0010101001

Bienvenidos al "blog de un jugador". En él realizo descripciones detalladas de una buena variedad de videojuegos. Todas estas descripciones son obra propia y no copiadas de ningún sitio, aunque para ilustrar en algunos de ellos imágenes me he visto forzado a copiarlas de otro sitio.

viernes, 26 de abril de 2013

TACTICS OGRE: THE KNIGHT OF LODIS

En esta ocasión hablaré de un juego de Game boy Advance llamado “Tactics ogre: The knight of Lodis”, un juego de estrategia por turnos táctico bastante interesante. 
Al principio, tras una introducción tenemos una serie de preguntas con distintas opciones. Por un lado nuestro “cumpleaños”; elegiremos el número y un elemento de los posibles. Esto determinará el elemento al que pertenecerá de forma innata nuestro protagonista y el número modificará su alineamiento, desde legal a caos.

Además se nos hará algunas preguntas con varias posibles respuestas. Las preguntas son cortas y las respuestas determinarán nuestro ejército inicial. Así tenemos entre posibles respuestas “riqueza, conocimiento, poder...” que todo nos hará sumar o restar puntos para más adelante darnos un ejército inicial dependiendo de estas respuestas.

Después de toda la introducción aparecerán los primeros enemigos: un bárbaro con un casco con cuernos y un puñado de soldados se enfrentarán a nuestro grupo, formado por nuestro protagonista, Rictor (un personaje principal), y algunos soldados.

Para este primer enfrentamiento tenemos una ayuda que nos irá indicando lo más básico del juego: como movernos por las casillas, cómo atacar y como posicionar a nuestro personaje. Todo esto es importante, ya que cuando movamos a nuestro protagonista si lo hacemos a espaldas de los enemigos y les atacamos por detrás es mucho más probable asestar el golpe. En cambio, si el ataque es por un lateral o de enfrente hay más posibilidades de que el golpe sea bloqueado, además de recibir un contraataque.
En parte este primer combate se nos puede hacer un poco largo, ya que solo manejamos al protagonista y no a nuestros aliados, que combatirán por su cuenta tomando acciones propias de una inteligencia artificial; esto significa que estaremos un buen rato mirando a la pantalla sin hacer ninguna acción.

Inicialmente nuestro protagonista llevará un arma y un escudo así como un equipamiento. Para atacar elegiremos si queremos atacar con la espada o el escudo. Obviamente el escudo es para defenderse, por lo que si lo usamos para golpear hará un daño ínfimo, pero si que podemos empujar una casilla en la dirección en la que golpeamos al enemigo, ideal para desplazarlo y tirarlo por algún barranco en el terreno, cosa que si hará mucho daño.

El objetivo de la misión es acabar con el líder enemigo o con todas sus tropas en el caso de combates aleatorios fuera de la trama; en este nivel inicial el líder es el bárbaro. Matar a los otros soldados es opcional, pero a veces conviene para reducir sus tropas y por los premios que estos pueden dejar, tales como algún objeto de su equipamiento o hierbas medicinales, entre otros.

Tras este primer enfrentamiento la trama avanzará un poco y tendremos un segundo enfrentamiento en el que contamos con una aliada: Una mujer que en este combate también se manejará con la IA, siendo una batalla en clara desventaja durante algunos turnos hasta que recibimos refuerzos también manejados por la IA. 
Vencido el líder enemigo finalmente tomaremos el control de nuestro propio ejército, y es que nuestro protagonista se va a separar de Rictor y tomará su propio camino. Lo primero que veremos será un mapa en el que podemos viajar moviéndonos con las teclas y pulsando el botón de acción sobre el sitio a viajar. En azul estarán los lugares que ya hemos estado y en rojo en los que no, habiendo una lucha importante que hará avanzar la trama.

Antes de avanzar podemos revisar el ejército, algo importante para empezar y es que según las respuestas dadas al principio del juego este variará. Lo normal es comenzar con al menos 2 o 3 soldados básicos y además alguna unidad especial como un ninja, un mago o un clérigo (distintas respuestas dará distintos resultados).

Si en alguna de las batallas hemos conseguido alguna espada u otro arma mejor que la básica aquí podemos cambiárselo, o incluso podemos equipar como se nos antoje a estos personajes, ya que no existe ninguna limitación en cuanto a lo que podemos equiparle a las unidades; Esto significa que podemos equipar con una espada a un mago o un bastón al ninja.

Obviamente cada tipo de unidad tiene una especialidad (el propio juego te da información del arma que mejor se adapta a ese tipo de unidad, así como una opción para equiparte con objetos recomendados para su clase según los que tengamos). Dándole un bastón al mago aumentaremos su inteligencia, lo que se traduce en daños mágicos más potentes.
Nuestro mago puede tener uno o dos hechizos (dependerá del mago), pero es que en este juego hasta la magia puede ser intercambiada, y un mago puede aprender magia de otro elemento al que no le pertenezca, pudiendo quitársela y ponérsela sin ningún coste, como si fuera un objeto equipo más.

Por ejemplo, el ninja posee una habilidad innata que no puede ser intercambiada ni eliminada, pero aún así nos permite enseñarle alguna magia, por lo que si hemos comprado en alguna tienda o conseguido al matar a un mago enemigo algún hechizo básico podemos dárselo. Si bien el ninja no será tan efectivo con ella, podemos utilizar esa magia cuando no tengamos la opción de un ataque cuerpo a cuerpo con este personaje.

Una vez en una nueva batalla manejaremos al 100% de nuestras unidades. Los soldados básicos tienen unas habilidades básicas nada destacables. El ninja es una unidad mucho más rápida, capaz de moverse por el tablero a gran velocidad pero tiene menor defensa. El mago puede lanzar magia pero no sabe combatir cuerpo a cuerpo. El clérigo es capaz de curar y dar apoyo a nuestras tropas recuperando su salud.

El sistema de magia de los magos es sencillo y no tendremos problemas para decidir si lanzamos magia o no, ya que si bien todas las unidades empiezan con cero de maná, ganarán 10 de maná por turno de forma infinita. Si nuestro mago tiene dos hechizos básicos pedirán 6 y 12 de maná, lo que significa que podemos usar al menos la magia de 6 de maná turno si turno también. 
Para aumentar nuestro ejército tenemos dos opciones: O bien reclutamos a gente en las ciudades (con dinero) o convencemos a algunos de los enemigos para nuestro ejército, para ello debemos dañar al enemigo y luego usar la opción de “convencer”, con un porcentaje de éxito basado en el tipo de enemigo a convencer, el tipo de unidad que intenta convencerle y la salud que le quede.

Esto significa que un clérigo lo tiene más fácil para convencer a otro clérigo, mientras que por ejemplo a los de tipo bárbaro siempre tendremos un 0% de posibilidades, lo que viene a indicar que algunas tropas no pueden formar parte de nuestro ejército hagamos lo que hagamos.

Por otro lado, existen muchos tipos distintos de unidades, muchas asequibles a partir de los soldados básicos, siempre que tengamos ciertos requisitos previos. Por ejemplo, si queremos que un soldado básico se convierta en un caballero de reluciente armadura necesita unos requisitos (se indicarán en el juego cuales), así que nos vemos obligados a tener un soldado con X puntos de vida, fuerza, maná... y puede que nos pidan algún emblema.

Los emblemas son unos reconocimientos que los personajes irán ganando de forma independiente. La gran mayoría de ellos son beneficiosos, y dependiendo de cuales obtengamos podemos mejorar a alguna unidad a algún tipo de clase superior. Por supuesto podemos forzar a lograrlos, aunque según que casos será difícil o imposible. 
Por ejemplo, el “certificado de caballero” lo ganaremos si recibimos un número determinado de contraataques por parte del enemigo (al combatir cuerpo a cuerpo). Con él un soldado básico puede volverse un caballero, que poseerá mayor defensa y servirá como guerrero con alto poder defensivo (además de crearse un hueco para tener magia de tipo luz básica, y puesto que el maná se regenera de 10 en 10 en cada turno no importa si no nos centramos en su potencia mágica).

Si por otro lado tenemos a un mago también podemos conseguirle ese mismo certificado (y evolucionarlo a caballero), pero si nuestra intención es darle aún más fuerza en sus hechizos mágicos lo mejor será conseguirle otra clase de emblemas, tal como “la pluma y la espada”, que se consigue al matar a X enemigos con magia y otros tantos usando una espada, gracias a esto podemos mejorar al mago en un hechicero, con otro tipo de forma de ser utilizado en el campo, con opciones de aprender otro tipo de magia e incluso alguna habilidad innata para esa clase en concreto.

Un gran inciso es que las unidades pueden ser hombres o mujeres, algo que cambia notablemente el juego, ya que si bien algunas clases como caballero, mago o ninja son compartidas por ambos géneros, algunos de los tipos son únicos en hombres y otros únicos en mujeres. Así por ejemplo las mujeres pueden evolucionar a un tipo llamada “bruja” que es único para ellas, siendo una unidad de apoyo con alguna magia innata y otra de apoyo que podamos enseñarle.

A mayores tenemos algunas criaturas sin género concreto o que no pueden cambiar; por ejemplo dragones, pulpos, hadas, cerberos... son criaturas únicas que no pueden cambiar de clase pero si pueden aprender los emblemas, ya que incluso estos pueden darnos agilidad extra u otros atributos según que emblema tenga la unidad, incluso siendo un dragón podemos ganar algunos de estos emblemas (no todos).
Algunas clases son únicas, que vienen de manos de un personaje protagonista que tiene un aspecto único (no como los soldados comunes) y que si bien podemos modificarles y cambiarles a un tipo mago o tipo soldado, por lo general al ser un tipo único o no sea conveniente o puede que incluso el juego no nos lo permita.

Al igual que un RPG al uso, nuestro personajes ganarán experiencia, subirán niveles y serán más poderosos (subirán su fuerza, inteligencia, agilidad y maná máximo conforme al tipo de unidad que sea, así el mago subirá más inteligencia y el dragón fuerza). Si por alguna razón nuestro siguiente objetivo es muy complicado porque son demasiado fuertes para nosotros o simplemente no tengamos dinero para comprar un mejor equipamiento en las tiendas tenemos una buena opción para subir de nivel: entrenar.

Al entrenar formaremos dos grupos, el A y el B con un máximo de 8 unidades en cada uno (si es que tenemos más de 16 unidades en nuestro ejército), aunque podemos hacer que sea un 1 contra 8 o como se nos antojes. Gracias a este modo manejaremos ambos bandos y los haremos pelear y eliminarse los unos a los otros ganando así experiencia sin tener que preocuparnos por que mueran, ya que en este modo los personajes no mueren (cosa que si ocurre en el modo habitual).

Para terminar, en ciertos puntos el juego nos dejará elegir entre dos opciones y según lo dicho iremos por un camino u otro, o se nos unirá un aliado mientras peleamos con otro o bien el primero será nuestro enemigo y el segundo aliado. También se nos preguntará si queremos que se nos unan ciertos personajes especiales que aparecen, podemos permitirles estar en el ejército (y luego usarlos o no) o simplemente seguir sin ellos.
El juego tiene aún bastantes cosas más de todo lo que he dicho. Objetos especiales como látigos, lanzas, arcos, bastones especiales, ropas extrañas, anillos mágicos, hechizos únicos y/o muy caros, objetos que aumentan la fuerza o recuperan el salud/maná, y alguna que otra criatura enemiga extraña y poderosa (alguna hasta podremos convencerla para formar parte en nuestro ejército) tales como las gorgonas o el lich.

Y como ya dijera, al haber 2 posibles opciones cada poco (que en general será lo mismo pero habrá algunas rutas principales y algunas batallas que cambien) el juego permite ser rejugado varias veces, pudiendo usar a los distintos protagonistas y sus clases únicas o simplemente usar a soldados básicos evolucionados a lo largo de todo el juego y así tener caballeros, espadachines o incluso un ángel con ataques únicos sin utilizar a ningún protagonista (salvo nosotros mismos, obligados a presenciar prácticamente todas las batallas en el juego).

RESUMEN:


Juego: Tactics Ogre: The Knight of Lodis

Género: Estrategia por turnos.

Pros: Muchos personajes, muchas armas, y muchísimas libertada para equipar a cada personaje con el arma que se nos antoje, incluyendo diversos hechizos mágicos. Varios tipos de personajes, que podemos moldear a nuestro gusto o utilizar a personajes protagonistas. Maná infinito para que los magos tengan la oportunidad de lanzar magia siempre, aunque para la magia más poderosa necesitarán más turnos u otro personaje que les ayude a subir su maná. Distintas opciones por las que ir, dando pie a unas u otras batallas.

Contras: Las dos primeras batallas serán muy lentas ya que solo manejaremos a un personaje y la IA manejará tanto enemigos como a nuestros aliados. Estamos obligados a jugar con nuestro personaje protagonista tanto en batallas importantes como en las aleatorias.

2 comentarios:

Huntx dijo...

FF Tactics advance, is that you?

Anónimo dijo...

Es igualito al Final Fantasy Tactics Advanced 1