0010101001

Bienvenidos al "blog de un jugador". En él realizo descripciones detalladas de una buena variedad de videojuegos. Todas estas descripciones son obra propia y no copiadas de ningún sitio, aunque para ilustrar en algunos de ellos imágenes me he visto forzado a copiarlas de otro sitio.

viernes, 7 de octubre de 2011

DUNGEON KEEPER

Este blog ha sido bendecido con una reseña de Dungeon Keeper 2 (he utilizado una frase propia de uno de los bonus secretos que existía en ese juego). Pues bien, ahora hablaré del Dungeon Keeper 1, esto es, la precuela de aquel y que es un gran juego, con la misma dinámica que su 2º parte pero con unos cambios pertinentes que harán que cada jugador considere superior uno o el otro. Dungeon Keeper no posee los gráficos que su sucesor y las animaciones de movimiento y combate de los personajes es más tosco y menos fluido que en su segunda parte, pero no debemos quedarnos en lo visual sino en el juego en si, ya que estamos frente a un juego que realmente merece la pena.Empezar juego: aparecerá un escenario con tierras que debemos conquistar, con un banderín que indicará el territorio a atacar. Al darle empezará nuestro primer nivel del juego, que viene a ser el tutorial del juego. En él, recibiremos indicaciones de que y donde construir la cámara de tesoro, luego nos pedirá que excavemos una zona de oro para que nuestros duendes, por su cuenta, lo hagan.

Poco a poco, iremos recibiendo más instrucciones y nuevas salas, la guarida se hará posible y dirá que usemos la nueva zona excavada para construirla en esa posición. Acto seguido conquistaremos el pórtico situado en una posición cercana a nosotros, excavando la tierra para que los duendes la reclamen a nuestro control.

Las primeras criaturas empezarán a aparecer. La primera de ellas es la mosca, una unidad débil pero rápida, capaz de explorar lejos y rápido y avisar de incursiones enemigas en zonas neutrales. La segundad unidad que se una a nosotros es un escarabajo, con buena habilidad defensiva y que formará el grueso de nuestro ejército en este primer nivel. Un tercer recinto se hará posible para ser construido, que es el criadero, para que nuestras topas puedan comer si tienen hambre. Una vez hecho todo esto, recibiremos algún que otro aviso de nuevas habilidades mágicas como la de crear duende que podremos utilizar, pero tenemos que tener mucha precaución con estas, ya que, a diferencia de lo que ocurría en Dungeon Keeper 2, en este juego no existe “Maná”, así que nos costará oro usar la magia, y como este no es infinito debemos pensar dos veces antes de querer malgastarlo con ciertas magias.

Pronto llegará un aviso, una pequeña incursión de enemigos entrará en la tierra, algún que otro enano de los héroes empezará a excavar las zonas de tierra buscando nuestro reino y buscando alguna zona que no esté fortificada o algún resquicio por el que acceder a nuestra mazmorra. En DK1, los muros reforzados no pueden ser excavados por ningún otro jugador ni héroe, por lo que ni siquiera los héroes y sus enanos pueden entrar por cualquier sitio como si ocurría en DK2.

Con estos incordios eliminados, vendrá el señor de la tierra, un poderoso enemigo cuya fuerza y defensa no es rival para las moscas, y que puede vencer con holgura a cualquiera de nuestros escarabajos en un uno contra uno. Sin embargo, tus tropas juntas y atacándole simultáneamente hacen que este enemigo parezca incluso frágil.

Primer nivel superado, hay que añadir que el juego nos informa que el nivel ha sido superado pero que hasta que no pulsemos la barra espaciadora seguiremos en el nivel actual pudiendo permanecer hasta el infinito. De nuevo estamos en el mapa de la tierra, con el territorio que acabamos de conquistar hecho cenizas y destruido, es hora de elegir una nueva tierra y seguir extendiendo nuestra maldad.
Los siguientes niveles serán con un estilo similar, pero a diferencia del DK2, en este juego las batallas tienen más variación entre héroes y enemigos guardianes, centrándose más en las batallas contra estos guardianes que su secuela, aunque siguen existiendo niveles de héroes, los guardianes son enemigos a tener en cuenta.

Cuando empecemos un nivel, el juego nos dirá a que nos enfrentamos, y principalmente gozaremos de 5 salas iniciales y básicas con las que comenzaremos y jugaremos en prácticamente todo el juego y que son: La sala del tesoro para almacenar el oro, la guarida para que descansen nuestras criaturas, el criadero para que coman, la sala de entrenamiento para que se fortalezcan y la biblioteca para investigar conjuros y salas nuevas.

En este Dungeon Keeper, debemos empezar de cero en casi todos los niveles, es decir, que si tenemos ciertas salas y hechizos investigados en un nivel, al comenzar uno nuevo empezaremos de nuevo con lo más básico, y tendremos que investigar las salas y hechizos de nuevo. Claro está, no siempre lo tendremos todo, a veces algunos recintos están prohibidos y otros se nos conceden de forma gratuita sin tener que esperar, lo mismo ocurre para la magia.

En Dungeon Keeper el tamaño de algunos de los recintos se volverán enormes, y es que aunque empecemos con una guarida de 4x4 o 5x5 (tamaño más que aceptable para Dungeon Keeper 2), pronto nos daremos cuenta que el juego exigirá que la guarida sea mayor y, tras agrandarla, de nuevo se nos pide que debiera ser mayor. Al final, nos toparemos con una guarida de 8x8 para poder mantener a tantas tropas.La sala de entrenamiento es una sala indispensable, ya que es un gran medio para entrenar a nuestras tropas y, lo mismo que ocurre con la guarida, tal vez necesitemos una sala de gran tamaño para poder entrenar a todas a la vez, y puesto que en DK1 las criaturas pueden entrenar hasta el nivel 10 (el máximo), a lo largo de toda la partida lo estarán haciendo.

El coste de la salas es muy inferior a lo que cuesta en DK2, donde en su segunda parte la cámara de tesoro cuesta 200 por casilla, en este apenas son 50 por cada una, y lo mismo ocurre con el resto de las salas, es por eso que en DK2 algunas salas para un 3x3 hace falta grandes cantidades de dinero mientras que en este juego por el mismo precio la construyes de 5x5.

Sin embargo, no pensemos en que la acumulación de oro solucionará todos nuestros problemas. La cámara de entrenamiento es primordial para fortalecer a nuestras criaturas, pero en este juego resulta caro, ya que con cada nuevo nivel los siguientes piden más y más y más cantidades de oro, lo que significa que incluso con una cifra más que suficiente para mantenernos, si nuestra sala de entrenamiento es muy grande y tenemos criaturas de niveles altos, nuestro oro no durará más que unos pocos minutos.

Cada recinto atraerá a una criatura. La biblioteca atraerá a los hechiceros, la sala de entrenamiento al retoño demoníaco, la cámara de tortura a la dama, e incluso condiciones especiales como son que el hecho de poseer grandes cantidades de oro recolectado atraerá a los dragones, o usar la cámara de tortura para torturar a un enemigo y convertirlo en un fantasma.

Los niveles serán bastante comunes, empezaremos con grandes zonas a excavar y debemos poner criadero, guarida y, como mínimo, la biblioteca, ya que con ella aprenderemos todas las magias y las salas con las que fabricar nuevas salas para así tener nuevas y mejores tropas más poderosas que las básicas. Sin embargo, no siempre será así, algunos niveles especiales empezaremos con zonas ya excavadas o incluso una llanura enorme en la que no hay ni una sola zona de tierra, todo es zona sin reclamar, oro o zonas de lava.El agua y la lava son dos zonas que no se pueden reclamar, en el caso del agua todas las unidades pueden caminar por ellas, aunque lo harán más lentamente. En el caso de la lava, solo algunas tropas muy contadas serán inmunes a ese elemento pudiendo atravesarlo sin problemas. En cualquiera de los dos casos, el puente es la mejor opción para pasar por encima de ellos.

Algo importante en este juego son las trampas. La trampa de gas venenoso gaseará a cualquier enemigo que se ponga delante, pero en este juego estas trampas no pueden ser destruidas con fuerza bruta. Cuando un enemigo pase la activará, dañándolo (a menor nivel, más mortal es la trampa), la misma trampa se activará una cierta cantidad de veces, pasado ese tiempo, la trampa se desactivará y necesitaremos que los duendes vuelvan al taller a por otra y re-colocarla.

Cierto es que en Dungeon Keeper las puertas y trampas son gratuitas. Una vez que en un taller tengamos a criaturas trabajando (hay distintas criaturas que pueden hacerlo, aunque unas mejor que otras), pasará un tiempo y una puerta o una trampa será fabricada automáticamente. Bastará con decir donde queremos colocarla para que esté en la zona indicada (en el caso de las trampas, necesitamos que un duende la lleve), es por eso que no gastaremos nada de oro en las puertas ni trampas.

Eso es algo potencialmente peligroso y es que, a diferencia de en DK2, las trampas de relámpago son absolutamente mortales. Cualquier duende que las pise quedará chamuscado y muerto sin remedio, y si a eso le contamos que los duendes cuestan oro y que no se nos regalará ninguno si nos quedamos sin ello, eso da pie a que los cuidemos más que nunca, ya que si no tenemos duendes y se nos gastó el oro por nuestra sala de entrenamiento, ya no tendremos más opciones de excavar, extraer o hacer nada, tal vez perdiendo para siempre la partida.

Las criaturas no tienen miedo, siempre combaten hasta la muerte, con una excepción. En uno de los submenús tenemos un dibujo de la cabeza de una gallina, si lo activamos, las tropas escaparán cuando tengan poca salud, ya que en este juego si una unidad pierde su salud morirá irremediablemente, lo que significa que perderemos esa unidad para siempre.La prisión es un recinto muy útil, que sirve para encerrar a las criaturas enemigas para que se transformen en esqueletos o luego usarlos en la cámara de tortura. Sin embargo, construir una no la activará, hay otro submenú con el símbolo de una prisión y solo si lo activamos, los enemigos en lugar de morir quedarán moribundos, listos para que nuestros duendes lo lleven a dicha sala, pero con cuidado, ya que si pasa mucho tiempo, ese héroe recuperará la consciencia, y si bien seguirá con esa poca salud, el duende que estuviera cargando con él en ese instante será eliminado sin contemplaciones.

Otro de los detalles de este juego son las peleas internas. Hay criaturas que no se llevan para nada bien, y no me refiero a tener en nuestro ejército a héroes que por definición no están felices con criaturas malignas, sino a nuestras propias criaturas. Un claro ejemplo (y el primero que viviremos) será de dos enemigos naturales, la araña y la mosca: estos dos, perteneciendo ambos al mismo bando, si se encuentran por nuestra mazmorra en el mismo sitio (y no están haciendo alguna tarea como pueda ser entrenar) empezarán a combatir entre si, con una clara victoria de la araña sobre la mosca.

Además, el juego no dará avisos (en DK2, múltiples avisos se sucedían, pero era casi imposibles verlos pelear entre si), directamente se enzarzarán en una pelea y el juego entonces dará el aviso de que se están peleando entre si. La araña y la mosca, el Demonio de hiel y el esqueleto, hechiceros y vampiros... puede resultar difícil mantenerlos en orden, y esto dividirá nuestra atención, por lo que debemos estar encima de nuestras tropas más a menudo.

Una unidad especial, bien conocida por ser “la mascota” del juego, es el todopoderoso Segador Astado. En Dungeon Keeper 2 se llama Horny, un demonio inmortal invocado con magia que destruirá a cualquier enemigo que se ponga, y el cual basta una simple bofetada para largarlo de la mazmorra, hasta que nos vuelva a hacer falta.
Desgraciadamente para nosotros, en Dungeon Keeper El segador astado no es una criatura tan chollo, si bien sigue siendo superior a casi cualquier enemigo, pudiendo derrotar el solo a enemigos de mayor nivel que él (arqueros o magos, incluso enanos y guardias de varios niveles por encima) es, por otro lado, una criatura (una más, no es una especial) muy irascible. Solo se puede conseguir en el templo sacrificando una dama, un demonio de hiel y un troll, con ello aparecerá esta poderosa criatura.

A los pocos minutos de aparecer, el segador ya estará descontento, y es que el único medio de tener contento a esta criatura es la de combatir, pero siempre contra retos, ya que si le pones a luchar contra un enemigo inferior a él, eso le irritará aún más. Esta criatura es muy incontrolable, y basta muy poco para que empiece a atacar a todo lo que vea, sea aliado o enemigo, y contando que lo tendremos en nuestros dominios, nuestros duendes, arañas, damas, esqueletos... nadie está a salvo de la guadaña de este poderoso segador.

Los guardianes enemigos serán variados, en algunos niveles apenas serán un mero estorbo mientras que en otros su potencia para reclutar y entrenar criaturas lo convertirán en un poderoso desafío. Podemos encontrarnos en algunas batallas en las que nos enfrentamos a dos guardianes, pudiendo ser enemigos entre ellos o aliados luchando contra nosotros, y en donde debemos usar nuestras mejores estrategias para esta batalla en desventaja.

No nos olvidemos de los héroes, ellos no serán los únicos protagonistas, pero existen algunas misiones en las que no solo vengan por las famosas puertas de los héroes, sino que incluso contarán con su propia mazmorra, su corazón de la mazmorra, sus trampas, puertas, y legiones de tropas repartidas por toda ella.Incluso debemos usar el ingenio y la manipulación, y es debido a que en un nivel del juego, uno de los finales, no contamos con recursos ilimitados, ni siquiera con una mera sala de entrenamiento, así que todo lo que tenemos son puras criaturas de niveles bajos que no pueden enfrentarse ni al guardián rival ni tampoco al ejército de los héroes. Usando nuestras más oscuras artes, podemos excavar túneles de modo que los héroes se encuentren con el guardián enemigo, luchen entre ellos eliminándose criaturas mutuamente, para aprovechar las muy debilitadas fuerzas de esa batalla para hacernos con el control de la tierra.

Algo muy importante en este juego son los secretos. Unos bonus secretos que están en el mapa, entre ellos están la de resucitar una criatura que haya muerto previamente, incrementar el nivel de todas nuestras criaturas. Un gran secreto se llama "transferir criatura", que llevará a una de nuestras criaturas al siguiente nivel, algo útil para llevar a alguna poderosa criatura o bien de nivel alto para que nos apoye en nuestra próxima misión.

Sin duda alguna, este es un juego muy completo, aunque difícil de controlar, ya que el dinero no es tan extenso como pueda parecer en un primer instante, en donde tener a las criaturas controladas y evitar que se peleen entre ellas, cosa nada fácil y que nos obligará a estar pendiente de nuestras criaturas, de nuestros enemigos y de toda la tierra en general.


RESUMEN:

Juego: Dungeon Keeper

Género: Estrategia, simulación, RPG

Pros: Un juego innovador. Criaturas muy variadas, que no todas vienen con un recinto especial. Se intercalan niveles con héroes enemigos y guardianes, topándonos con más guardianes en este juego. Las misiones si bien en esencia se parecen mucho, las hay muy especiales y no siempre podemos construirlo todo o el enemigo es más rápido y por ello serán batallas más básicas (que no más fáciles).

Contras: En los niveles contra guardianes en ocasiones, por alguna razón, parece que nos estemos enfrentando a un segundo jugador que apenas sabe mirar y no jugar.

2 comentarios:

COCO dijo...

juegaso

Tardis7 dijo...

si vas a hablar de keeper, deberias publicar una entrada de la obra maestra de bullfrog: SYNDICATE 1. Tendras el mejor y mas exitoso blog de todos!!! ;)