0010101001

Bienvenidos al "blog de un jugador". En él realizo descripciones detalladas de una buena variedad de videojuegos. Todas estas descripciones son obra propia y no copiadas de ningún sitio, aunque para ilustrar en algunos de ellos imágenes me he visto forzado a copiarlas de otro sitio.

miércoles, 3 de febrero de 2016

THE CURSE OF ISSYOS

El siguiente juego, creado por Locomalito, es el llamado The Curse of Issyos, que se inspira en otros juegos tales como Vampire Killer, Rastan y Ninja Gaiden entre otros.
La historia comienza con un pescador en su barco en mitad del mar. La Diosa Atenea habla con el hombre para que regrese rápidamente, pues la isla donde reside ha sido maldita por los Dioses del Olimpo. La hija de Defkalion (el nombre del protagonista), corre peligro, así que decide regresar lo más rápidamente posible.

Tal cual ya tenemos el control de nuestro personaje con un manejo bastante sencillo. Además de los distintos botones de dirección tenemos tres acciones a realizar. Una para golpear con nuestra espada, otra para saltar y un tercero en el que pulsando arriba + golpear usaremos nuestro arco para lanzar una flecha en la dirección que estemos mirando (tan sólo derecha o izquierda).

Caminando por el escenario aparecerán los primeros enemigos, unos lagartos humanoides que llevan una espada y se mueven a derecha e izquierda con malas intenciones. Con un mero golpe de nuestra espada o disparando una flecha acabaremos con ellos fácilmente.
Obviamente usando flechas mataremos a enemigos que estén lejos de nosotros sin correr el riesgo de ser golpeados, pero el número de flechas es limitado. Debemos emplearlas en los momentos más oportunos o, si algún enemigo en concreto se nos atraviesa, usarlas contra él.

Iremos conociendo más enemigos a lo largo del juego. Algunos son esqueletos con espadas y escudos que pueden bloquear alguno de nuestros ataques, o toparnos con escorpiones contra los que debemos agacharnos si queremos eliminarles, aguantando varios golpes.

Nosotros contamos con una barra de salud dividida en rectángulos. Según que tipo de enemigo o proyectil perderemos uno o más puntos de salud. Obviamente perderlos todos nos hará morir una vida, empezando de nuevo la pantalla donde estuviéramos.
A lo largo de los escenarios nos encontraremos con objetos que nos van a ayudar en la aventura. Por ejemplo distintos tipos de comida que recuperarán una cantidad de salud perdida dependiendo de la comida en cuestión. Flechas extra que se añadirán al inventario, monedas y bolsas repletas de oro y el punto más importante que modificará la jugabilidad del juego: La lanza.

La lanza no es sólo un añadido, ya que el juego presenta la espada (empezando con ella por defecto) y la lanza como dos armas, en donde debemos elegir la que más nos convenga o que creamos que es mejor para nosotros.

La lanza tiene un alcance mucho mayor que la espada pero cómo contraparte es más lenta de usar. Un arma ideal cuando nos enfrentemos a enemigos de poco aguante o que se muevan de forma aleatoria para eliminarlos desde cierta distancia sin correr riesgos innecesarios. La espada nos vendrá mejor cuando nos enfrentemos a enemigos con mucho aguante y más estáticos, pues los eliminaremos mucho más rápido sin darles tiempo a que ataquen.
Al final de unas pocas pantallas es la lucha contra el primer jefe final. Un cíclope con un patrón de movimiento relativamente sencillo de aprender, pero que en nuestra primera partida no estamos exentos de llevarnos alguno que otro golpe antes de que seamos capaces de esquivar sus ataques satisfactoriamente.

Ahí saltaremos al mapa del juego en donde elegiremos a donde queremos ir a continuación. En un principio no habrá más que una opción, que es ir al nivel 2 del juego en donde nos toparemos con un escenario mucho menos lineal.

Mientras que el nivel 1 consiste en ir de izquierda a derecha saltando en esta o aquella plataforma, el nivel 2 trata sobre buscar 3 llaves para abrir la salida del nivel. Las llaves están repartidas por el escenario, y no todas se consiguen por tan sólo avanzar hacia la derecha.

Conseguidas las tres llaves (que en cada partida o vida estarán en distintos sitios) tendremos acceso a la habitación del jefe final con un nuevo combate. Puesto que los enemigos reaparecen al abandonar la pantalla, el juego nos ofrece una ayuda: la armadura.
Ofreciéndola cómo un regalo nos la equipamos, dotando a nuestro personaje con un casco y un escudo que ofrece una gran ventaja. Para empezar, los golpes de los distintos peligros nos hacen mucho menos daño, y por otro si nos agachamos el escudo que portamos puede bloquear algunos proyectiles enemigos como flechas o dagas, aunque no todos pueden ser bloqueados.

Superando el nivel 2 (y derrotando al jefe de dicho nivel) ya es cuando tenemos un poco más de libertad, pudiendo elegir entre 3 zonas. Una de ellas es un mero nivel de transición en el que encontraremos un tipo único de escenario y enemigos, corto pero con un buen premio.

Otra de las opciones es la de visitar la tienda en el juego. Todas las monedas y sacos que hemos recogido no son meros puntos, sino que ahora, al visitar la tienda, podemos intercambiarlo por distintos objetos por un precio. Quizás algo de comida para asegurarnos que no nos matan al entrar en un nuevo nivel, algunas flechas extras porque las usamos todas o una poción roja que aumentará la salud total máxima.
El resto de los niveles, a nivel de mecánicas, serán iguales. La mayoría son escenarios lineales pero nos toparemos con otro nivel de encontrar llaves para poder avanzar. Los enemigos cada vez serán más peligrosos y habrá trampas mortales cómo fosos de lava que nos matarán si caemos dentro.

Estas trampas son uno de los mayores para nuestras vidas, y es que cuando un enemigo nos golpea nuestro personaje es impulsado hacia atrás. Si la zona no es muy grande o se nos ocurre saltar el golpe nos empujará fuera de la plataforma directamente sobre la lava, matándonos una vida por un mero error.

A mayores el juego cuenta con dos finales, siendo parecidos pero que para encontrar el verdadero debemos acceder a una habitación del juego. No está oculta, pero conseguir los requisitos para poder entrar puede ser bastante difícil.
En general estamos ante un juego bastante lleno en la acción y, quitando los golpes que nos empujan directamente contra la lava mortal, no hay enemigos que sean imposibles de vencer. Quizás no seamos capaces de derrotar a algún jefe por llevar la lanza, pero sí con la espada, o quizás gastaremos 40 flechas para matar a un jefe ya que nos cuesta de otro modo.

En cualquiera de los dados, el juego nos ofrece la posibilidad de utilizar las distintas armas y flechas a nuestro antojo. Aún con esto no conviene ahorrar flechas sólo por ahorrar, ya que morir un continúe reiniciará el número de flechas y monedas del inventario, pero no así la salud extra que hayamos recogido o comprado.

RESUMEN:

Juego: The Curse of Issyos

Género: Acción y plataformas.

Pros: Cada nivel tiene una temática y unos enemigos propios, repitiéndose algunos tan sólo ocasionalmente. Dos armas que modifican la jugabilidad: La espada, rápida pero corta y la lanza, más alcance pero lenta. Algunas tiendas que podemos visitar al momento o bien podemos esperar y antes superar alguno de los niveles para reunir mayor dinero pudiendo comprar algo útil.

Contras: Al ser golpeado por un enemigo nuestro personaje será empujado hacia atrás, algo no demasiado importante en la mayoría del juego, pero mortal en las zonas con muerte instantánea (barracos, lava...) perdiendo una vida sin importar cuanta salud tuviéramos.

viernes, 22 de enero de 2016

CLOCK TOWER 3

El juego del que voy a tratar se llama Clock Tower 3 de la ps2. Un survival horror en el que resolveremos puzzles a la vez que escapamos de los múltiples peligros que nos acechan.
La imagen pertenece a ign
La historia comienza con la joven Alyssa Hamilton, de 14 años de edad que se encuentra en estos momentos en un orfanato por deseo de su madre. En una carta le pide que se quede ahí temporalmente y que no regrese a la casa ya que corre peligro. Sin embargo Alyssa se preocupa por su madre y decide regresar.

La mansión donde vive su madre es un gran edificio en el que también hay más inquilinos. Alyssa busca a su madre por la casa pero todo lo que encuentra es un hombre escalofriante que parece que la estuviera esperando.

Lo primero será explorar la mansión, o al menos las habitaciones a las que podamos acceder. El modo de moverse es muy similar a otros juegos de Capcom que utiliza una cámara fija en un punto en concreto y que no podemos mover a voluntad.
La imagen pertenece a ign
Esto dará pie a ciertos problemas al movernos por el escenario, y es que si pulsamos la palanca hacia arriba y cambiamos de “pantalla” es muy posible que hagamos correr a Alyssa en la dirección opuesta a la que quisiéramos.

En un principio hay dos elementos con los que podemos interactuar. Uno es un libro para guardar el progreso y el otro es un jarrón que contiene agua bendita, que usaremos para llenar una pequeña botella en cuanto la consigamos.

Explorando la mansión encontraremos nuestra propia habitación y alguna que otra entrada secreta. Lograremos la botella que podemos llenar con agua bendita para atravesar una puerta que está sellada mágicamente.

Una vez que hayamos hecho lo principal, Alyssa aparecerá en un mundo extraño, más concretamente al pasado en la época de la segunda guerra mundial. Debemos explorar este nuevo mundo y descubrir que es lo que está pasando.
La imagen pertenece a ign
Pronto aparecerá un monstruoso enemigo, un hombre amorfo llevando un martillo gigante que busca matarnos. Alyssa es demasiado joven para luchar contra un enemigo de tales magnitudes, así que lo único que podemos hacer para librarnos de esta amenaza es escondernos en algunas zonas que el juego dispone para nosotros.

En lugar de un medidor de salud tenemos un medidor de pánico. Cada vez que el enemigo aparece de la nada o algo extraño ocurre a nuestro alrededor dicho medidor aumentará un poco. Si el enemigo es capaz de golpearnos o simplemente de acercarse demasiado a nosotros el medidor de pánico aumentará notablemente.

Si la barra aumenta hasta alcanzar el máximo Alyssa entrará en el modo pánico, impidiendo usar lugares para escondernos (al estar demasiado alterada) y correrá haciendo grandes aspavientos con los brazos y piernas, dándonos la sensación de que puede tropezar y caerse en cualquier momento.

S bien no llega a caerse lo que si va a pasar es que en algunos momentos la chica se detenga, muerta de miedo y con las piernas temblando. Esto es muy peligroso, y es que si nuestro medidor de pánico está al máximo y recibimos un ataque más de nuestro enemigo la partida se habrá acabado para nosotros.
La imagen pertenece a ign
Para ayudarnos podemos utilizar algunos objetos que recogeremos por los escenarios, cómo por ejemplo el agua de lavanda con el que podemos reducir dicha barra para evitar entrar en el estado tan peligroso de pánico o un anillo invisible para evitar que el enemigo nos vea durante un corto periodo de tiempo.

Por otro lado el agua bendita puede ser usada para lanzarlo a la cara de nuestro perseguidor, dándonos algunos segundos de margen para poder escapar y, con suerte, escondernos en alguna zona hasta que se vaya.

Escondernos nos librará del enemigo, al menos temporalmente, ya que cuando menos lo esperemos volverá, haciendo que la resolución de algunos puzzles (recoger un objeto y usarlo en un sitio en concreto) sea algo complicado. No resulta nada sencillo intentar buscar esa hendidura donde encajaría la llave que hemos recogido si tenemos un enemigo que nos acosa continuamente.
La imagen pertenece a ign
Además, la cámara del juego va a ser un incordio constante, básicamente por algunos cambios bruscos en los que íbamos corriendo con Alyssa hacia la izquierda y, debido la nueva posición del escenario haremos que Alyssa corra en otra dirección, quizás tirándonos encima del enemigo sin que lo quisiéramos.

Por otro lado, el sonido del enemigo presente o gritando nuestro nombre mientras que no tenemos ningún control sobre la cámara (y por lo tanto no sabremos exactamente donde está el enemigo) será algo que nos pondrá nervioso.

Al final el juego dará un vuelco, y es que de pronto Alyssa empezará a usar un arco cambiando el juego de sobrevivir escapando o usando el ingenio para evitar al enemigo a combatir al enemigo usando un arco y flechas, aunque dista mucho de considerarse mínimamente cerca de un “beat em up”.
La imagen pertenece a ign
Para combatir pulsaremos y dejaremos pulsado el botón de nuestro mando para que Alyssa empiece a cargar una flecha mágica. A mayor tiempo mayor fuerza tendrá, aunque no podemos movernos ni modificar la trayectoria del disparo. Está en nuestra mano utilizar el entorno para entorpecer al enemigo y darnos así más tiempo para acertar con un disparo potente.

Cuando el enemigo ha perdido la suficiente salud (o le hemos golpeado con 3 flechas altamente cargadas, las cuales atarán al enemigo impidiéndole mover) Alyssa hará un último disparo con el que destruiremos al enemigo y haremos que unos fantasmas encuentren el descanso eterno.

Tras haber superado este peligro volveremos a la mansión, descubriendo que pertenecemos a un linaje llamado “Rooder”, cuyas adolescentes combaten contra monstruos llamados “Entes”. Un hombre quiere hacer el ritual del compromiso, sacrificando la vida de Alyssa, aunque en un principio no sabemos muy bien por qué ni cómo piensa hacerlo.

Alyssa, ahora que conoce su linaje y que sabe que tiene poderes especiales para luchar contra los Entes, viajará a diversos lugares y se enfrentará a varios Entes, todos encarnados en asesinos en serie con un buen número de victimas asesinadas a cada cual de manera más horrenda.
La imagen pertenece a ign
Si bien el juego en si no tiene mucha más variedad que lo ya dicho, la aparición de los enemigos siempre nos pondrá de los nervios, ya que aunque este grite de nuestro nombre o la música cambie, no siempre será tan clemente con nosotros apareciendo de la nada dándonos un susto.

El uso de objetos, lugares de escondida y algunos puntos de acción (que sólo pueden usarse una vez) nos facilitarán el evitar a estos asesinos. Sin embargo si no tenemos el puzzle demasiado claro y nos vemos obligado a dar vueltas alrededor de los escenarios los enemigos nos seguirán acosando una y otra vez, a veces sin el suficiente tiempo cómo para poder probar algo en concreto.

Los puzzles cómo tal son bastante simples, a menudo es usar un objeto en una rendija o una llave con una puerta, con pequeñas variaciones. Por otro lado va a resultar muy difícil tratar de buscar la rendija cuando un enemigo con un martillo de gran tamaño nos está acosando continuamente.

RESUMEN:

Juego: Clock Tower 3

Género: Survival Horror

Pros: El acoso de los enemigos, si bien es constante y suele ir precedido de sonidos o música, a veces aparecen de la nada asustando al jugador. Algunos escenarios pueden poner los pelos de punta. La jugabilidad y los puzzles son bastantes sencillos, con la única complicación de ser molestado constantemente por el enemigo de turno.

Contras: Cuando nos escondamos de un enemigo este desaparecerá tan sólo temporalmente; desgraciadamente el tiempo que nos conceden antes de volver a aparecer es muy poco, impidiéndonos explorar una pared con un puzzle relativamente sencillo pero que no podremos al estar demasiado ocupado tratando de evitar ser asesinado.

miércoles, 13 de enero de 2016

GUILD OF DUNGEONEERING

El juego del que voy a tratar es toda una curiosidad, ya que mezcla la exploración de mazmorras con la ingeniería de construirlas. Guild of Dungeoneering es una mezcla de juego de mazmorras y cartas con un planteamiento peculiar.
Todo empieza con nuestro castillo principal, compuesto por un único cuadrado. El juego nos dirá que debemos expandirlo, y lo haremos poniendo un gremio de aventureros, siendo la clase “Chump” (Una persona un poco estúpida) cómo nuestro primer y único aventurero.

Ahora vamos a explorar, entrando en el mapa principal y accediendo a la mazmorra a explorar. El escenario se va a presentar de un modo curioso, y es que el lugar parece cómo si hubiera sido dibujado usando un lapicero, con unos fragmentos de escenario y algún que otro enemigo o tesoro por ahí.

Comienza el turno recibiendo 5 cartas que son las que usaremos para controlar a nuestro aventurero, ya que no tenemos un control directo sobre él, sino que se moverá de forma autómata según lo que hagamos o los enemigos o tesoros que haya. Este primer turno lo hará el juego por nosotros, mostrándonos lo más básico: Poner una carta de una sala, añadir un enemigo y una moneda en dichas sala.

Una vez puestas esas tres cartas, nuestro aventurero caminará directamente contra el enemigo, no sólo porque quiere luchar, sino porque además le hemos tentado con un tesoro. Ahora el combate por cartas entre ambos personajes comienza.
Con una baraja preestablecida (tanto para nosotros cómo para el monstruo contra el que luchamos) debemos reducir los puntos de vida y proteger los nuestros. Para ello robaremos 3 cartas y el juego mostrará la carta que nuestro enemigo va a usar a continuación.

Las cartas son bastantes simples; en ellas vienen una serie de dibujos que indican los efectos que tendrán. Aunque hay mucha variedad y combinaciones, a duras penas habrá más de 8 símbolos a tener en cuenta.

Por un lado, una estrella roja con un puño incrustado indicará un daño físico. A más estrellas tenga la carta más daño físico hará. Un escudo rojo con el mismo puño indica defensa, usándose para bloquear ataques enemigos. Una estrella y un escudo de color azul con el dibujo de una bola de fuego incrustado harán lo mismo para el daño mágico, así que si el enemigo emplea defensa mágica pero nosotros usamos ataques físicos ganaremos fácilmente la batalla.

Otros símbolos significan recuperar salud, ser un ataque que no se pueda bloquear o robar una carta extra, teniendo así 4 en la mano y que durará hasta el final del combate. Aparte de esto obviamente se combinarán, cómo una carta para hacer un punto de daño mágico y a la vez aumentar un punto de vida, o bien un ataque físico y, si no fue bloqueado, robar 1 carta extra.
Una vez que el enemigo haya sido vencido, nuestro aventurero ganará un objeto de entre varios que podemos elegirle. Algunos aumentarán simplemente nuestra salud en un punto, nos ofrecerá alguna habilidad pasiva como empezar los combates con una carta extra a mayores en la mano o lo que suele ser más común: añadir una serie de cartas nuevas para nuestra pequeña baraja.

Así, podemos hacernos con una nueva carta que haga dos de daño físico sin que el enemigo pueda bloquearlo, o quizás alguna carta que aumente en dos puntos de vida nuestra salud al usarla. Hay que tener mucho cuidado, y es que algunos objetos pueden ofrecernos cartas buenas pero a cambio una carta del tipo “estúpido” que no tiene ningún efecto.

Si bien al tener 3 cartas en nuestra mano basta con evitar usar esa (al no tener efecto alguno en el combate), eso significa que nos limitará un poco las opciones. En el caso de un enemigo utilizar cartas que nos hagan descartarnos de la nuestra, las opciones serán mucho menos aún.

No sólo hemos logrado un nuevo objeto, sino que nuestro aventurero ha ganado un nivel, ofreciéndole un punto de vida extra. Ahora lo único que resta es completar el objetivo, que dependerá de la misión y de la mazmorra.
Todas las mazmorras tienen uno o varios objetos, siendo normalmente el primero derrotar a un número determinado de monstruos (pudiendo ser los que han sido puestos en el juego o que podamos añadir nosotros), alcanzar una posición en concreto (para la que usaremos nuestras cartas de salas y corredores), o bien derrotar a un jefe que está en una posición en concreto o que atacará cuando hayan pasado una serie de turnos.

Cuando visitemos otra mazmorra (o hagamos la siguiente misión de la misma mazmorra) usaremos de nuevo a nuestro aventurero que empezará cómo si fuera una partida nueva, es decir, ningún objeto equipado, su baraja por defecto y nivel 1 de nuevo.

Por esto es muy importante poner enemigos en el escenario, ya que si en un nivel nos pide derrotar a dos criaturas de nivel 3 en concreto (puestos en el escenario), luchar directamente va a ser un suicidio; pero bien podemos usar nuestras cartas para colocar un pasillo, situar una criatura de nivel 1 (de tenerla en la mano) y, para alentarle más, colocar alguna moneda de oro o plata.

Cada combate le ofrecerá a nuestro personaje un nuevo objeto a elegir, ganará algo de experiencia y así, aumentaremos la fuerza de nuestra baraja y los puntos de vida de nuestro personaje y estará listo para luchar contra esas criaturas de nivel 3.
En nuestra mano está elegir cuantas y cuales criaturas encontrará nuestro personaje, y es que ser nivel 2 no significa que arrasemos contra niveles 1. Por eso, a veces conviene poner algún enemigo pero no ofrecer combates que puedan arriesgar su vida y morir en el intento.

Si hemos fracasado al intentar superar un nivel, el personaje morirá pero otro se unirá de inmediato, cambiando el físico y el nombre, pero puesto que tanto si ganamos cómo si perdemos todos vuelven a ser un nivel 1 sin objetos no es algo que importe.

Conforme avancemos en mazmorras se añadirán distintos tipos de cartas, cómo por ejemplo las fuentes especiales, que hasta que no la hayamos situado en el escenario no sabemos si será beneficiosa o perjudicial, afectando hasta el próximo combate (nuestro aventurero tiende a visitarlas, sin importarle si son buenas o no).

Si nuestro personaje ha tocado una fuente positiva quizás no queramos colocar a ningún enemigo más en el escenario y reservar ese efecto positivo para la batalla contra el jefe. En caso contrario elegiremos, de poder, un monstruo de nivel 1 para no tener desventaja contra el jefe.
Los enemigos cambiarán según que tipo de mazmorras. En escenarios tipo minas será normal encontrar mineros, bombas y maquinaria, mientras que en otros habrá trolls, fantasmas y zombis. Algunos tendrán cartas basadas en daños físicos, otros en mágicos, otros combinarán ambos.

Muchos de ellos tienen habilidades pasivas, así “Decaer” hará que si le hacemos 2 puntos de daño reciba uno extra. Por otro lado “Líder” le dará un punto de vida a mayores por cada otro monstruo que tenga a su alrededor; así que si le subestimamos por ser una criatura de nivel 1 y nosotros, cómo creador de la mazmorra, nos dedicamos a poner muchos enemigos, podemos toparnos con una mayor dificultad.

Una vez que hayamos conseguido suficiente dinero (superando varias mazmorras) podemos expandir nuestro castillo desplegando múltiples salas. Por ejemplo que los objetos que nos den al vencer a un enemigo variarán, o añadiendo nuevos personajes como el aprendiz o el ratero para usar en las mazmorras indistintamente (uno por vez).

Cada personaje tiene su propia baraja, basándose en su propio estilo, así el aprendiz tan solo usará cartas de ataque mágico (si al derrotar a un enemigo le damos un objeto que añade cartas de daño físico las usará) y el ratero utilizará otro tipo de estrategia, basándose en ataques rápidos y daños que no pueden ser bloqueados.
Además podemos comprar un talismán para que los aventureros los usen en su aventura. Sólo podemos utilizar uno por vez, pero se reponen aunque muera en el intento. Estos talismanes ofrecerán una pequeña bonificación, como añadir un punto de daño físico extra en los dos primeros combates o darnos un punto de salud a mayores para las dos primeras batallas.

A medida que superemos mazmorras y consigamos más dinero podemos acceder a los edificios de nivel 2 (mucho más caros) que ofrecerán posibilidades tales como mejores objetos para conseguir en las mazmorras, nuevos personajes con barajas mejores así como poseer alguna habilidad pasiva, talismanes cuyo efecto dura toda la mazmorra en vez de tan sólo dos batallas...

El hecho de regresar al personaje al nivel 1 cada vez que entramos ayuda a que jamás seamos tan poderosos que el juego se vuelva un chiste. Incluso en momentos cuando somos nivel 3 y tocamos una fuente negativa cualquier criatura de nivel 1 puede ponernos en aprietos. Esto nos obliga a estar muy pendientes de las cartas que los enemigos usan y cuales debemos emplear en cada momento para sacar el mayor rendimiento de los combates.

Además, según el personaje podemos desarrollar distintas estrategias, basándonos en los objetos conseguidos por derrotar a los monstruos. Si nuestro personaje tiene de forma pasiva que al recibir daño el enemigo también recibe algo de daño, será mucho mejor darle objetos que le ofrezcan puntos de salud en vez de objetos que nos den cartas de defensa. O en el caso del tirador cuyas cartas de ataque rápido harán daño extra, será siempre más útil ofrecerle objetos que añadan cartas de dicho tipo de ataque.

Sin duda alguna este juego es toda una curiosidad, ya que fabricaremos nuestras propias mazmorras usando las cartas que nos den. Esto implica habitaciones, pasillos, enemigos, botín (en monedas de oro). Nuestro personaje tenderá a ir a por los tesoros o contra enemigos que pueda derrotar, así que si situamos un monstruo demasiado fuerte para él tratará de ir por otro camino si le es posible.

RESUMEN:

Juego: Guild of Dungeoneering

Género: Mazmorreo y cartas.

Pros: Una manera curiosa de combinar la exploración de las distintas mazmorras y el diseño y creación de crear las tuyas propias. El personaje elegido comenzará cada nueva aventura al nivel uno, por lo que hará falta ponerle enemigos de poca fuerza para ganar algo de ventaja y luego colocarle de niveles más altos para poder lidiar contra enemigos aún más poderosos más adelante. Aunque hay clases de aventureros mejores que otras, todas las que pertenecen a un mismo nivel tienen sus pros y sus contras, decidiendo el jugador que objetos será mejor equiparles o que talismanes hacerles llevar para maximizar su eficacia.