0010101001

Bienvenidos al "blog de un jugador". En él realizo descripciones detalladas de una buena variedad de videojuegos. Todas estas descripciones son obra propia y no copiadas de ningún sitio, aunque para ilustrar en algunos de ellos imágenes me he visto forzado a copiarlas de otro sitio.

sábado, 27 de marzo de 2010

DUNGEON KEEPER 2

Es para mi un honor comentar acerca de un gran juego como es el Dungeon Keeper 2, para pc, un juego sin desperdicio que mezcla los géneros de estrategia, simulación y RPG.
La esencia de este grandioso juego reside en que, a diferencia de lo normal, nosotros somos los malos. Es decir, que manejaremos a criaturas malignas y acabaremos con la vida y torturaremos a los héroes para así extender el mal por todo el mundo subterráneo y conquistar todo el territorio para nosotros.

Lo primero que veremos al jugar el modo historia, es al narrador hablando sobre la misión, una visión sobre nuestro corazón de la mazmorra, un órgano que contiene nuestra esencia y que de perderlo ganaremos un buen game over. Del mismo modo tendremos una ligera visión del héroe enemigo o bien de algún guardían enemigo, en el cual el propio narrador nos presentará de que irá la cosa o el mismo héroe/guardían hable amenazantes.

Con las presentaciones hechas, en una vista a ojo de halcón, veremos nuestro corazón de la mazmorra, unos duendecillos pequeños y rápidos correteando por ahí, y una mano. La mano nos representa a nosotros, con ella controlaremos a golpe de click la mayoría de las acciones a realizar, tales como excavar, recoger criaturas u oro.
El primer nivel es un puro tutorial, el juego nos dirá que al hacer click en una zona de tierra nuestros duendes la excavarán, para así expandir nuestro territorio, y lo mismo sucede en las vetas de oro solo que están añadirán dinero a nuestras arcas para así poner los dos recintos principales: Guarida y Criadero.

Con algo de oro extraído, tierra excavada y en ella construyendo los dos recintos principales, luego restará reclamar un pórtico, que es un portal por el que las criaturas acceden a nuestra mazmorra. En este primer nivel solo serán trasgos, criaturas débiles y cobardes, pero baratas y suficientes para empezar a practicar con ellas.

Estas criaturas tienen sus propios estados de ánimo, moviendose y haciendo las cosas como les viene en gana, aunque siempre seguirá ciertos patrones. El primero es crearse una cama en la guarida, para dormir si lo necesitan o si tienen poca vida, y una vez hecho eso, empezarán a deambular por la zona de nuestro territorio, alternando entre guarida si tiene sueño y el criadero si tiene hambre.
Al poco nuestra mazmorra será expuesta a una amenaza, una pareja de enanos que aparecerán rompiendo parte de la tierra y que nuestros trasgos darán cuenta de ellos. Poco después, con el número de tropas suficientes, excavaremos hasta el héroe, siendo el primero el infame Lord Antonius, el cual empezará a avanzar por nuestros territorios y atacarnos el corazón de la mazmorra. Por nuestro lado, los trasgos que se encuentre por el camino empezarán a luchar, siempre y cuando crean que pueden ganar, ya que si el enemigo es superior a ellos lo más común es que el trasgo que esté luchando eche a correr, al menos hasta que se encuentre con algún compañero más.

Con nuestro primer héroe derrotado, reclamaremos la gema pórtico y accederemos al 2º nivel. En este 2º nivel se irán aumentando los recintos así como las criaturas, y los héroes enemigos se irán haciendo más fuertes y más numerosos. También iremos ganando nuevos hechizos, los cuales costarán maná (se regenera automáticamente) pero que podremos usar tanto para ayudar a nuestras tropas como para derrotar a las enemigas.

Con nuestra mano del mal no podremos controlar directamente a nuestras criaturas, estas cuando entren se moverán por libre, durmiendo, comiendo, entrenando… sin embargo, siempre podemos cogerlas con nuestra mano y soltaras en alguna zona de nuestro territorio, para así obligarles a hacer la tarea que queramos, como pueda ser el caso de las elfos tenebrosas, que por defecto tienden a ir a la sala de guardia para custodiar la zona. Desgraciadamente, al hacerlo permanecerán siempre al nivel 1, así que puede que nos convenga cogerlas y soltarlas en la sala de entrenamiento para que se fortalezcan y suban algún nivel.
Otra utilidad de la mano es para las batallas, ya que el enemigo suele ser más compacto, así que si tomamos con nuestra mano a nuestras criaturas y las soltamos cerca de donde están los enemigos, las tendremos todas juntas para luchar contra esa amenaza. Huelga decir que cuando soltamos a una criatura desde nuestra mano esta queda atontada unos segundos, así que soltarla encima justo de los enemigos supone un gran error.

Hay una buena cantidad de recintos disponibles, algunos de ellos son la biblioteca, para aprender nuevos hechizos o mejorar los ya conocidos. El taller, para fabricar trampas tales como la de clavos o bien construir puertas para bloquear el paso de los enemigos. O la cámara de tortura, para obligar a nuestros enemigos a decirnos secretos de sus territorios.

Cada recinto atraerá a un tipo de criatura (también dependerá de las preferencias de ese escenario), así, la biblioteca atraerá hechiceros, el taller trolls o demonios biliosos, y la cámara de torturas a la Dama, una mujer amante del sado-masoquismo. Según las misiones convendrán más un tipo de criaturas que otras, ya que tenemos un límite de criaturas que nuestros pórticos pueden atraer.
De entre los hechizos que podemos aprender, están en el de crear duende para tener más trabajadores, Sanar para curar a nuestros mercenarios, Ojo del mal para poder ver zonas que están aún sin descubrir, o el hechizo de posesión, el cual nos permitirá controlar en 1º persona a una criatura y ver a través de sus ojos (si es una luciérnaga tendremos vista hexagonal, por ejemplo).

Los hechizos cuestan maná, el cual se regenera automáticamente y cada vez en mayor número según el tamaño de nuestra mazmorra. Los duendes que tengamos a nuestras órdenes costarán maná, y las trampas y otros artefactos costarán maná por mantenerlos o activarlos, siendo este 2º recurso una novedad para Dungeon Keeper 2 que no ocurría con el primero.

El enemigo principal que acechará en gran parte de los niveles serán los héroes, liderados por un personaje denominado "El señor de la tierra" y con un nombre propio y reconocible (Lord Constantino, Lord Casco de Hierro, Lord Corazón Puro...). Por lo general este héroe estará rodeado de otros campeones que luchan a su causa, ya sean guardias, caballeros blancos, arqueros y otras clases de héroes humanos.
Pero no siempre el enemigo serán esos héroes, ya que hay otros guardianes, algunos más poderosos que otros, que tendrán una importante interferencia en según que territorios. El número y potencia de los guardianes dependerá de ellos mismos y de las exigencias del nivel, incluso llegando a combatir a varios en un mismo nivel por una misma tierra, por lo que las estrategias a seguir varían notablemente de luchar a un conjunto de héroes que a un guardían enemigo.

Los escenarios son bastante variados, aunque haya un objetivo común. El objetivo común consistirá en casi su totalidad en eliminar al señor de la tierra enemigo o en aniquiliar al guardián o guardianes enemigos que haya en el nivel, pero el modo de ejecución del nivel cambia notablemente.

Esto es debido a las limitaciones propias del nivel, y es que en algunas ocasiones tendremos grandísimas cantidades de tierras que podemos excavar para crear la mazmorra de nuestros sueños, pudiendo hacer recintos cuadrados, rectángulos, triángulares o como deseemos en la ingente cantidad de terreno que el juego nos facilita.

Como contrapartida, otros niveles serán mucho más reducidos o intransitables, como toparnos que un guardían rival intentó conquistar un reino y fracasó, en ese caso debemos conseguir sus ya abandonados recintos y hacerlos nuestros para triunfar donde él falló. En casos así podemos toparnos que por zonas de roca inexcavables así como zonas de agua o lava no podemos tener recintos de grandes tamaños, ni tan siquiera construirlos todos, por lo que será más que importante decidir cuales poner y cuales no.
En algunos casos ni siquiera contaremos con un pórtico nuestro, ni en todo el nivel y, sin embargo, tenemos grupos de héroes que erradicar y un enemigo guardían al que destruir. En estos casos el juego nos dotará de algunas criaturas gratuitas, y de algún modo de subir nuestro número, claro ejemplo es la aparición de esqueletos neutrales que, al contacto con algún jugador, (nosotros) se unirán a nuestra causa y, con ellos, ir eliminando enemigos para poder avanzar y fortalecernos.

Algo imprescindible es subir el nivel de nuestras criaturas, lo que conseguiremos en la sala de entrenamiento, pudiendo subir su nivel hasta el 4. En niveles más avanzados, contaremos con el foso de combate, un nuevo recinto que hará que nuestras propias criaturas combatan entre si para incrementar su experiencia hasta un nivel 8. Finalmente, todos pueden alcanzar el nivel 10 combatiendo en batallas reales (todas, incluso las de nivel 1 aumentarán en combates reales).

El nivel de la criatura significará la cantidad de salud, potencia y otros atributos que posea la criatura, por lo que un nivel 8 siempre será más fuerte que un nivel 6. Claro está, que debido a la diferencia de criaturas, una dama de nivel 6 si que puede derrotar a un trasgo de nivel 8. Eso si, incluso aunque alguna criatura, como pueda ser el hechicero tenga una escasa potencia de ataque, gracias a subir de nivel aprenderá nuevos ataques, como es un hechizo de sanar que protegerá a tus criaturas en la batalla, o bien el demonio bilioso conseguirá un pestilente ataque que dañará a los enemigos en un área cercana a él.
Recordemos que nuestros soldados son mercenarios, cada X tiempo será día de pago y cada unidad irá a nuestro tesoro para cobrar su parte del oro, que dependerá del tipo de criatura y del nivel de la misma. Las unidades más valiosas y de más nivel podrán pedir un gran sueldo por su trabajo, y es por ello que es necesario poseer dinero de sobra para estas ocasiones, ya que si no les pagas se molestarán mucho más rápido.

Existe una unidad especial, llamada Horny, un demonio con cuernos, una guadaña y mucha mala leche que no entra en los parámetros de lo que es una criatura normal, ya que a diferencia de las criaturas no vienen por el pórtico sino a través de maná. al invocarlo este se dedicará a atacar a todos los enemigos que alcance a encontrar. Pero hay que tener cierto cuidado, ya que él mismo nos alerta que si no hay enemigos, puede empezar a atacar a nuestras propias unidades, cosa nada recomendable debido al gran poder de esta criatura (que carece de nivel y es inmortal). Sin embargo, no hay demasiada preocupación, a diferencia de Dungeon Keeper 1, en este otro juego bastará una bofetada para expulsarlo.

Además, durante el juego, nos toparemos con algunos bonos secretos que estarán repartidos por el mapa y no siempre demasiado visibles. Estos vienen representados como unas cajas cuadradas y amarillas, que al usarlo (si así lo deseamos) ganaremos los beneficios que este nos ofreciera. Entre ellos tenemos un regalo de maná u oro, hacer que todo el mapa sea visible, alegrar a todas las criaturas o incluso aumentar el nivel en uno a todas las criaturas incluídas nuestros duendes.

Un gran punto del juego es la tortura y desesperación que podemos llevar a cabo a nuestros enemigos. Cuando un enemigo (sea de otro guardián o un héroe) haya caído en combate, nuestros duendes pueden llevar el cuerpo a la prisión.
Por un lado, podemos dejarlos morir de hambre ahí, lo cual renacerá como un esqueleto. Bien podemos con nuestra mano del mal colocarlos en la cámara de tortura, para que mediante la tortura sonsacarle información, que normalmente será alguna zona que pertenezca a su bando.
Y la tercera opción es meterlo en la cámara de torturas y sanarlo. En el caso de tener poca vida volver a sanarlo una y otra vez, de forma que su sufrimiento sea eterno, lo que hará que se cambie a nuestro bando.
La 3º opción no siempre será recomendable, ya que los héroes y las criaturas del mal por definición no se llevan bien, y si empiezan a sentirse molestos empezarán a no obedecer nuestras órdenes y, con el tiempo, estar tan molestos que solo piensen en abandonar nuestra mazmorra, cosa que no puede interesar si teníamos alguna criatura de un nivel superior.

Aparte del modo campaña del juego nos ofrece dos más. Uno de ellos denominado "mi mazmorra de mascotas" en la cual tenemos distintos mapas con el objetivo de conseguir ciertas puntuaciones, para ello excavaremos y construiremos los recintos, pero no estarán activos desde el principio, sino que cada X tiempo se desbloqueará uno.

Lo curioso es que controlamos absolutamente el juego, ya que veremos un conjunto de héroes en una franja los cuales podemos coger y hacer lo que queramos con ellos,:aumentar su nivel, reducirselo... soltarlos como sacrificio para nuestras tropas o lo que gustemos. También hay una opción que al pulsarla un ejército de héroes irá a por nuestras criaturas.

El segundo modo es el clásico escaramuza. El juego carece de demasiados niveles a elegir, pero si varios guardianes con distintas personalidades. Desde el "idiota" pasando por el "Mediocre" tenemos, además, un "paranoico" y un "psicótico" que hará que nuestra estancia sea incómoda.
Lo que sin duda hace de este juego un dechado de humor son las frases que el narrador dirá a lo largo de la partida. Muchas veces dirá información para notificarnos que necesitamos agrandar este o aquel recinto, o avisarnos que alguna criatura empieza a molestarse por alguna razón, pero además algunas frases tales como "tu mazmorra está llena de yogurt" o "Un duende hace una excelente imitación tuya, hasta mueve las orejas" nos producirán alguna risa al escucharle decir un texto así.

Como aporte final, debería decir que el botón derecho del ratón sirve para abofetear a una criatura, haciendola aumentar su velocidad de trabajo en un 10%, algo útil sobretodo con los duendes ya que estos regeneran su salud automáticamente.

RESUMEN:

Juego: Dungeon Keeper 2

Género: Estrategia, simulación, RPG.

Pros: Las criaturas tienen vida propia, tanto así que algunas son tan cobardes que escaparán a la mínima de cambio mientras que otras lucharán al máximo. Un gran surtido de criaturas, trampas, puertas y niveles. Encarcelar a los enemigos y torturarlos, así como poder matarlos. Poder abofetear a nuestras criaturas para que aumente en un 10% su eficacia (aunque eso le reste un poco de salud).

Contras: En algunas misiones los enemigos vendrán por unas puertas especiales, si destruimos dichas puertas, luego solo es cuestión de esperar y de entrenar mucho a las criaturas para ganar, ya que al no venir enemigos no podemos perder.

3 comentarios:

Roy Ramker dijo...

Como olvidar este grandioso juego, tanto el primero como el segundo fueron un puro vicio en su tiempo, lástima que nos quedamos a las puertas de una tercera entrega.

Por cierto, no sé si habrás probado el Hloy Invasion of Privacy, Badman de PSP. Es un juego de este estilo pero más minimalista y retro.

Cm_Blast dijo...

Pues no tengo psp, así que no tengo ni oportunidad de probarlo xD.

Pues si, es un gran juego, aunque me gustaría que fuera tan completo como lo era el 1, aunque el 1 era dificil por culpa de los duentes idiotas.

Pacheta dijo...

Me gustaría saber si alguien juega online a este juego....
Otra cosa, ¿cuál es el nivel más alto de la máquina en partida escaramuza?
Gracias