0010101001

Bienvenidos al "blog de un jugador". En él realizo descripciones detalladas de una buena variedad de videojuegos. Todas estas descripciones son obra propia y no copiadas de ningún sitio, aunque para ilustrar en algunos de ellos imágenes me he visto forzado a copiarlas de otro sitio.

sábado, 18 de diciembre de 2010

THE LAST EICHHOF

Hoy tengo el gusto de hablar acerca de un gran juego mata marcianos, pero un tanto peculiar. Se llama “The last Eichhof” y debido a su antigüedad nos topamos con un abandonware.
The last Eichhof es un videojuego de navecitas pero cambiando nuestro aeroplano por una botella de cerveza y modificando a todos los enemigos por otras clases de botellas, barriles, jarras...

Nada más empezar tenemos a nuestra nave-botella que se puede manejar por la pantalla y que disparará proyectiles (tapones de botella) delante de él. Entonces se verá el logotipo de los juegos y un puñado de botellas de poco tamaño dando vueltas alrededor de dicho logo, esperando a ser destruidos por nosotros (algo que nos dará dinero y puntuación para el juego).
Una vez eliminado esta primera “amenaza” nuestra botella parpadeará, lo que significa que vamos a entrar en la tienda del juego. En esta tienda tenemos en primer lugar un pequeño surtido de botellas y un vaso cervecero. Esto añadirá potencia a nuestro disparo: la botella gris dispara balas en diagonal, la verde dispara una hilera de balas que persiguen a los rivales, el vaso dispara una bala potente.

Pero eso no es todo, porque si entramos en la carta del menú, encontramos más objetos que podemos comprar, entre ellos tenemos una jarra que su proyectil asciende y explota, o una jarrita que dispara a los laterales, así como un Cameo al Xenon 2 añadiendo el cañón que aparecía en dicho videojuego (su dibujo y tipo de proyectil es el mismo que en el Xenon 2).
Algo muy importante para comprar en el menú, es poder comprar vidas extra, algo importante ya que incluso con 7 vidas podemos morir algunas con facilidad así como mejorar la velocidad de nuestra propia nave. Una vez comprada un arma nueva, aparecerá la pantalla para que decidamos en donde queremos desplegar el arma, pudiendo estar a izquierda, a derecha, delante, detrás, cerca y lejos.

Con nuestro primer arma comprada e implantada, nos embarcaremos en lo que es el juego en si. Los enemigos saldrán desde diversos puntos, algunas hileras de enemigos que aparecen en línea y moviéndose por pantalla como si el “Galaga” se tratara. Otros enemigos son botellas o cajas o barriles que tienen distinta forma de actuar, disparar y moverse.
Botellas que disparan una sola bala, vasos que disparan balas rápidas pero muy predecibles, cajas que hacen aparecer botellas que se lanzan contra nosotros aunque bien se pueden destruir. Los niveles están plagados también de algunos mini-jefes, que tendrán bastante aguante y dispararán contra nosotros de una forma que será predecible pero que si es la primera vez nos puede matar una vida sin darnos ni cuenta (y más de una).

Otros enemigos que aparecen son muy únicos, apareciendo tan solo 1 o 2 en todo el juego, lo que hace que no sea un juego para nada repetitivo. Otros en cambio son muy comunes, pero la dificultad es en la combinación de estos, teniendo que esquivar y disparar a varios a la vez (tarea nada fácil).
Llegado al final, aparecerá un jefe final que durará muchos impactos y que destruirlo nos dará mucho dinero y que justo después se encuentra el mercado para mejorar aún más a nuestra nave con más añadidos y de ese modo poder llenar la pantalla con nuestros proyectiles.

Un punto fuerte es la case de los enemigos, así tenemos por ejemplo un pac-man que aparece en la pantalla y que si lo tocamos nos mata (incluso en una ocasión aparece un pac-man que se come una fruta y hace el sonido tan típico del juego clásico). Otros enemigos como un tren, una tableta de aspirinas... enemigos tan variopintos como curiosos.

Y sin duda uno de los grandes puntos fuertes son los sonidos del juego. Sonidos de eructos que suenan justo al destruir una caja de cervezas, o escucharse un sonido de vómito cuando uno de los jefes finales dispara una gran cantidad de proyectiles de distintos tipos (y sin seguir ningún patrón) dirigidos todos en una única posición.
En definitiva, un grandioso juego en el que saldrán algunos enemigos de 1 en 1 y otras veces en grandes cantidades, un juego de bastante dificultad (también dependerá de que armas compremos) y con muchas posibilidades distintas de jugar y colocar nuestro arsenal a nuestro antojo.

RESUMEN:

Juego: The last Eichhof

Género: Mata Marcianos

Pros: Rápido, muchas clases de enemigos, armas, jefes finales, sub-jefes. Comprar armas y distribuirlas de un modo completamente libre. Un guiño especial al cañón más clásico del Xenon 2. Los enemigos son tan sumamente variados que incluso siendo predecibles no seremos capaces de evitarlos a todos.

Contras: Alguna de las posibles combinaciones de armas harán que el juego sea demasiado dificil. Poder disparar muchos proyectiles no sirve de nada, porque el juego tiene un límite de cuantos puede haber a la vez en la pantalla.

2 comentarios:

Roy Ramker dijo...

Vaya, menudo juego más rarono lo había escuchado en mi vida y veo que la pena darle una prueba, más si tiene el detalle de homenajear al gran Xenon 2, juegazo donde los haya.

Cm_Blast dijo...

Es un buen juego, cuanto menos curioso, un mata-marcianos no fácil que te hará pasar un buen rato. Eso si, por temas de incopatibilidad igual no se oye el sonido o demás, porque el sonido y la "música" de este juego no tienen desperdicio.

Y si, puedes comprar el famos cañón del xenon 2 y dispara los misiles propios. Claro está, que el cañón no está animado y es más bien estático, pero bueno, no se puede tener todo, y es toda una referencia a un juego como el Xenon 2 (todavía más difícil que este juego xD).