0010101001

Bienvenidos al "blog de un jugador". En él realizo descripciones detalladas de una buena variedad de videojuegos. Todas estas descripciones son obra propia y no copiadas de ningún sitio, aunque para ilustrar en algunos de ellos imágenes me he visto forzado a copiarlas de otro sitio.

domingo, 24 de abril de 2016

LEGENDARY

Para esta ocasión voy a tratar acerca de Legendary, un juego de disparos en primera persona que no es especialmente novedoso, pero al menos tiene suficiente acción.
Imagen extraída de wikipedia
La historia comienza con el protagonista: Charles Deckard, un ladrón al que le han contratado para robar un artefacto llamado “La caja de Pandora”. Cuando Deckard alcanza la caja es capaz de abrirla, liberando con ello criaturas mitológicas que nadie creería que pudieran existir jamás, trayendo el caos y la destrucción a toda la ciudad.

A la vez, el brazo izquierdo de Deckard adquiere una extraña marca. Esto le concede algunos poderes, cómo por ejemplo regenerar parte de su vida o empujar a enemigos para generar algo de distancia contra los enemigos.

Este poder se llama Animus, y al principio del juego nos dirá como recogerlo del suelo, pareciendo pequeñas bolas de energía que irán a parar a nuestro brazo, rellenando una barra indicada por pantalla. Con ella pulsando el botón (que nos indicará el juego ya desde el principio) usaremos el contenido de esa barra para recuperar toda o parte de nuestra salud.
Imagen extraída de 3djuegos.com
El museo empieza a derrumbarse y corremos hasta el exterior, atravesando pasillos mientras nos vamos haciendo un poco con los controles. Finalmente alcanzaremos las afueras sólo para ver cómo por culpa nuestra unos monstruos gigantescos con cuerpo de león y cabeza y alas de águila (llamados grifos) están sembrando el caos, destruyendo edificios, coches... y devorando a la gente.

Tratando de escapar a todo el caos, daremos a una parte del metro, también plagado de los primeros monstruos contra los que vamos a luchar: unas criaturas compuestas de tierra y lava. Nuestro arsenal lo compone una pistola simple con la que tendremos problemas.

Y es que el principio del juego puede ser un poco difícil, ya que estos enemigos se vuelven bolas para rodar de un lado a otro dejando un rastro de fuego en su camino o nos disparan desde lejos rocas envueltas en llamas y lava.
Imagen extraída de 3djuegos.com
Necesitaremos movernos continuamente esquivando ambos ataques y usar nuestra pistola o arma cuerpo a cuerpo para eliminar a estas primeras amenazas. Al hacerlo dejarán Animus que podemos recoger para curar nuestras heridas, lo que significa que sin matar no hay manera de recuperar salud (aunque en ocasiones habrá zonas predeterminadas con Animus que no pertenecían a ningún enemigo en concreto).

El siguiente enemigo contra el que nos vamos a topar son los licántropos. Estas bestias pueden escalar y usar el entorno para saltarnos por sorpresa y darnos algún que otro viaje. Dispararles es efectivo, pero la cabeza es sin dudas su punto más débil, y es que incluso aunque les hayamos detenido y estén en el suelo, debemos dispararles (o golpear) una vez más en la cabeza o de lo contrario se levantarán de nuevo.

Por raro que pudiera parecer, este fragmento (y algunos de los siguientes) van a ser más fáciles que las primeras zonas del juego, y es que este enemigo nos da algo más de cuartel, sumado a tener un arma mejor y el hecho de conocer un poco más sobre el juego en si.
Imagen extraída de 3djuegos.com
Otros enemigos que componen el juego son soldados de la orden oscura, que buscarán eliminarnos y hacerse con la caja de Pandora (cuyo jefe fue el que nos contrató en primer lugar), mientras un tercer grupo también la busca y con quien trabajaremos para lograr ese objetivo. Estos soldados enemigos son más genéricos. Ametralladoras, escopetas y otras armas, pero nada especial.

En cuanto a monstruos enemigos, no hay tampoco una gran variedad. Además de los ya mencionados bichos de lava y licántropos habrá una especie de pequeñas criaturas aladas que sólo pueden ser disparadas cuando son corpóreas, pudiendo poseer algunos objetos para usarlos contra nosotros.

El grifo y el minotauro harán las veces de jefes, ya que tienen una defensa muy grande y requerirá correr por el camino y vaciar nuestro cargador varias veces para eliminar a alguno de ellos. Un Golem de grandes dimensiones también formará parte, aunque sólo habrá uno de ellos y no será un combate directo contra él. En el caso del Kraken si que deberemos luchar directamente contra él.
Imagen extraída de 3djuegos.com
En el caso del protagonista, la cantidad de armas tampoco es especialmente variada. La pistola, algunas ametralladoras y escopeta y un bazuca con gran potencia de disparo capaz de eliminar a grifos de un solo disparo. Aparte nuestro arma cuerpo a cuerpo ocasionará daños sustanciales a los enemigos si se acercan a nosotros.

Los poderes del Animus consisten en regenerar nuestra propia salud o a empujar enemigos, ya sea para aturdirlos o, en el caso de los pequeños bichos voladores o unidades camufladas, hacerlas vulnerables. Por otra parte hay un tercer uso para momentos del juego más concretos, y es que habrá alguna maquinaria con la que podemos interactuar.

En ciertas zonas tendremos como objetivo rellenar de energía una máquina. La única manera es absorbiendo Animus de los enemigos caídos y entregándola a la máquina en cuestión. En otros momentos no formarán parte del objetivo en concreto, sino que los soldados de la orden harán uso de un aparato que les permite controlar a las bestias.
Imagen extraída de 3djuegos.com
Si tenemos suficiente Animus para usar, activaremos ese aparato para que, al menos temporalmente, los monstruos se vuelvan nuestros aliados y maten a unos cuantos soldados de la orden sin arriesgar nuestra propia salud. En este caso destruir la máquina también es una opción, permitiendo que los licántropos que moren por el escenario no hagan distinciones y atacan a todo el que se cruce en su camino.

Si bien el juego no posee una gran variedad de armas o enemigos, si que al menos es capaz de permitirnos jugar con bastante acción y poniéndonos algunos enemigos aquí y allá y, salvo momentos puntuales, sentir que cada enemigo derribado estamos un paso más cerca de cumplir el objetivo que se haya propuesto.

Uno de los puntos más problemáticos del juego viene de mano de los controles. El botón para recoger Animus está situado de manera que no podemos movernos y recoger Animus a la vez, (a menos que seamos u pulpo o pongamos una posición un tanto incómodo en el mando). No siempre estaremos tranquilos para recoger esa energía o estaremos muy faltos de salud y la necesitamos habiendo enemigos delante, por lo tanto es prioritario recoger Animus y moverse a la vez. Por suerte el juego permite configurarlo para cambiarlo y ponerlo en una tecla más asequible.
Imagen extraída de 3djuegos.com
El mayor problema viene por el control en si. En algunas ocasiones parece que los controles se atascan (sobretodo si hay alguna criatura cerca de nosotros), haciendo que girar hacia la derecha sea factible pero hacia la izquierda el mando no responda. Esto dificultará en algunos momentos claves el eliminar este o aquel enemigo.

Por otro lado algo bueno que nos muestra es que a veces ocurren ciertas cosas en el escenario cómo un grifo o un licántropo matando a una persona sin que podamos hacer nada por evitarlo; pero al menos no se interrumpe el juego para mostrarnos una cinemática que ni siquiera nos importe.

De este modo es posible mirar la acción o pasar de largo, y al menos da más la sensación de que lo que está pasando alrededor (o justo enfrente) puede pasarnos a nosotros (puesto que en una cinemática ni siquiera importa si tenemos el mando en nuestras manos).
Imagen extraída de 3djuegos.com
Aún siendo un juego no especialmente novedoso y no una gran cantidad de enemigos diferentes, al menos escudarnos en una esquina no recuperará nuestra salud y debemos, cuanto menos, ser agresivos para recoger algo de Animus para poder usarlo instantáneamente y así recuperar un pequeño fragmento de nuestra salud.

RESUMEN:

Juego: Legendary

Género: Disparos en primera persona.

Pros: Los enemigos son criaturas, así que debemos aprender cómo combatir cada una de ellas individualmente (excepto soldados de la orden). La única manera de recuperar salud es recogiendo Animus, disponible sólo si matamos enemigos. Eventos prefijados del juego contra los que no podemos hacer nada que, por lo menos, no forman parte de cinemáticas que nos hagan perder el control del personaje porque si. 

Contras: Poca variedad de armas. Los soldados de las orden no tienen nada especial, siendo iguales a cualquier juego de este género. El Animus tan sólo tiene 3 funciones, siendo una de ellas específica para momentos muy concretos del juego. A veces el control del personaje falla o no responde correctamente.

miércoles, 13 de abril de 2016

HEAVENLY SWORD

El juego del que voy a hablar es Heavenly Sword para Ps3. Un Hack and Slash de controles simples pero combates dinámicos en donde no siempre bastará pulsar botones sin medida.
imagen extraída de wikipedia.com
El principio del juego nos va a meter en plena acción, ya que controlaremos a Nariko, una pelirroja guerrera con una espada con la que diezmamos a todo un ejército enemigo, al menos en un principio, hasta que pronto ya no tiene fuerzas para seguir luchando... y regresamos al pasado, un total de cinco días.

Nariko pertenece a un clan del que su padre es el jefe. Sin embargo ella ha sido condenada por todos pues se esperaba un varón en vez de una mujer. Ahora es marginada por su propio clan, aunque su padre, más en el rol de adiestrador que de padre, la entrena como una guerrera fabulosa.

La historia comienza con Lord Bohan, Emperador de un gran ejército que planea unir a toda la nación bajo su mando, considerando a todas las tribus cómo meros animales descarriados sin un buen líder. Uno de los clanes contra los que está luchando es el de Nariko, claramente inferior en número pero que esperan resistir las ofensivas gracias a una fortaleza.
imagen extraída de gamespot.com
Recuperando de nuevo el control de Nariko, ahora ya lucharemos de la manera habitual, contra enemigos fáciles pero que ocasionalmente saltarán contra nosotros. Algunos aliados estarán presentes a modo de distracción para el enemigo, dándonos un poco más de cobertura en este inicio.

El juego carece de un tutorial, así que a excepción de algunas indicaciones en el primer fragmento del juego, no habrá interrupciones teniendo vía libre para aprender como atacar pulsando cuadrado para ataques rápidos y débiles y triángulo para ataques lentos pero más fuertes.

La posición de la cámara tiene vida propia, y es que no controlaremos en absoluto hacia donde se moverá. Aún así, el juego es en gran medida bastante lineal, mostrándonos el camino y no siendo ningún estorbo en la mayoría de los casos.
imagen extraída de gamespot.com
Tras una primera defensa exitosa, habremos superado el nivel y se nos darán unas insignias dependiendo de lo bien o mal que lo hayamos hecho. Ahora tocará un nuevo escenario que cambiará por completo el juego en si, ya que controlaremos a Kai, una huérfana que Nariko adoptó.

Con cierto infantilismo y una apariencia medio gatuna, Kai es una experta tiradora, entrando en un nivel un tanto peculiar en el que debemos evitar que entren la mayoría de los soldados enemigos posibles utilizando una ballesta.

En un principio los controles son aún más simples, ya que mover el mando y un botón para disparar o hacer un poco de zoom es todo de lo que contamos. Ahora bien, se añade la función “SIXAXIS”, en la que si dejamos pulsado el botón de disparo, la cámara hará un seguimiento en cámara lenta en primera persona de la flecha que hayamos disparado.
imagen extraída de gamespot.com
Según esté en el aire, moviendo nuestro mando a un lado, a otro, subiendo o bajando lograremos dirigir la flecha hacia donde queramos, modificando de manera exagerada la trayectoria. Una flecha puede ser dispara hacia el suelo a una distancia media y, manteniendo el mando levantado, ver cómo la flecha levanta el vuelo para golpear a un enemigo.

Tras este fragmento volveremos a controlar a Nariko y volveremos a darle una paliza a los malos de turno, aunque ahora estamos solos en la batalla, atrayendo la atención de un número determinado de enemigos... hasta que entremos en otro nivel de lo más peculiar.

Ahora tomamos el control de los cañones del fuerte. Debemos destruir las catapultas que Bohan se ha traído con el fin de acabar con nosotros. Si durante el fragmento de Kai no utilizamos el SIXAXIS es por seguro que ahora lo usaremos. La distancia de las catapultas es muy elevada y hay que golpear en unos puntos muy concretos. Sólo utilizando el mando de forma eficiente lograremos disparos mucho más certeros (no es estrictamente necesario, pero al poder modificar la trayectoria es más fácil acertar aunque no hayamos disparado correctamente).
imagen extraída de gamespot.com
Llegado cierto punto Nariko sellará su destino al empuñar la espada celestial. Es una espada de gran poder que Bohan busca y que ahora está en tus manos. Con ella el sistema de combate en esencia es similar, pero ahora el arma puede ser usada de tres maneras distintas: Rápida y largo alcance pero daño bajo, lenta pero con un daño alto, y otra intermedia.

Dependiendo del tipo de enemigos convendrá más una u otra, ya que la rápida tiene un gran alcance derrotando fácilmente a numerosos enemigos que nos rodeen y la lenta para atacar a un objetivo con una serie de pequeños combos mortales.

Del mismo modo, hemos de aprender a defender. Los enemigos también harán ataques rápidos, lentos o intermedios y debemos defendernos utilizando el arma adecuada. Si lo hemos hecho bien bloquearemos el ataque, pero si tratamos de bloquear de manera natural y el ataque es fuerte nos llevaremos el golpe. Además, ciertos ataques no pueden ser bloqueados (los enemigos mostrarán un color dependiendo del ataque que vayan a realizar).
imagen extraída de gamespot.com
También hay batallas de jefes. Enemigos con grandes habilidades de combate y a veces hace falta ciertas estrategias para vencer. Es por esto que estos jefes y otros enemigos menos frágiles no pueden ser derrotados con pulsar botones sin más, sino esperar a un ataque o alguna acción enemiga para poder contraatacar.

Según derrotemos enemigos (y haciendo combos) aprenderemos nuevas técnicas de combate. Normalmente se basan en ciertas combinaciones de teclas con cuadrado y triángulo para hacer ataques que, por ejemplo, sean imbloqueables hasta para los enemigos.

Ciertos Quick-time-events también sucederán, ya sean para escalar ciertas murallas o incluso para derrotar a algunos enemigos. En ciertos puntos equivocarnos hará que nuestro personaje vuelva a tener que realizarlo de nuevo y otras veces en duelos contra enemigos principales supondrá la diferencia entre dar un golpe o recibirlo.
imagen extraída de gamespot.com
Ocasionalmente retomaremos el control a Kai, ya sea en niveles de simplemente disparar flechas a enemigos o incluso luchando con ella cómo haríamos con Nariko. Sin embargo, Kai sólo usa una ballesta y flechas, haciendo que atacar a distancia y saltar por encima de objetos sea la única manera de separarse de los soldados enemigos para dispararles una flecha en la cabeza.

Aunque el sistema de combate pueda volverse repetitivo, algunos de esos niveles intermedios de puntería y precisión así como manejar a Kai nos ofrecerán cierto reposo para no caer tan fácilmente en la monotonía. Los jefes tienen una buena duración y salvo y diferentes, utilizando los tres modos de nuestro arma para derrotarlos a todos ellos y poder liberar a nuestro pueblo de las garras de Bohan.

RESUMEN:

Juego: Heavenly Sword

Género: Hack & Slash.

Pros: Una buena jugabilidad. Tres armas en una, debiendo elegir cual debemos usar para según que momentos y enemigos. Variedad de los niveles al intercalar algunos de puntería o controlando a Kai. Varios tipos de batallas, desde combates multitudinarios, una quincena de enemigos, un pequeño puñado de enemigos o incluso uno contra uno (sin contar jefes finales).

Contras: El juego es algo corto.

viernes, 25 de marzo de 2016

DUNGEON SIEGE III

El juego que toca para esta ocasión es Dungeon Siege III, un juego con grandes dosis de acción y la recolección y uso de equipamiento muy variado mientras apaleamos enemigos.
La imagen pertenece a 3djuegos.com
Al principio tenemos para elegir a cuatro personajes, cada uno con un sistema distinto de combate, ya que alguno se basará más en golpes cuerpo a cuerpo mientras que otro puede combinar rifles de largo alcance o pistolas de rápida cadencia de tiro.

En un principio la elección no va a importar, aunque los diálogos y ciertos momentos cambiarán dependiendo del personaje, en líneas generales viviremos los mismos escenarios con todos ellos.

En un principio tendremos unas pequeñas indicaciones de cómo movernos, disparar, bloquear... por suerte irán apareciendo poco a poco sin interferir con el juego en si. En el caso de haber jugado a juegos similares probablemente ya conozcamos los botones, ignorando estos pequeños carteles.
La imagen pertenece a 3djuegos.com
Avanzando por el terreno pronto encontraremos una casa en llamas y los primeros enemigos. Pulsaremos el botón de acción para atacar; dependiendo del personaje elegido golpeará o disparará con algún tipo de arma. Pulsaremos varias veces hasta que el enemigo esté muerto, tratando de bloquear sus ataques en el caso de haber varios enemigos a la vez.

Los enemigos al morir pueden soltar botín, ya sea oro u objetos variados. También podemos encontrar este tipo de objetos en jarrones, barriles y otras cosas colocadas para ser golpeadas.

En el caso de encontrar algún arma o armadura, podemos acceder al inventario y echar un ojo a lo que nos ofrece. Al principio será fácil encontrar un arma que aumente ligeramente el daño que hacemos al atacar con ella o quizás mejorar nuestra velocidad.
La imagen pertenece a 3djuegos.com
Además de los ataques básicos podemos efectuar ataques especiales con efectos muy variados, dependiendo del personaje. Así tenemos pequeños escudos que dañan a los enemigos, disparos de gran alcance y potencia, bombas que detonan al cabo de un tiempo... Todos estos ataques especiales requieren maná, aunque este se recupera bastante rápido cada vez que usemos ataques normales y corrientes.

Cuando aumentemos de nivel, además de incrementar aptitudes cómo fuerza y salud, también se nos irán facilitando nuevos ataques especiales o simplemente ir mejorando los que ya conocemos. Por ejemplo, un ataque especial tiene dos opciones para elegir: aumentar el daño de los golpes críticos o curar a nuestro personaje en un tanto por ciento cada vez que golpeamos al enemigo.

La imagen pertenece a 3djuegos.com
Con un total de cinco puntos (ganándolo progresando en el juego) bien podemos aumentar el daño cuando es crítico 5 veces, aumentar lo que curará 5 veces o combinar ambos elementos, aunque nunca más de 5 veces entre los dos.

En ciertos momentos tendremos diálogos con diversos personajes. En muchos casos bastará con ir eligiendo todas las opciones para entender la historia, los eventos ocurridos o incluso saber contra que nos estamos enfrentando. Sin embargo, hay que ser cuidadoso, ya que ciertas elecciones en los diálogos pueden modificar parte de la historia del juego o quizás cierto mercader nos venda unos u otros objetos según qué hayamos hecho previamente.

No estaremos solos en nuestra gesta. Dependiendo del personaje elegido nos iremos encontrando a los otros tres que se unirán a nosotros. Esto implica tener a un compañero controlado por una inteligencia artificial.
La imagen pertenece a 3djuegos.com
Podemos decidir cual de los distintos personajes va con nosotros, ayudándonos enormemente a eliminar enemigos. Además, si caemos en combate no moriremos directamente, sino que entraremos en un estado inconsciente a la espera de ser revivido por nuestro compañero.

En líneas generales nuestro aliado es competente ya que no suele caer a menudo y, en el caso de caer nosotros, buscará el revivirnos lo antes posible. Puede ser difícil si los enemigos son muy numerosos o muy agresivos, ya que cualquier golpe impedirá la acción de revivir y, en el caso de caer ambos en combate, la partida se habrá acabado (cargando desde el último punto de guardado).

Nuestro compañero reaccionará a los diálogos, bien añadiendo líneas propias (únicas a su personaje) o incluso entablando amistad con nosotros según que hayamos elegido. Dependerá mucho del personaje, ya que algunos verán con buenos ojos el tener misericordia con aquel jefe que acabamos de derrotar mientras que otros lo harán cuando demostramos tener una buena labia.
La imagen pertenece a 3djuegos.com
En nuestro viaje lucharemos contra diversos jefes o minijefes. Estos tienen una barra de salud y, en el caso de los jefes, suelen tener algún tipo de introducción para hacernos saber de su relevancia. Sus ataques pueden ser brutales haciendo falta una combinación entre atacar, bloquear y esquivar si es que no queremos caer muertos ante ellos.

Al igual que equiparemos a nuestro personaje con armas, capas, botas y un montón de objetos, también podemos equipar a nuestro compañero. Si bien quizás no queramos gastar nuestro dinero en él, muchos objetos que encontremos en la aventura ya sea en cofres o en enemigos le vendrán bien para mejorar sus habilidades. Igualmente mejoraremos habilidades tanto activas cómo pasivas según a nuestra conveniencia.
La imagen pertenece a 3djuegos.com
Para terminar, el juego cuenta con un modo cooperativo, algo que parece lógico pues se permiten a dos personajes simultáneamente en pantalla. Aún jugando en solitario no habrá grandes problemas; nuestro compañero caerá en combate poquitas veces y, con un poco de cuidado, podemos sobrevivir por nuestra propia cuenta.

RESUMEN:

Juego: Dungeon Siege III

Género: Action-RPG

Pros: Cuatro personajes, cada uno con un estilo de combate tanto por la manera de sus ataques básicos cómo los especiales. Algunos diálogos cambiarán dependiendo de las respuestas que demos, llegando a cambiar por completo la resolución de algunos eventos. Misiones secundarias  que no necesitan de largos viajes para ser completadas. En el caso de estar perdidos no tener claro por donde debemos ir, hay un botón que mostrará una ruta hacia nuestro objetivo marcado (ya sea principal o secundario).

Contras: En algunos escenarios hay poca variedad de enemigos. Si bien hay muchas habilidades especiales para usar en combate puede que sólo le encontremos el uso a unas pocas de ellas.