente toparnos con Scar, el gran archienemigo de la película así cómo del juego, un rival que no será fácil de derrotar y contra el que hace falta algo más que fuerza bruta para vencerlo.

Cómo ayuda podríamos pensar en jugar al juego en nivel fácil, ya que viene la opción; pero no nos engañemos, el juego seguirá destrozándonos, ya que si bien en nivel fácil enemigos como las hienas y buitres reciben menos daño y ahora tendremos un total de 9 vidas, será igual de fácil seguir muriendo una y otra vez en todas esas zonas peligrosas. Obviamente tener más vidas nos dará más posibilidades de intentarlo más veces y, con suficiente práctica y tenacidad, superar los distintos niveles con mayor facilidad; también contaremos con más continuaciones que en nivel normal.
En definitiva, un juego de buena calidad ya que los controles y los niveles son correctos recordando la película y usando una banda sonora acorde al escenario (aunque la música “be prepared” es utilizada para el cementerio de elefantes aún cuando más adelante un nivel se titula “be prepared”); sin embargo la alta dificultad y la crueldad que tiene el juego ante el jugador hará que este sea un hueso duro de roer. Hará falta mucha paciencia y aguantar bien la frustración para alcanzar la grandeza de ser el rey león.

RESUMEN:

Juego: The lion King

Género: Plataforma.

Pros: Suficiente variedad en los niveles, con algunas cosas curiosas cómo la estampida. Niveles con referencias a la película, utilizando algunas de las canciones para el juego. Buena jugabilidad y un reto constante en cada pantalla y zona.

Contras: Algunas partes se sienten como un muro, ya que de un nivel fácil en el que podemos cometer varios errores antes de morir una vida pasamos a un nivel en el que un desliz nos matará directamente.

viernes, 1 de agosto de 2014

SHOVEL KNIGHT

El juego que nos ocupa hoy se llama Shovel Knight, un juego que visualmente luce cómo un juego de Nes cualquiera, pero que en realidad es un juego de ordenador diseñado para que se vea y tenga la misma jugabilidad que juegos clásicos de la consola de Nintendo.
Empezamos el juego listo para la acción. La historia viene a relatar las peripecias de “Shovel Knight” y “Shield Knight” (pala y escudo respectivamente) luchando contra las fuerzas del mal, pero un aciago día ambos caballeros entraron en una torre maldita, sólo el caballero de la pala salió ileso, y ahora el mal está invadiendo el mundo.

Pronto tendremos el control del personaje, manejado con dos simples botones (modificables en el menú); simplemente tenemos los clásicos botones de movimiento y un par de acción: Golpear y saltar. Con esto sabemos todo lo más básico, pero con el tiempo aprenderemos nuevos movimientos y formas de combatir.

Puesto que es un juego de plataformas a la antigua usanza no hay mucho que indagar: Avanzar hacia la derecha golpeando a algún que otro enemigo y recogiendo monedas y joyas para aumentar nuestro botín personal, algo que servirá más adelante.
Algo que destaca y que es de agradecer es la ausencia de tutoriales: Con saber cómo movernos y ambos botones ya sabremos jugar, y puesto que ser golpeados por un enemigo no nos matará al instante tenemos todo el tiempo del mundo para saber que saltándoles encima no les hacemos daño pero si lo haremos usando nuestra pala cual espada.

Por el camino nos toparemos con algún punto de guardado, por lo que si morimos podemos resucitar en este punto, y es que no tenemos límite de vidas; podemos morir todas las veces que queramos con un único castigo por ello: 3 bolsas con parte de nuestro oro se quedarán en el lugar. Podemos recuperarlas pero si morimos una vez más antes de eso las habremos perdido para siempre.

Aún con esto el juego no tiene un nivel de dificultad o frustración enorme; tan solo necesitamos golpear a los enemigos correctamente o esquivarlos, lo que no quita que resbalemos y caigamos en algún barranco muriendo al instante (o por ser golpeados el impulso nos lance a dicha muerte).
Claro está, los niveles han sido diseñados para que podamos ver a los enemigos y su comportamiento el tiempo suficiente para poder afirmar que si estos nos golpean es culpa nuestra. O bien su movimiento es lento o bien están situados en alguna plataforma alejada, por lo que podemos ver cómo se mueve o lo que dispara mucho antes de toparnos con ellos y, de este modo, cuando el mismo enemigo aparezca en un futuro estará en zonas más peligrosas.

Pronto aprenderemos por nuestra cuenta un nuevo tipo de ataque, y es que si mientras estamos saltando pulsamos hacia abajo colocaremos la pala en dicha dirección y golpearemos a enemigos u otros objetos; Puesto que el juego nos plantea el tener que usar esto para avanzar será algo que aprenderemos por nuestros medios y que será muy útil para algunos enemigos.

Del mismo modo podemos toparnos con un tipo de piedra que al golpearlo se destruyen todas las piedras adyacentes. La primera vez que veamos esto será en un entorno controlado en donde no podamos morir o los enemigos estén del otro lado y sean lentos. Con la idea aprendida nos pondrán estas piedras en zonas con enemigos más peligrosos o incluso con un barranco; pero nosotros de antemano ya sabemos lo que pasará si golpeamos sin querer dichas piedras.
Tras superar un primer escenario veremos el mapa del lugar; allí veremos un poblado en donde hablar con la gente (aquí si veremos una indicación de la tecla para hablar con la gente); algunos nos ofrecerán recompensas por encontrar piezas musicales del juego mientras que hay un par de tiendas para aumentar nuestros puntos de vida y maná máximos.

Otra tienda situada bajo tierra nos ofrece magia (el juego nos da una corta indicación de cómo se utiliza la magia), así cómo copas que en un principio no tendremos muy claro para que son. Así por ejemplo tenemos la magia de pescar, que si lo usamos en los barrancos del juego podemos atrapar un pez que rellenará un poco nuestra salud; aunque para esto debemos usar “maná” indicado con unas botellas azules.

Una vez salido de la ciudad podemos optar por un par de caminos indicados con una “Q”. Cada “Q” representa un tipo de escenario (con una temática única) protegido con un jefe final. Solo derrotando a ambos desbloquearemos el paso a siguientes partes del mapa y así hasta que lleguemos al final del todo.
Por el camino (y muchas veces en rincones ocultos) descubriremos mucha variedad de magias, cada una gastando distintas cantidades de maná (que se pueden recuperar por el camino) siempre que tengamos dinero para comprarlas. A menudo estarán ocultas así que solo los más exploradores sacarán el máximo partido a esto.

El juego en si es simple, pero los enemigos irán variando y siempre habrá algún tipo de mecánica o escenario nuevo que nos planteará nuevos retos y peligros, tal cómo oscuridad o fuentes vendavales (combinados con pinchos o barrancos mortales, colocados a mala idea).

Pronto veremos a cierto tipo de personajes que empezarán a pulular por el mapa; algunos representan un monstruo y viene a ser un pequeño nivel de bonificación en donde hay algunos enemigos y trampas pero en su mayoría hay joyas para aumentar nuestros beneficios. Otras veces son otros personajes que no forman parte del enemigo pero que por una razón u otra terminarán combatiendo contra nosotros, ganando un buen premio por vencerles.
El juego contiene más niveles y más peligrosos, alguna tienda a mayores donde comprar otro tipo de armadura (que no necesariamente mejor) y algunos eventos que ocurren cuando menos lo esperas. Si bien el juego no es especialmente largo, si que es frenético, y querremos tomarnos nuestro tiempo cada vez que derrotemos a un jefe tras sudar la gota gorda.

Si ya hemos completado el juego el juego nos ofrece la oportunidad de empezar de nuevo reutilizando todo lo que habíamos conseguido durante la partida. Esta segunda vuelta va a ser mucho más difícil ya que los enemigos harán más daño, la comida para recuperar salud se ha sustituido por bombas explosivas y se han retirado algunos puntos de guardado, por lo que donde había cuatro o cinco ahora tan solo habrá un par de ellos, haciendo que debamos retroceder mucho más en caso de morir.

RESUMEN:

Juego: Shovel Knight

Género: Acción y aventura.

Pros: Una buena jugabilidad, mezclando partes de habilidad con enemigos a derrotar. El propio juego nos enseña lo que tiene a base de experimentar por nosotros mismos en entornos controlados en vez de mostrarnos tutoriales. Tiendas donde comprar mejoras de salud y magia así cómo nuevos ataques y armaduras. Algunos guiños o cosas que nos recordarán a otros juegos de Nintendo.

Contras: La batalla final del  juego no resulta todo lo difícil que se podría esperar para una batalla final (comparando con la dificultad de algunos fragmentos anteriores).