0010101001

Bienvenidos al "blog de un jugador". En él realizo descripciones detalladas de una buena variedad de videojuegos. Todas estas descripciones son obra propia y no copiadas de ningún sitio, aunque para ilustrar en algunos de ellos imágenes me he visto forzado a copiarlas de otro sitio.

martes, 22 de noviembre de 2011

MAZIACS

Para cerrar la primera trilogía de tres de mis videojuegos favoritos de MSX, la concluiré con Maziacs, un juego laberíntico y único en el que, a partir de ahora, temeremos con tan solo escuchar “maziac".
En cuanto pongamos el juego tendremos ciertas opciones por pantalla, las típicas de redefinir las teclas que en tantos juegos de la época solía encontrarse, pero incluso contamos con instrucciones totalmente detalladas de que son cada uno de los elementos que aparece en y durante el juego y que es importante conocerlos.

El aventurero: Es nuestro personaje, representado simplemente por un muñeco de palo con piernas, brazos y una cabeza. Correremos con él por un complejo laberinto para conseguir un tesoro y regresar al punto de partida.

El laberinto: El laberinto tiene un tamaño considerable, en él sucede todo el juego, generándose uno nuevo en cada partida que juguemos, así que nunca nos toparemos con dos laberintos iguales. A lo largo del mismo se sitúan, aleatoriamente, espadas, comida, prisioneros así como los propios Maziacs.
Prisioneros: Los prisioneros te darán la ruta en donde se encuentre el tesoro, marcándola de un tono amarillo o, en el caso de poseer el tesoro, el camino de regreso a la zona de salida. No es algo permanente, ya que durante un número limitado de pasos o con el paso del tiempo el camino iluminado volverá a su tono normal.

Espadas: Las espadas son el arma principal para eliminar a los tan temibles Maziacs. Cuando entremos en combate con uno y poseamos una espada podremos derribar a uno, pero la perderemos, así que necesitamos recoger otra más para poder derrotar a otro. Es posible luchar contra un Maziac sin espada, pero las posibilidades de salir con vida son bastante reducidas, tal vez con suerte salgamos victorioso, pero no contemos con ello.

Maziacs: Las pesadillas del laberinto, guardianes del tesoro. No destacan por tener una gran inteligencia ya que a veces intentan ir a por ti y se traban, pero son numerosos y en ocasiones son capaces de hallar una salida para ir a por ti. No deben ser subestimados, ya que a veces parece que pasan de ti y al momento se tiran de cabeza para atacarte, son enemigos a tener muy en cuenta.
Comida: Cuando vayamos corriendo por el laberinto o luchando contra algún que otro Maziac, nuestro medidor de energía descenderá. Comer la comida recuperará una parte de nuestra energía consumida, siempre y cuando encontremos comida en el laberinto, cosa que no siempre estará a simple vista. Si nos quedamos sin energía nuestro personaje morirá irremediablemente, por suerte viene indicado en la parte derecha de la pantalla, por lo que debemos mirarla con frecuencia.

El tesoro: Es el objetivo del juego, situado lo más lejos posible de la posición de salida (ya que como el laberinto y todo es aleatorio, el juego busca que el tesoro no aparezca a un par de pasos de la salida). Solo se puede llevar o la espada o el tesoro, no las dos cosas, por eso si tenemos una espada y tocamos el tesoro llevaremos el tesoro y dejaremos la espada en su lugar y viceversa. Obviamente con el tesoro en las manos somos una presa fácil para los maziacs.
Si viajamos todo el laberinto, matando a los maziacs que consideremos oportunos, recogiendo el tesoro y volviendo al punto de inicio el juego nos recompensará con una puntuación en base a los movimientos mínimos de dicho laberinto y cuantos hicimos nosotros. Esto es meramente orientativo ya que el juego termina tanto si hemos muerto en las garras de un maziac, de hambre o si superamos el laberinto.

Aparte, el juego cuenta con cuatro niveles de dificultad. En el más fácil tendremos todo, es decir, esclavos que nos orienten, mucha duración en dicho camino iluminado, y tenemos la opción de ver un mini mapa que nos abarca un poco más de tamaño (pero nosotros no podemos movernos en ese periodo, los maziacs si).
Según aumentemos la dificultad, la duración del camino iluminado será menor, o incluso que cuando despleguemos el mini mapa el camino indicado por los esclavos se desvanezca en ese mismo instante, algo más que importante y a tener en cuenta. Si ponemos el último nivel, incluso al tocar un esclavo este desaparecerá, así que si por error (o por necesidad) desplegamos el mapa, el camino ser irá y no tendremos acceso a ese mismo esclavo necesitando buscar otro.

Del mismo modo que se añaden esos pesos extras, a mayor dificultad el número de espadas, esclavos y comida se verá reducido, aunque claro está, los maziacs seguirán siendo el mismo número de ellos, siendo en este juego estos extraños animales un enemigo constante del juego.

El juego carece de música alguna, y los sonidos pueden no ser los más espectaculares, pero sentiremos algo de miedo cuando al echar un ojo en el mapa que un maziac aparece por el camino que acabamos de atravesar, aún cuando creíamos que no habría ninguno, y a la vez aparezca otro maziac por delante, dejándonos pocas opciones de huída.
Puesto que los laberintos así como la posición de los maziacs es completamente aleatoria (respectando el patrón de no poner el tesoro cerca de la salida), hablamos de una infinidad de aventuras, en donde en una partida no haya maziacs en el camino y en otra plagado así como una gran cantidad de espadas todas juntas o tan separadas que nunca nos falten.


RESUMEN:

Juego: Maziacs

Género: Laberinto, habilidad

Pros: Cuatro niveles de dificultad, a gusto del consumidor. Los laberintos son distintos cada vez, siempre buscando que el tesoro no esté situado tan cerca que superemos la partida en pocos segundos. El ruido que hace los Maziacs puede ser molesto, lo que nos hace tener una sensación de cierto temor cada vez avanzamos sin ninguna espada equipada y escuchamos ese sonido.

Contras: No existen niveles como tales, cada partida es una aventura suelta. Se ve realmente muy poco en el modo normal y, si usamos la versión del mapa en los niveles altos, se perderá el camino correcto, haciendo que sea muy trabajoso avanzar.

No hay comentarios: