0010101001

Bienvenidos al "blog de un jugador". En él realizo descripciones detalladas de una buena variedad de videojuegos. Todas estas descripciones son obra propia y no copiadas de ningún sitio, aunque para ilustrar en algunos de ellos imágenes me he visto forzado a copiarlas de otro sitio.

martes, 6 de septiembre de 2011

FINAL CONQUEST

En este día mis palabras van dirigidas a un buen juego de estrategia en tiempo real, se llama Final Conquest, un juego en el que vemos una combinación de enemigos reales como son los ya tan clásicos piqueros, espadachines, caballeros, arqueros y monjes, mezclándose con otros fantásticos como son trolls de piedra, elfos, sombras...Tenemos tres campañas para elegir, aunque el juego nos recomendará abiertamente que empecemos antes por la primera, que es la campaña de los humanos, antes de internarnos en las otras dos, que son la de los silvanos y los umbríos.

Nuestra primera misión está en curso, tenemos a un personaje llamado Vigor y otro llamado Dyadka, que avanzan juntos por una tierra mientras ambos personajes tienen una ligera conversación. Poco después, unos enemigos nos atacan y nosotros escapamos para no morir en el camino, siguiendo el objetivo que el juego nos irá dando, como pueda ser llegar hasta alguna ciudad.

En esta primera misión usaremos únicamente a Vigor, pero avanzando por el mapa encontraremos a algunos grupos de aliados y habrá enemigos pertenecientes a la Orden Luciente que nos atacarán en multitud de ocasiones y que cuentan con el mismo tipo de unidades que contamos nosotros.
En un momento u otro, llegaremos a alguna misión propia de los RTS, es decir, la misión de empezar con algún que otro edificio o puede que simplemente con nuestra fortaleza inicial, reclutar algunos campesinos para que consigan oro de una mina y más adelante fabricar los edificios.

Los dos recursos principales son el oro y los cristales, ambos siendo infinitos sea cual sea la facción elegida. Aunque cada facción tenga un método de obtenerlo, en todos los casos es infinito y, en el caso de humanos y silvanos, hay un límite de campesinos que pueden obtener el oro y los cristales.

En el primer edificio militar que podemos construir constará de lo más básico, que son los piqueros y unos espadachines. Cada unidad tiene unos pros y unos contras, ellos indicados en sus características, tales como salud, el tipo de arma y armadura, en ambos casos al situar el ratón encima el juego desplegará contra que es efectivo y hará el doble de daño y contra qué no lo es haciendo tan solo la mitad.

Esto es sumamente importante, ya que observando las características, veremos que los piqueros harán el doble de daño a unidades montadas, mientras que harán la mitad a prácticamente el resto de unidades, en cambio los espadachines no harán tanto daño a las montadas pero si más al resto, en nuestra mano es encontrar un equilibrio y conocer contra que clase de enemigo luchamos (no siempre el enemigo tendrá unidades montadas por ejemplo, en ese caso no convendría ni siquiera tener piqueros en el grupo).
Más adelante, haciendo las pertinentes mejoras tanto en el primer edificio militar (permitiéndonos reclutar arqueros) como en nuestra fortaleza, tendremos acceso a nuevos edificios y otras mejoras que aumentarán la potencia de las unidades tanto nuevas como existentes, así por ejemplo con los humanos tendremos unidades montadas y monjes capaces de curar a enemigos.

Sin embargo, pese a la producción de dinero infinita, no será tanto así nuestra producción de unidades, debido a unos límites de población que posee el juego. Si contamos con un total de 24 de población, no podremos sobrepasarlo, y para ello debemos tener en cuenta que los campesinos ocuparán 1 de población, pero los piqueros, espadachines y arqueros 2, otras unidades más avanzadas ocuparán 3 y es por ello que no tendremos ejércitos de centenares de tropas.

Tenemos un modo de superar el límite, que consiste en construir casas, algo que recuerda a otros tantos juegos como son el Age of Empires o el mismo Warcraft. Pero a diferencia de estos, Final Conquest utiliza un 3º recurso llamado “Gloria” indicado en monedas, y que no se puede obtener con campesinos, sino con batallas.

Cuantas más casas tengamos, más población tendremos, pero más monedas de Gloria pedirá, esto significa que si no tenemos ninguna casa constará (aparte del oro pertinente) 1 moneda de gloria (algo fácil), pero más adelante nos llegará a pedir 5 monedas de gloria, siendo este un recurso que se obtiene más lento (salvo que por el nivel de la campaña nos lo suba de gratis), y eso por eso que debemos maximizar nuestras tropas y llevar ejércitos parejos y preparados para luchar contra el enemigo.
Aparte de nuestros ejércitos, contamos con uno o más campeones, que en el caso del modo campaña dependerá del nivel, normalmente usaremos a uno de ellos y en otras misiones llegaremos a tener a cuatro simultáneamente. Estos campeones no cuestan sitio en la población, y muchas veces son importantes para la historia que se desempeña en el modo campaña.

Los campeones, como es normal, poseen en general mayor fuerza que unidades corrientes (y poseen un blindaje especial llamado “campeón” contra el que es ineficaz casi la totalidad de las armas). Aparte de eso, los campeones tienen un listado de habilidades especiales que podemos otorgarle a cambio de los puntos de gloria (de nuevo, según el nivel, a veces algunas no se podrán y otras tendrá ya todas las habilidades).

Cada campeón tiene un total de 7 habilidades, de las que escogeremos 4. Cuatro de ellas son habilidades de primer nivel (requieren 1 moneda), de estas elegiremos dos. Luego tendremos otras dos habilidades de mayor potencia (que requieren 3 monedas) y de la cual elegiremos una y, finalmente, la habilidad más potente que pedirá 4 monedas (no es necesario obtener 2 de nivel 1, pero si es necesario obtener al menos 1 de cada nivel antes de tener la del siguiente).

Estas habilidades son muy importantes ya que añadirán potencia o bien al campeón o bien a todos sus aliados, así por ejemplo, Vigor puede crear una zona que sanará a las unidades durante unos minutos, o podemos concederle a alguna unidad un escudo que le proteja de ataques enemigos. Algunas de estas habilidades requieren de ser activadas (con el ratón o la tecla rápida) mientras que otras son pasivas, lo que significa que sus efectos no se pueden activar ni desactivar sino que son automáticos).
Aparte, los campeones pueden ser equipados con objetos. Según el personaje estos objetos serán espadas, capas, armaduras, anillos... estos aumentarán el ataque básico, los puntos de salud, sus daños críticos, el tiempo de recarga de sus habilidades... Los objetos a menudo son soltados por los soldados derribados y, los que no nos sirvan podemos venderlos por un precio en oro.

Aunque los campeones pueden ser fuertes y derrotar en el uno contra uno a cualquiera (y, con objetos, incluso a varios a la vez), no son inmortales y pueden morir en batalla. No pasará nada (salvo misiones en las que su muerte será el fracaso de la misión), ya que siempre podemos resucitarlo. A diferencia de otros juegos, en este al morir dejan una forma fantasmal que puede caminar a donde le plazca (pero no tendrá ningún campo de visión), pagando una cantidad de oro (dependerá de cuantas habilidades tenga ese personaje) el personaje resucitará después de unos minutos.

Las tres facciones principales están compuestas por los humanos, Silvanos y umbríos. Cada una tiene un estilo de juego aunque en lo básico todas se manejan de la misma manera. Las 3 poseen una producción de mina (aunque en el caso de los umbríos no requieren de campesinos para la extracción de oro o cristales), pero si que es cierto que las 3 facciones cuentan con 4 edificios militares, mejoras para sus tropas y unidades de todo tipo (algunas fuertes contra edificios, otra contra unidades montadas, otras son unidades montadas, etc...).

El sistema de población es el mismo para los tres, únicamente los umbríos cambian las casas por un animal volador que de morir se recupera otro gratis al cambio de 15 segundos, pero en definitiva las tres requieren de oro y monedas de gloria para poder construir más y así tener un ejército más grande.
Lo que hace distinto a este juego comparado con otros de estrategia, es la presencia de las llamadas colonias independientes, unas facciones menores que estarán en los escenarios y que las conforman grupos de elfos, bárbaros, sombras, trolls de piedra y dragones.

Estas colonias independientes son unas facciones menores que cuentan con un edificio principal defendido por una cantidad de guardianes neutrales que únicamente se defenderán en caso de que algún jugador los ataque. Son fácilmente reconocibles ya que poseen un escudo en la parte superior de los mismos.

Cuando hayamos eliminado a todos los guardianes de alguna colonia esta pasará a nuestro control, con ello tendremos acceso a dos nuevas unidades referentes a la colonia capturada. En el caso de los elfos, por ejemplo, tendremos arqueros elfos de muy bajo coste y que solo ocuparán 1 de población, y de elfos monta cabras, muy rápidos diseñados para ataques relámpagos.

A mayores con la obtención de la citada colonia, hay dos opciones especiales de los cuales elegiremos uno, en el caso ya expuesto de los elfos, contamos con un espíritu de grandes cantidades de salud cuyo objetivo es sacrificar su propia salud para recuperar la de nuestros compañeros, o bien podemos seleccionar el refuerzo de un total de 6 unidades élficas sin que ocupen población. Esta bonificación especial tardará un tiempo en activarse, algunas son gratuitas y otras costarán recursos pero que merecerán la pena.
Todas las colonias tienen dos unidades a construir, más luego la opción especial que el juego nos dejará elegir de dos posibles habiendo un total de 3. Poseerlas nos dará ventaja, incluso aunque decidamos no construir ese tipo de unidades (en algunos casos será imprescindible, ya que por ejemplo los trolls de piedra son potentes contra edificios y eso nos dará mucha ventaja en batallas contra torretas enemigas).

Aparte de eso, la gran ventaja es que obtendremos puntos de glorias cada vez que conquistemos una de estas colonias, así que cuantas más obtengamos más rápido obtendremos los puntos de gloria y por ello más casas tendremos a nuestra disposición y más habilidades les podremos dar a nuestros campeones. Del mismo modo, cada colonia tiene una bonificación de monedas extra, así por ejemplo si poseemos la de los trolls de piedra las ganaremos más rápido destruyendo edificios.

Si hemos conquistado una colonia de bárbaros, y nos gusta tanto sus unidades como sus beneficios especiales, y por ello decidimos que no queremos perderla, no será necesario dejar a todo nuestro ejército apostado ahí (con el consecuente riesgo a que nos ataquen nuestra propia fortaleza), ya que por defecto aparecerán nuevos guardianes para protegerlos. Estos guardianes no serán lo suficientemente potentes como para defenderse de un fuerte ataque enemigo, pero si el enemigo está dividido o no está compuesto por soldados fuertes, será capaz de defenderse por si solo, o incluso de retenerlo hasta que lleguemos con nuestras propias tropas y así toparnos con un enemigo débil por culpa de su batalla contra nuestra colonia.

Claro está, que las colonias únicamente pueden ser conquistadas mientras son neutrales, ya que una vez que pertenecen a un jugador, no bastará con derribar a todos los guardianes que allí hubiera, sino que habrá que atacar y dañar al edificio principal hasta derribarlo para borrar por completo la existencia de dicha colonia.
Los objetivos de las misiones en esencia suelen ser la destrucción de los enemigos, o de un conjunto de colonias o puede que tengamos alguna que otra misión de resistir durante X minutos. Algunas tienen varias misiones opcionales como son derribar a algún enemigo, no tendrá ningún valor adicional, pero al hacerlo eliminaremos competencia.

Aunque también nos toparemos con misiones encadenadas, en las que haremos primero alguna que otra cosa, luego otra, luego eliminar a algún enemigo y acto seguido realizar otra acción inesperada. En ocasiones empezaremos desde cero y construiremos todo, en otras solo contaremos con un grupo de tropas y campeones determinado y haremos lo que se nos pida.

Como apunte especial, aunque el dinero y los cristales sean infinitos, el juego establece ciertos límites. No se puede tener más de 3000 de oro (la unidad más cara podría costar 300 de oro por unidad) y 100 cristales, así como un número determinado de puntos de gloria, pudiendo acumular un máximo de 7 monedas (es por ello que las casas también tienen un límite), un punto a favor para evitar una recolección exagerada e infinita de recursos.

Y también, que el juego si bien cuenta con la tan conocida niebla de guerra, no existen “zonas sin explorar”, lo que significa que desde el principio y, para todos los niveles, veremos la posición de inicio de los demás jugadores así como la localización exacta de las colonias independientes (pero nadie nos asegurará si esas colonias seguirán siendo independientes o si ya le pertenecen a otro jugador).
No voy a extenderme con el modo escaramuza, ya que no tiene más: elegir número de jugadores (2 hasta 8), su facción, un mapa, los equipos, la fuerza que poseerán las colonias independientes y simplemente jugar hasta eliminar al resto de jugadores. Los campeones que conocíamos en el modo campaña podremos invocarlos en la escaramuza, a cambio de algunos puntos de gloria.

Sin duda alguna, este juego es bastante rápido de jugar, en donde no contaremos con un basto ejército al principio de la batalla sino que a través de la conquista de colonias y luego de combates contra el enemigo aumentaremos nuestro número para así finalmente alzarnos con la victoria.

RESUMEN:

Juego: Final Conquest

Género: Estrategia en tiempo real de fantasia.

Pros: Además de las tres razas principales, hay 5 razas inferiores que podemos usar. El tutorial es sencillo y básico, sin ser demasiado extenso o lento. Oro, cristales y sobretodo las monedas de gloria serán los tres recursos básicos. La producción y construcción es rápida y las batallas son, en general, bastante dinámicas. Las tropas tienen ventajas y desventajas frente a ciertos tipos de enemigos.

Contras: Alguno de los niveles en los que contamos con ingentes cantidades de recursos y en donde nuestro enemigo posee también tales cantidades de oro, desencadenarán en batallas extremadamente largas.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Como colecto gemas con los umbrios ya que no me sale ninguna unidad que construya o colecte recursos.Gracias.

Cm_Blast dijo...

Para recolectar gemas con los umbríos, tienes que construir una torre aguja (las mismas que son para defenderse) cerca del yacimiento de gemas.

al hacerlo hay una de las mejoras que es la que te permite convertirla en una torre recolectora, Si mal no recuerdo de las 3 mejoras posibles es la que está justo a la izquierda del todo, que le añade a la punta de la torre un azul-cristal.

Anónimo dijo...

Gracias Cm_Blast pondre una torre auja y la actualizare tal como dices, disculpa el retrazo de mi agradeciento pero hasta ahora tuve tiempo para hacerlo, de nuevo gracias. Esto es un punto en contra para el juego ya que a pesar de que me gusta, no tiene un tutorial para cada raza.

Cm_Blast dijo...

De nada ^^.

La primera vez que jugué también me quedé un poco extrañado al ver que no conseguía gemas. Creo en el primer nivel jugué lo pasé sin construir nada que pidiera gemas.

no sé si fue en el nivel 3º (el 2º es de esos que no tienes que construir nada) cuando vi como se recolectaba las gemas y me di cuenta.

Anónimo dijo...

yo tengo el juego y se todo de el juego, no me lo e pasado pero me e echo al campaña umana , si esome se todas las habilidades si eso me preguntan, chau chau